“Sus errores monumentales nos han costado mucho a los mexicanos. En su carrera esta incluida el caso de corrupción de OHL”. Foto: Especial

Parece inmutable y lo es. Lord Socavón, Gerardo Ruiz Esparza, es intocable por obra y gracia de su jefe Enrique Peña Nieto. Es experto en lavarse las manos como Pilatos.

¿Algo le sabe o simplemente lo sostiene como Secretario de Comunicaciones y Transportes porque existe un pacto, cuyos términos no conocemos los ciudadanos?

Solo así se explica que el Secretario responsable del socavón del Paso Exprés de Cuernavaca continúe en su puesto, luego de la lamentable muerte de dos personas por negligencia y a consecuencia de la corrupción que cubre la obra pública del gobierno de Peña Nieto.

No es la primera vez que Ruiz Esparza es responsable de este tipo de actos. Hagamos un recorrido por su ilustre trayectoria. Empezaremos por recordar el caso del tren México-Querétaro. Ese proyecto se vino abajo, luego de descubrirse los favoritismo del actual gobierno con su constructora de cabecera: Grupo Higa propiedad del empresario corrupto Juan Armando Hinojosa. La obra iba a ser construida junto a la empresa China Railway Construction. El tren tendría una inversión nada más y nada menos que de 60 mil 820 millones de pesos. Como consecuencia de esta cancelación, los mexicanos pagamos el pato, es decir, le fueron entregados 16 millones de telares en concepto de indemnización a China Railway Construction. Finalmente Lord Socavón dijo que el proyecto se canceló para evitar demandas de otros concursantes que lo acusaron de favoritismo. Tal vez, en ese momento, Ruiz Esparza debió haber renunciado.

Sus errores monumentales nos han costado mucho a los mexicanos. En su carrera esta incluida el caso de corrupción de OHL. Recuerden ustedes los audios filtrados en 2015 que exhibieron la forma en que la empresa española fue favorecida para la asignación de contratos multimillonarios en la construcción de carreteras. En ese momento fue cesado el Secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena, porque se descubrió en las conversaciones difundidas que OHL le pagó las vacaciones. Lo mismo se dijo de Ruiz Esparza, porque su nombre surgió en otro audio con directivos de la empresa donde señalaban que habían sido favorecidos por él para las licitaciones de los proyectos de carretera Ciudad del Carmen y la autopista de La Raza-Indios Verdes-Santa Clara. Por supuesto, él se dio un baño de pureza y negó todo.

Todos conocemos el método de adjudicación de obra pública en México. Hace poco un conocido constructor me decía que ya están acostumbrados a entregar grandes cantidades dinero a cambio a los funcionarios en turno, regalos, vacaciones y todo tipo de prebendas a fin de hacerse con los contratos.

¿Cuánto dinero entregó OHL al gobierno de Peña Nieto a través de Ruiz Esparza? No lo sabemos, pero lo que está claro es que en las últimas elecciones del Estado de México la empresa OHL volvió a ser noticia porque se dijo que financiaba la campaña del candidato priista Alfredo del Mazo.

El nombre de Ruiz Esparza aparece envuelto de escándalos de corrupción, pero él sigue firme en su puesto. Otro de sus aciertos altamente cuestionados fue el reparto de las teles digitales. Ruiz Esparza nuevamente adjudicó contratos a dedo, nada más y nada menos que 13 contratos por adjudicación directa con sobrecostos obviamente por 82.3 millones de pesos. Según él se entregaron 290 mil aparatos en 2014, pero según el informe de la Cuenta Pública nunca se comprobó el destino de 11 mil 533 televisores ni tampoco quedó claro el destino de 6 mil 492 teles supuestamente siniestradas.

Al analizar las anomalías del Paso Exprés de la autopista México-Acapulco, Ruiz Esparza se convierte directamente en el intocable, el impune Secretario de Peña Nieto y adquiere el nombre de Lord Socavón.

Revisemos la información: las empresas responsables de la construcción de esa obra, Epccor y Aldesa, tienen un amplio historial de anomalías y también retrasos en los tiempos de entrega. Pero lo más importante, se les ha descubierto los famosos sobrecostos siempre presentes en las obras licitadas a dedo por Lord Socavón. Por ejemplo, Epccor y Gutsa Infraestructura, son propiedad de los Gutiérrez Cortina, la empresa que construyó dos deficientes obras: la biblioteca José Vasconcelos que inicialmente se programó que costaría mil millones de pesos y finalmente costó 2 mil 300 millones. También construyeron la famosa Estela de la Luz que debió haberse entregado el 21 de agosto del 2010 y lo hicieron más de un año después, el 30 de diciembre de 2011. Los Gutiérrez Cortina son los mismos que repararon pésimamente la Autopista del Solo y cuyos trabajos concluyó con 1200 días de retraso.

Y como son magos para las corruptelas, Gutsa Infraestructura fue inhabilitada pero los amigos de Ruiz Esparza fundaron Epccor, la empresa que construyó el Paso Exprés y que está por construir la torre de control del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y muchas obras más.

Y si todo lo anterior no es suficiente, recordemos que Ruiz Esparza era Secretario general de Gobierno del Estado de México en 1984 cuando la explosión de gas LP en San Juan Ixhuatepec.

En fin, Lord Socavón no es un advenedizo en tragedias, más bien, es un experto, sobretodo aquellas ocasionadas por negligencia, corrupción y falta de escrúpulos para el expolio del erario a manos llenas.

¿Cuándo le llegará su hora?

www.websanjuanamartinez.com.mx
Twitter: @SanjuanaMtz
Facebook: Sanjuana Martinez

via Sin embargo