Los clientes estaban tomando algo en uno de los bares de la zona donde se han producido los ataques y la policía entró ordenando a todo el mundo que se echara al suelo. Se vivieron auténticos momentos de pánico.

via La Razón España