Las urnas sí castigan promesas falsas en seguridad, y Calderón es el mejor ejemplo: académica

La inseguridad afecta a los políticos en las urnas. De acuerdo con un trabajo realizado por la profesora Sandra Ley del Centro de Investigación y Docencia Económicas los votantes mexicanos resienten las tasas de homicidio y los asesinatos de autoridades. Las elecciones de junio de este año en tres estados, como las de 2018 podrían replicar el mismo fenómeno visto en el sexenio calderonista.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- Un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) reveló que la violencia del crimen organizado es castigada en las urnas de forma particular en aquellos municipios donde el Alcalde es del mismo partido que el Presidente de la República.

Este año habrá elecciones en tres entidades Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz, en medio de un escenario de violencia. A nivel nacional, enero y febrero sumaron 3 mil 779 carpetas por homicidio doloso; un aumento del 29 por ciento con relación a los mismos meses de 2016.

En su trabajo “Responsabilidad electoral en medio de la violencia criminal: evidencia de México”, la profesora Sandra Ley halló que los votantes castigaron en las elecciones intermedias de 2009 al Partido Acción Nacional (PAN) del Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Calderón Hinojosa envío el 11 de diciembre de 2006 al Ejército a combatir en las calles a los cárteles del narcotráfico que operaban en Michoacán. Mientras el PAN abanderaba un discurso de seguridad, la violencia subía de tono. Una incongruencia que le costó caro al partido.

“Cuando te estás apropiando del argumento de seguridad, como el caso de Felipe Calderón, y los votantes vieron en términos objetivos que esto no se refleja en la tasa de homicidios, a quien castigaron fue al PAN. Cosa que no vimos hacia otros partidos. A los candidatos del PRI y el PRD no los castigaron, aunque estuvieran gobernando el municipio [del votante]”, explicó Ley sobre los hallazgos encontrados.

En aquellos municipios donde las tasas de homicidio ascendían el PAN perdió 1.7 puntos porcentuales de sus votos. Se estima que a nivel nacional hubo 186 mil 297 asesinatos entre diciembre de 2006 y diciembre de 2015, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El estudio detalló que resulta complicado que los votantes atribuyan la responsabilidad por la inseguridad a una sola figura, dado que la violencia sucede de manera dispersa.

De esta cuenta, la alineación de un partido que gobierna en más de un orden de Gobierno abonó a que los votantes señalasen al PAN.

“Si había un Presidente Municipal panista, su alineación con la Federación resultó muy importante para que los votantes dijeran que no sólo no estaba funcionando esta agenda de seguridad, porque no sólo el Presidente Municipal lo estaba diciendo, sino el Presidente de República también”, explicó Ley.

Sin embargo, esta no fue la principal razón relacionada con inseguridad por la cual los panistas perdieron votos durante el sexenio calderonista. Sino, sucedió cuando un político o una autoridad fue asesinada durante el proceso electoral. En este caso el decrecimiento porcentual fue de 3.6 puntos porcentuales.

Los asesinatos de políticos o funcionarios públicos durante eel proceso electoral repercutieron en las urnas. Foto: Hermes Quetzalcoatl, Cuartoscuro

Quizás las personas se sintieron más vulnerables al ver que a una autoridad caía frente al crimen organizado, dijo Ley. Así como también se levantan suspicacias dentro de la población sobre la relación de los políticos con el crimen.

Dos hipótesis que pudieron verse en los resultados de las votaciones de 2009, en el que se analizaron los resultados de los partidos en 1993 municipios.

“Este tipo de ataques tienen un tipo de impacto muy fuerte, muchas veces se tiende a normalizar la violencia que se ve en los medios. Pero el impacto de estos eventos son diferentes. Los ataques del crimen contra autoridades o candidatos de partido son muy visibles y ahí se vuelve muy claro que el Estado no se puede proteger a sí mismo”, expuso Ley.

Por otro lado, en las elecciones federales de 2012 en las que resultó ganador el Presidente Enrique Peña Nieto por el Partido Revolucionario Institucional no manifestaron castigos en las urnas a ningún partido por el tema de seguridad.

“En 2012 es evidente que la seguridad fue un tema que no se enfatizó. Pese a que era un punto en el que la violencia iba en un aumento sustantivo. Las tasas de homicidios y ataques ya no jugaron un papel tan importante. También importó el marco en el que se pusieran los términos de los debates. Los candidatos evitaron el tema de seguridad y tal vez no tuvo ese papel tan prominente como en el 2009”, destacó Ley.

Previo a la carrera presidencial de 2018, este año Coahuila, Nayarit y Veracruz suman votaciones para elegir ediles en 270 municipios. Un escenario donde se podrían replicar los resultados vistos en los comicios intermedios de 2009, plantea la especialista.


También te puede interesar

via Sin embargo

marzo 31st, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: