Multihomicida graba su suicidio en un hotel de Cancún

El joven había asesinado en Xochimilco a su mamá, a su primo, a su novia y al hijo hijó de ésta, además de herir gravemente a su abuela

Al momento de la grabación no hubo muestra de arrepentimiento, ni se despidió. El asesino tomó su celular, activó la cámara con el fin de grabar su muerte.

El multihomicida de Xochimilco, Rodrigo Jesús Hernández Flores logró su objetivo.

Se encontraba en la habitación 2209 de los “Condominios Brisas Cacún” mostrando los cortes que hacía en los brazos, antebrazos y las manos, para quitarse la vida.

Rodrigo Jesús el 5 de febrero, tres días después de haber asesinado en Xochimilco a su mamá, a su primo, a su novia y al hijo hijó de ésta, además de herir gravemente a su abuela, fue encontrado muerto en el hotel conocido del Caribe mexicano.

Agentes ministeriales de Quintana Roo encontraron el celular en el que estaba ese vídeo. Así como también la credencial de elector del extinto Instituto Federal Electoral, con su nombre y su dirección en el pueblo de Santiago Telpacatlalpan, en Xochimilco, Ciudad de México.

Sin saber que era buscado por un multihomicidio, el cadáver fue llevado al anfiteatro donde permaneció en una gaveta a la espera de su reconocimiento oficial.

El pasado de Rodrigo

Cuando una joven expareja del asesino se enteró por un vídeo en YouTube que quien había sido su novio era buscado por asesinar a sus familiares, se sorprendió.

Aunque sabía que era inestable emocionalmente y había estado en tratamiento psiquiatríco, no lo creyó capaz de cometer un multihomicidio.

“Dios, ese hombre era mi novio”, escribió en la sección de comentarios del vídeo. Ahí mismo reveló que Rodrigo era juzgado porque “era gay” y que a ella la amenazaba con matarse si lo dejaba.

“Qué bueno que seguí mi camino y me casé con alguien mejor que él… encuéntrenlo antes de que se mate, para que primero sufra en la cárcel y sienta lo que su familia sintió” agregó.

Ella no lo sabía, pero la noche del 6 de febrero pasado, cuando escribió ese comentario, Rodrigo Jesús Hernández, de 21 años, ya se había suicidado.

Se desconocía su paradero

Varios agentes estaban tras los pasos de Rodrigo. Decían haberlo visto en el Ajusco, otras personas aseguraban que andaba por “las cuevas de Xochimilco” donde, afirmaban, cometía robos. Todas las versiones eran falsas.

Los agentes de la Procuraduría de la Ciudad de México montaron guardias en esos sitios y en domicilios en Toluca y Ecatepec, Estado de México; también en Puebla, pero no lo localizaron.

La búsqueda terminó en Cancún. Rodrigo llegó horas después de cometer el multihomicidio. Pagó el viaje y el hospedaje con parte de los 40 mil pesos que le robó a su abuela, quien administraba una caja de ahorro.

La Procuraduría de Quintana Roo tardó varios días en ponerse en contacto con las autoridades de la CDMX.

Pero los agentes capitalinos descubrieron más aspectos de la personalidad del sospechoso.

Supieron que Rodrigo era fanático y se identificaba con el músico Skrillex, cantante estadounidense que, según cuenta en su biografía, tenía resentimiento contra sus padres, quienes lo adoptaron, y que sufrió de bullying hasta que se fue de casa.

Descubrieron también que Rodrigo tenía un segundo perfil de Facebook con la identidad de “Dimee Roxx” en el que mostraba abiertamente su tendencia homosexual.

El dato no era trascendental para el caso, pero permitió saber a los agentes que esa preferencia sexual le generaba un conflicto con su familia.

A ésto se sumaba su adicción a la mariguana, los problemas psiquiátricos que padecía y el rencor que aparentemente guardaba contra varios integrantes de su familia.

El suicidio del multihomocida y las respuestas sobre el por qué mató a su familia aparentemente quedarán sin respuesta.

El Debate

Marzo 24th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: