La fiscal general Venezolana critica al Supremo por avalar la Constituyente

Si alguien ha mostrado valor en estos dos meses de represión y marchas, ha sido la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, apodada como “la Mujer Maravilla” por la oposición. Una heroína capaz de agrandar “la grieta” donde más duele: “En el corazón del chavismo”.

Ayer volvió arremeter contra el régimen al calificar como un “retroceso” la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que avala la celebración de elección de una Asamblea Nacional Constituyente para modificar la Constitución sin hacer una consulta previa a los ciudadanos.

“Esta sentencia es un retroceso en materia de derechos humanos. (…) Ahora se pretende vulnerar la progresividad de los derechos humanos mediante un proceso constituyente donde la participación popular ha sido reducida a su mínima expresión”, dijo la titular del Ministerio Público tras consignar un documento en la máxima corte. La procuradora citó al fallecido presidente Hugo Chávez para criticar a Nicolás Maduro: “El único soberano es el pueblo”.

Pero esa ruptura no fue la única. La procuradora general también criticó la represión de la policía militar chavista contra los opositores y condenó la convocatoria a una Constituyente. Ahora, con el recurso, arremete contra el Tribunal Supremo, que avaló con un fallo el llamado fraudulento del régimen.

Sus posturas también le valieron el odio del chavismo. Diosdado cabello, el número dos del PSUV, la llamó traidora e, incluso, se animó a amenazarla con un posible desplazamiento de su puesto.

Nadie dudaba de Ortega Díaz hasta que decidió denunciar al Gobierno. De hecho, siempre se la consideró chavista. De hecho, sobre ella pesan decenas de señalamientos por su parcialidad política a favor del chavismo.

La fiscal está casada con Germán Ferrer, diputado del Gran Polo Patriótico, coalición de partidos políticos y movimientos sociales de Venezuela que apoyan la Revolución bolivariana. Su hermano es Humberto Ortega Díaz, quien participó junto a Hugo Chávez en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y se desempeñó en diferentes cargos.

Según pudo saber LA RAZÓN a través de colaboradores cercanos a Ortega Díaz, varios fiscales mostraron hace tiempo su disconformidad ante las detenciones arbitrarias y los juicios militares a los que son sometidos los manifestantes. “En el exterior su imagen estaba quedando seriamente dañada, sabe que el gobierno tiene los días contados y no quiere quemarse los dedos” asegura la misma fuente.

Desde la Fiscalía General ha defendido de manera fervorosa la detención de Leopoldo López y de todos los presos políticos. Y como fiscal, ha estado al frente de casos famosos, como aquel que acusaba a los miembros de la ONG Súmate –entre ellos, la hoy líder opositora María Corina Machado– de conspiración contra la nación y de recibir dinero espurio.

Además, es una de las funcionarios sancionados por el Senado estadounidense por estar involucrados en violaciones de los derechos humanos y en la represión de protestas de grupos opositores durante las movilizaciones de principios de febrero de 2014, que dejaron un saldo oficial de 43 muertos.

Y todo el mismo día que el chavismo cerraba las inscripciones de sus aspirantes a integrar la Asamblea Nacional Constituyente. En lo interno, la Constituyente quedó blindada por la Sala Constitucional del Supremo, que resolvió que Maduro está capacitado para impulsar ese mecanismo sin que haya un referendo previo.

El Centro Nacional Electoral-controlado por el chavismo- ha dicho que se elegirán 545 constituyentes, de los cuales 364 provendrán del ámbito territorial, ocho de los pueblos indígenas y 173 en representación de los sectores como estudiantes, campesinos y pescadores, empresarios, personas con discapacidad, pensionados, consejos comunales y trabajadores. De forma paralela, ayer hubo varias marchas en Caracas y Valencia, con varios heridos.

via La Razón España

junio 1st, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: