La recuperación económica en Oaxaca marcha a paso lento

<![CDATA[

Las autoridades federales y locales confían en que el Istmo de Tehuantepec, una de las regiones del país más afectadas por los sismos y las lluvias de septiembre, pronto será incluida dentro de las nuevas Zonas Económicas Especiales (ZEE). Sin embargo, al mismo tiempo advierten que esta medida, si bien aumentará el potencial de crecimiento de Oaxaca, no tendrá efectos inmediatos en la recuperación del estado.

A dos semanas de que el presidente Enrique Peña Nieto emitiera la primera declaratoria sobre las ZEE —en las que se incluyó a Puerto Chiapas, Chiapas; Lázaro Cárdenas, Michoacán, y Coatzacoalcos, Veracruz—, el director general de Atención al Inversionista de las ZEE, Benjamín Hernández, estima que el polígono oaxaqueño de Salina Cruz pronto ingresará en este nuevo esquema de desarrollo.

"Oaxaca tiene algunos temas que están a punto de solventarse y que tienen que ver con la tierra, pero sin duda en corto tiempo se concretará el nombramiento e iniciará la promoción intensiva con empresarios internacionales, nacionales y locales, para invitarlos a participar en la ZEE", dice el funcionario federal en entrevista.

Para allanar el camino de las regiones del estado hacia ser consideradas dentro de las ZEE, el pasado 30 de septiembre el Congreso local aprobó un paquete de reformas que buscan dar certeza legal a las futuras inversiones.

Entre lo que se aprobó hay cambios a las leyes estatales de Hacienda, de Fomento del Desarrollo Económico y de Ordenamiento Territorial y Urbano, que comprenden puntos para agilizar trámites, para condonar impuestos a las personas físicas o morales o a las unidades económicas que inviertan en el Istmo, y también para definir los procedimientos de expropiación por causa de utilidad pública.

Lee: Chiapas y Oaxaca, sin riesgos para contratar nueva deuda

Una vez realizadas estas modificaciones, Hernández pronostica que Oaxaca ingresará pronto a las ZEE, aunque señala que este esquema —pensado por el gobierno federal para empujar el crecimiento del sur del país mediante el impulso a la inversión— no es un generador inmediato de movilidad económica, sino uno a largo plazo.

El funcionario argumenta que esto radica en que, para que las inversiones empiecen a fluir, antes deben concretarse otros pasos.

Después de que se emita la declaratoria, por ejemplo, deberá llevarse a cabo una licitación internacional para nombrar al administrador del parque industrial que será responsable de la operación de la ZEE. Además, tendrá que promoverse a la región como un destino atractivo para las empresas, a las que se contempla otorgar incentivos fiscales y aduanales, así como garantizar la tenencia de la tierra.

Hernández explica que se prevé que las compañías puedan instalarse en el polígono federal definido, o bien, en el radio de influencia de la ZEE, de manera que vayan generando una dinámica de desarrollo en la que se genere empleo, se fomente la instalación de negocios locales que provean insumos y se arme una cadena de prestación de servicios. Sin embargo, insiste en que esto no ocurrirá con rapidez.

"El norte y el sur del país tienen una brecha enorme. Mientras los primeros (estados) tienen consolidado ya un modelo de negocios y han logrado crecimientos por arriba del 7% anual, en el sur no existe esa vocación, de ahí la necesidad de impulsar este tipo de esquemas que catapultarán el desarrollo de ciertas regiones a largo plazo", dice.

Desastres con altos costos

Después de los sismos y de las lluvias de septiembre pasado, el saldo del que deben recuperarse Oaxaca y la región del Istmo de Tehuantepec se mide en 82 personas muertas y alrededor de 120,000 damnificadas.

Además, de acuerdo con el censo efectuado por el gobierno federal y el local, en 41 municipios de la zona colindante con Chiapas hay 70,477 viviendas con daños, de las cuales 14,352 son pérdida total, 21,041 tienen afectaciones parciales que las dejaron como no habitables y 35,084 tienen averías parciales. Frente a esto, las autoridades recientemente otorgaron tarjetas con 120,000 pesos para los casos de pérdida total y 15,000 para reparaciones.

Lee: Los estragos materiales de los sismos en Puebla, Morelos y Oaxaca

En cuanto a los negocios dañados, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) estima que 251,847 establecimientos resultaron dañados, en tanto que parques eólicos y la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Salina Cruz están detenidos, sin contar que cientos de espacios públicos —como edificios de gobierno, recintos culturales y religiosos, hoteles, cuarteles de policía y penales— requieren atención.

Para encarar el problema, el Congreso local apuró la aprobación de las reformas que facilitar la entrada del estado a las ZEE.

Una de ellas es la que propuso el gobernador Alejandro Murat en materia fiscal, que contempla la creación de una ventanilla única de atención a las empresas que busquen instalarse en la región, así como condonación de impuestos hasta por 10 años en diversos ámbitos.

Las autoridades consideran que estos pasos —junto con otros, como reforzar la educación media superior y superior para preparar a las nuevas generaciones para los empleos que tendrán mayor demanda— pueden encaminar al estado hacia la recuperación, aunque subrayan que esto no sucederá de la noche a la mañana.

]]>

via Expasión

octubre 11th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: