La Casa Blanca opinó hoy que el referendo opositor celebrado este domingo en Venezuela envió un “mensaje inconfundible” al Gobierno de Nicolás Maduro, y le instó a cancelar su convocatoria de Asamblea Constituyente y a programar elecciones “libres y justas”.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, felicitó “al pueblo venezolano” por la consulta convocada por la oposición este domingo y que, según aseguró, “envió un mensaje inconfundible” al Gobierno sobre su rechazo a la celebración de la Asamblea Constituyente.

“Condenamos la violencia contra los votantes, y llamamos a que se cancele la Asamblea Constituyente y se convoquen elecciones libres y justas”, agregó Spicer durante su conferencia de prensa diaria.

La oposición venezolana tiene como prioridad detener la Asamblea Nacional Constituyente, que debe ser elegida el 30 de julio y es vista por los detractores de Maduro como una forma de “consolidar una dictadura” en Venezuela con la redacción de una nueva Carta Magna.

En la consulta del domingo, convocada por la oposición y no reconocida por el Gobierno ni por el Consejo Nacional Electoral (CNE), más de 6,3 millones de personas rechazaron el proceso de la Constituyente y pidieron que se convoquen nuevas elecciones y se forme un gobierno de unidad nacional, según los organizadores.

El encargado para Latinoamérica en el Departamento de Estado, Francisco Palmieri, declaró a Efe el pasado miércoles que consideraba “muy importante” que los venezolanos pudieran votar sobre la “efectividad” del proceso constituyente.

Con el fin de redoblar la presión tras el voto, la oposición venezolana convocó hoy un paro general de 24 horas para este jueves por considerar que la consulta del domingo “revoca” a Maduro como jefe de Estado venezolano.

Según los datos proporcionados por la oposición en base al 95 % del total de votos escrutados, 7.186.170 venezolanos participaron en la consulta y al menos el 98 % votó sí en las tres preguntas que incluyó la jornada.

EFE

via La Razón España