Mariano está en la veintena y toda su familia está en Venezuela. Él lleva en España un mes y medio. Se vino por varios motivos, «la «delincuencia y el desabastecimiento», pero también afirma que lo hace «porque soy español». A Mariano no le constó salir de Venezuela porque tenía pasaporte español, pero reconoce que él tuvo suerte. «Aquí tengo un futuro», expresa resignado.

Jesús Alberto Torrealba, periodista y ex secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) indicó a LA RAZÓN que «el pueblo venezolano tiene una vocación cívica y un coraje que excede cualquier predicción. El régimen ha intentado empujar a la sociedad venezolana a la violencia una y otra vez, con los colectivos, con los militares, saboteando las elecciones, inventando una constituyente. La sociedad venezolana está diciendo hoy: primero, queremos cambio. Segundo, no queremos cualquier tipo de cambio, no queremos un desenlace, sino que se construya una transición. Venezuela no necesita más provocadores, sino constructores».

Mauricio Martínez, voluntario en el referéndum en la Paza de Colón, lleva viviendo dos años en España. Se mudó porque tenía unos primos en nuestro país y se gana la vida como asesor de seguros. «El régimen ha dinamitado las familias. La mía está esparcida por Miami, Chile, Argentina, España… Nos ha separado».

«Me vine a España para estudiar un máster en Administración de Empresas. Mi año sabático se convirtieron en 13 años. España me dio la oportunidad de rehacerme como persona. En Venezuela si eres de un grupo social, has estudiado y has viajado te tachan de derechas y es difícil ganarse la vida», indica Mario a este diario

Alejandro Chacón, profesor en la Universidad de Stony Brook en Nueva York, en 2009 vino a España y realizó el máster de «El Mundo», en 2012 se fue a la Universidad de Nueva York a hacer otro máster. Votó en el referéndum en Madrid porque vino a visitar a su madre, que está de pasada en España. «Los secuestros, sobre todo de gente joven», es lo que más crítica de su país, que lo vuelve inhabitable. «En las oficinas del Gobierno como los notarios o los registros de la propiedad han colocado a funcionarios cubanos para hacer una base de datos de civiles», asevera.

A su lado Nella, madre de Alejandro y médico en Venezuela, sólo estará en España dos meses y después volverá a su tiera. Es médico en la ONG Salud Familiar, que proporciona servicio a población en mayor riesgo. «La escasez de medicamentos es peor en los casos de enfermedad crónica, como diabetes. En poco tiempo vamos a tener que tratar el asma con suero», indica.

Por su parte, Álex Ojeda, coordinador electoral en Madrid, lleva en España tres años, pero su madre aún sigue en Venezuela. «Estoy seguro de que mi mamá hoy está en uno de estos puntos soberanos», auguró. «Venezuela no era un país de emigrantes. Nosotros recibíamos a gente. Nos gusta viajar, y conocer, pero somos venezolanos».

via La Razón España