Familias, grupos de adolescentes, niños… Todos estaban disfrutando de una tarde veraniega en el río para mitigar el calor cuando las cristalinas y refrescantes aguas se convirtieron en mortales. Procedentes de Phoenix y Flagstaff se reunieron el sábado para un día de excursión cerca de Payson, a unos 160 kilómetros al noreste de Arizona. Instalaron sus sillas sin saber que una intensa tormenta había comenzado a descargar una importante cantidad de agua en la parte alta del río, en el Bosque Nacional de Tonto. La tormenta provocó una subida del caudal del río de casi dos metros de altura y pilló desprevenidos a los veraneantes. El agua arrastró ramas y escombros y se llevó por delante la vida de nueve personas.

Los gurpos de búsqueda y rescate, entre ellas 40 personas a pie y otras en helicóptero, recuperaron los cadáveres de cinco niños y cuatro adultos, algunos de ellos hasta a tres kilómetros de distancia del río. Un niño de 13 años sigue desaparecido.

via La Razón España