Presidencial 2018
Las próximas elecciones presidenciales ya comienzan a dar de que hablar, pues el 2017 se ve cada vez más cerca. La lista de posibles presidenciables parece ser larga, pues varias figuras políticas han manifestado su interés de participar en la contienda electoral de 2018, con o sin partido que los respalde. En este contexto el avance de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ha generado reacciones encontradas, por un lado el orgullo y confianza de su fundador Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores; y por el otro, la preocupación de los partidos opositores ante la amennaza que este crecimiento simboliza, de cara a las elecciones de 2018. Ante ello, en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “la experiencia de las últimas elecciones confirma que, en varios estados, la formación de alianzas entre distintos partidos han tenido como objetivo, sí, la conquista del poder, pero también enfrentar a la fuerza emergente de Morena en varias entidades y frenar el avance de AMLO […]. En Veracruz el PAN buscó al PRD para enfrentar a Morena y evitar que el lopezobradorismo siguiera creciendo y se hiciera de más ciudades en la elección reciente de alcaldes. Y funcionó […], el caso más gráfico del Estado de México, donde la diferencia que evitó la derrota del PRI […] fue la alianza de los priístas con Nueva Alianza, PVEM y PES, […] en conjunto sí le aportaron al PRI poco más de 5 puntos que hicieron ganar a Alfredo del Mazo. Tan efectivas han sido las alianzas ‘antimorena’, que para 2018 ya se anuncia la pretendida alianza PAN-PRD de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales […]. El mismo PRI repetirá en la elección presidencial el esquema de sus alianzas con partidos que, aunque pequeños, en la sumatoria de sus votos ayudarían al partido gobernante a superar el tercer lugar en las encuestas y lo pueden volver competitivo. Por eso cada vez cobra más fuerza en la Ciudad de México, en la próxima elección local del 2018, una gran alianza de partidos para enfrentar y frenar el avance de Morena en la capital y evitar que se apropie de la jefatura de Gobierno […]. La clave de esa coalición ‘antimorena’ radicaría no sólo en número y tamaño de partidos, sino en el candidato que llevarían a la jefatura de Gobierno. Y ahí cobra fuerza la propuesta de que, para enfrentar a Morena en el principal bastión nacional del lopezobradorismo, nada mejor que un candidato morenista como Ricardo Monreal, jefe delegacional en Cuauhtémoc que ya ha expresado sus intenciones de ser abanderado al gobierno capitalino, ‘con o sin Morena’ […]. Una alianza para frenar a Morena no incidiría en la elección capitalina; el cálculo es que si a López Obrador se le derrota en la capital, donde está su mayor reserva de votos, también se le puede ganar la presidencial, de ahí que la coalición capitalina tendría ese doble incentivo para los partidos políticos que podrían integrarla ¿Todos contra AMLO en la CDMX?”.

Otro de los posibles candidatos para la presidencia de 2018 que ha causado incomodidad entre los partidos políticos es Miguel Mancera. Así lo asegura en Milenio, el periodista Ricardo Alemán, quien escribe que “de los más de 30 precandidatos presidenciales que recorren el país y hacen proselitismo, los más acosados y golpeados son, en ese orden, Miguel Mancera y Margarita Zavala. Sin embargo, entre Mancera y Margarita, el blanco de los más feroces ataques es el jefe de Gobierno de la CdMx, a quien más de un partido y muchos grupos de poder le han declarado una guerra frontal. ¿Por qué? […] La respuesta está a la vista de todos. Mancera está listo para impulsar el más novedoso frente político electoral —rumbo a 2018— no partidista, capaz de convocar a la sociedad en general […] para empujar un proyecto realmente ciudadano en el que habrá lugar para todas las tendencias políticas, expresiones sociales y, sobre todo, los ciudadanos sin partido. En realidad, la guerra sucia declarada contra el jefe de Gobierno es a causa del temor que provoca el proyecto de Mancera; miedo […] a que se concrete la única alternativa real frente al hartazgo social a políticos y partidos tradicionales y al rechazo que muestran amplios sectores de la población […]. Todos los partidos temen a la formación de un frente amplio, de ciudadanos con o sin partido, donde todas las expresiones tengan un lugar visible y que, al mismo tiempo, sea un instrumento para castigar a partidos y políticos […]. Por eso, y porque Mancera pudiera ser la versión tropical del ‘Macron mexicano’, partidos como Morena, el PAN y hasta el PRI tratan de aplastar el aún embrionario proyecto de Mancera […].  Lo que no saben los detractores y destructores de Mancera es que al tiempo que lanzan campañas de descrédito contra el jefe de Gobierno, también convierten a Mancera […] en víctima de todo aquello y todos aquellos que han provocado el enojo ciudadano; víctima de los viejos partidos que defienden sus privilegios y que se oponen al cambio […]. Y es que, sin darse cuenta, los enemigos de Mancera están construyendo al nuevo líder social, al que podría sustituir a AMLO, entre los votantes que rechazan a los mismos de siempre”.

Las disputas al interior del Partido Acción Nacional parecen acrecentarse conforme se acercan las elecciones presidenciales, pues dentro del partido existen varios interesados en contender a la elección siendo los abanderados del blanquiazul, al respecto en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “saldrán chispas del encuentro que sostendrán el próximo jueves en el CEN del PAN. A la reunión ordinaria de la Comisión Permanente están citadas las cabezas del panismo, y será la primera que tengan en ese partido luego de las elecciones del pasado 4 de junio. De entrada, nos adelantan los temas que están sobre la mesa son el caso Coahuila y el tema caliente del balance electoral, donde Ricardo Anaya, Presidente del partido, anunció el domingo 4 de junio que había ganado tres de las cuatro elecciones, aunque no dijo cuáles. Sin embargo, el problema más duro vendrá, nos dicen, cuando se aborde la definición de fechas para designar al candidato Presidencial rumbo al 2018. Las posturas están cantadas: los anayistas insisten en llevar el proceso interno hasta noviembre, mientras que la gente de Rafael Moreno Valle insistirá en que se defina de una vez el método. Los cercanos a Margarita Zavala, nos adelantan, mantendrá su postura: anticipar la elección, lo cual implica que Anaya defina si va o no a la contienda interna. Así que se espera que los panistas empiecen la batalla por la elección de 2018 este mismo jueves”.

Las divisiones internas de cara a la elección presidencial de 2018 no sólo son propias del blanquiazul, estas también han comenzado a darse al interior del PRI, pues de acuerdo con la columna de trascendidos Trascendió,del diario Milenio: “la división entre los priistas está con todo después de que el grupo Alianza Generacional se reveló contra los métodos de elección del candidato para 2018 y exigiera una contienda interna. El problema es que Arturo Zamora se lanzó a la yugular al llamarlos ‘priistas de café’, y ellos respondieron que el líder de la CNOP es un ‘ignorante’. Eso sí, la que quedó peor fue Ivonne Ortega luego de que se asegurara que ese grupo la respaldaba como candidata presidencial, pero ellos mismo salieron a desmentir el rumor”.

Un tema que ha saltado a la opinión pública respecto a las elecciones de 2018, es la necesidad de contar con una segunda vuelta electoral, hecho que según el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, es lo que AMLO necesita para ganar la elección. Así lo expresa en Milenio, donde escribe: “me preguntan de dónde saco yo que lo que AMLO quiere es un plebiscito y que su camino para lograrlo es la segunda vuelta. Bueno, lo primero lo saco del discurso que López Obrador pronunció el 11 de junio de este año, en el III Congreso Nacional de Morena, celebrado en Ciudad de México. Dijo ahí: ‘Que no quede por nosotros, que sea el pueblo el que decida sobre su destino. Estamos a un año de la elección presidencial del 2018, que va a ser, más que nada, un plebiscito. La gente va a decidir si quiere que continúe el mismo régimen caduco, de corrupción y privilegios, o busca, sin miedo y con determinación, un cambio verdadero’. Si lo que quiere López Obrador es ese plebiscito, debería querer también la segunda vuelta, pues solo con ella quedaría planteada cabalmente la alternativa plebiscitaria: ‘Sí’ o ‘No’,’Régimen caduco’ o ‘Cambio verdadero’. En las condiciones de votación actuales, lo que habrá es un voto fragmentado donde el ganador triunfará, poco más o poco menos, por 30 por ciento de los votos emitidos, equivalente quizá a 16 por ciento de los votantes posibles. Sería un extraño plebiscito que alguien ganara la Presidencia con la tercera parte de los votos emitidos, equivalentes a un 16 por ciento de los votos posibles, con el resto de la gente, 84 por ciento, sin votar o votando contra el ganador. En las condiciones actuales de competencia, sin segunda vuelta, la abrumadora mayoría de los votantes escogerá una opción distinta a la ganadora. En caso de ganar en la primera vuelta, López Obrador habría obtenido un ‘plebiscito’ a favor del ‘cambio verdadero’ con un 16 por ciento de los votantes posibles, sin el apoyo del 84 por ciento. Mal podría decirse que esos porcentajes de votación expresan la voluntad plebiscitaria de la nación. Muy distinto sería el caso con la segunda vuelta, pues ahí el ganador lo sería por la mitad más uno de los votos. El carácter plebiscitario de la elección quedaría satisfecho. Insisto: si lo que quiere López Obrador es un plebiscito para que el pueblo escoja ‘sin miedo y con determinación un cambio verdadero’, debería también inclinarse, con determinación y sin miedo, por la segunda vuelta para 2018”.

La necesidad de una segunda vuelta electoral, parece no ser sólo una necesidad para AMLO, sino para el país. Pues en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que “a pesar de que ya venció el plazo constitucional, Fernando Herrera, líder de los senadores del PAN, dijo que su partido insistirá en promover la segunda vuelta electoral hasta hacerla realidad pues, de acuerdo con el panista, por medio de este mecanismo se garantizaría la gobernabilidad en el próximo sexenio. Tras los dichos de Herrera, Pablo Escudero, Presidente del Senado, recordó que la segunda vuelta es inviable jurídica, operativa y logísticamente. La idea de Acción Nacional no es mala, en lo absoluto, México requiere de certidumbre para que el próximo inquilino de Los Pinos haga su trabajo. Sin embargo, en el PAN olvidan que están pendientes la aprobación de la ley de Seguridad Interior y el Sistema Nacional Anticorrupción”.

Venezuela
De lunes a miércoles se realizará, en Cancún, Quintana Roo, una asamblea general de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Dicha reunión coloca a México en una situación complicada respecto al caso de Venezuela, pues de acuerdo con el periodista Julio Hernández López, en su columna para La Jornada, explica que hay un “desgarbado intento del canciller mexicano, Luis Videgaray, en mayo recién pasado, de orquestar acciones continentales contra el gobierno de Nicolás Maduro. Actuando, de manera lamentable, como una especie de instrumento de la Casa Blanca, Videgaray arremetió el mes pasado contra el gobierno de Venezuela, mediante argumentaciones que, en el fondo, podrían servir también para justificar el intervencionismo extranjero en asuntos mexicanos: violencia, impunidad, falta de democracia, entre otros puntos bumerán. La tentativa de acciones internacionales contra Venezuela quedó en el aire, pues el ‘justiciero’ Videgaray no consiguió el apoyo suficiente para su propuesta. Ahora, según ha informado la propia OEA, ‘con oportunidad de la Asamblea General en México, los ministros de Relaciones Exteriores de la OEA reanudarán la reunión de consulta sobre Venezuela que fue suspendida el 31 de mayo de 2017. La reunión de consulta no hace parte de las actividades de la asamblea en Cancún’.

También en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que:”le entregan en las manos una hoja con opciones de vuelos de Caracas a la Ciudad de México. No sabe si lo que está pasando es verdad. Quiere pensar que sí porque tres días antes cayó en una crisis y juró que ahí moriría, sin ver a sus hijos y a su esposo, escondida en una habitación durante un mes, rodeada de libros de Antropología e Historia que nunca pudo leer porque el único foco era insuficiente. —Elija un vuelo, se va hoy— le dijo Eréndira Araceli Paz Campos, embajadora de México en Venezuela. —¿Cómo? No tengo siquiera tarjeta de crédito, dinero— respondió Marisela Tovar Arroyo, su huésped, su refugiada—. ¿Me voy a ir? ¿Me van a acompañar?”, agregó en medio del temor de no poder siquiera llegar en libertad al Aeropuerto Simón Bolívar. Horas después, Marisela estaba aterrizando en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México […]. Por fin, la hermana del reconocido poeta, escritor y activista mexicano-venezolano Gustavo Tovar Arroyo había logrado ponerse a salvo. Ella supo que el gobierno de Nicolás Maduro la quería en su poder para presionar a su hermano, mentor de jóvenes políticos que hoy amenazan con derrocar al régimen y quien tuvo que huir a Estados Unidos acusado de ‘financiamiento del terrorismo’. La noticia de que ella era el nuevo objetivo la dejó helada. La fuente que les dio el pitazo era sumamente confiable: un chavista, aún en el gobierno, amigo de la familia. Cuando supo eso, Marisela tocó la puerta de la embajada y se la abrieron. Cuarto, comida y escondite. Le pedían no hablar con nadie ni salir de su cuarto. El nombre de su hermano incomoda a muchos en aquellas tierras. […]. Logró volar a México hasta que su caso salió en televisión. Entonces sí se aceleró todo. Y allá le pidieron no abrir la boca. Pero optó por contarnos su historia. Mañana será la sesión plenaria de la reunión de la Organización de Estados Americanos en Cancún. Venezuela es el tema central. El debate está cantado: el canciller mexicano contra la canciller venezolana. Luis Videgaray juega de local. El gobierno de México espera incluso movilizaciones del chavismo-madurismo de la ultraizquierda mexicana. Ya sabremos. Será una semana clave”.

¡MIMBLE WIMBLE!
El nulo éxito del libro “La fuerza del cambio” es abordado a modo de sarcasmo en el diario Reforma, donde su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “quién iba a decir que Rafael Moreno Valle resultaría mejor vendedor de libros que J.K. Rowling, la autora de la saga de Harry Potter. Y no, no es arte de magia. Al parecer la editorial Miguel Ángel Porrúa ha vendido taaantos ejemplares de la obra del ex Gobernador de Puebla, ‘La fuerza del cambio’, que ya hasta… ¡lo regalan! Para sorpresa de los lectores -y sobre todo de sus competidores por la candidatura presidencial panista- el libro que le ha permitido a Moreno Valle publicitarse por todo el país, acaba de ser puesto en la sección de descargas gratis en la página web de la editorial. Aunque dado el enorme gasto de miedo que se ha hecho para promoverlo, hay quienes dicen que, en realidad, debería estar en la sección de terror”.


También te puede interesar

via Sin embargo