Dos policías matan en presencia de sus hijos a una mujer negra enferma mental que les amenazó con un cuchillo

Dos policías mataron el domingo en Seattle a una mujer negra que les amenazó con un cuchillo en su apartamento. Miembros de la familia de la fallecida ya habían advertido de su creciente deterioro mental. Los agentes han sido apartados del servicio.

Los dos agentes dispararon a Charleena Lyles dentro de su apartamento, al que habían acudido después de un aviso de robo. Había varios niños en la vivienda, pero no resultaron heridos, según ha informado la Policía.

“No hay ningún motivo para que la dispararan delante de sus hijos”, ha declarado Monica William, hermana de la fallecida. “Tenía problemas de salud mental que nadie tuvo en cuenta”, ha contado a la prensa fuera del edificio.

El 5 de junio, Lyles fue arrestada por amenazar a agentes de la Policía con unas tijeras de cocina dentro de su apartamento, pequeño y abarrotado, según el informe policial presentado en el Tribunal Municipal de Seattle. Fue liberada el 15 de junio tras diez días en la prisión del condado de King.

En este primer incidente, Lyles dijo a los policías que eran “demonios y miembros del Ku Klux Klan”, según los informes. Sin embargo, uno de los agentes logró convencer a la mujer de que tirase las tijeras al suelo y fue arrestada. El mismo documento recoge que familiares de la fallecida declararon que su salud mental estaba sufriendo un repentino deterioro y que nunca había tenido ese tipo de comportamientos.

La Policía no ha revelado si los agentes que dispararon a Lyles el domingo son los mismos que la arrestaron la primera vez, ni si el cuerpo de Policía había recibido algún entrenamiento o indicaciones de cómo actuar con personas con enfermedades mentales o en casos de crisis domésticas.

“Otorgar algún tipo de información presentaría un riesgo para los agentes”, ha comunicado la portavocía de la Policía, que ha alegado que las respuestas deben darlas los propios policías involucrados. Los dos agentes serán suspendidos de sus funciones hasta que el Departamento esclarezca lo ocurrido, ha dicho la Policía.

La Policía de Seattle lleva desde 2012 implementando reformas para abordar lo que las investigaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos consideran un uso generalizado de violencia excesiva contra personas con enfermedades mentales o bajo los efectos de las drogas. Los estudios muestran también prácticas discriminatorias.

Varias personas se reunieron a las puertas del edificio de apartamentos el domingo por la mañana en homenaje a Lyles, como muestran las fotografías publicadas por medios locales.

En varias sillas se han colocado imágenes de la fallecida y de sus hijos con eslóganes de “Black Lives Matter” (“La de vida de los negros importa”), un movimiento de protesta contra las muertes de negros desarmados a manos de la Policía en distintas ciudades de Estados Unidos.

Ep

via La Razón España

junio 19th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: