Erdogan acusa a la Casa Blanca de «acoger a terroristas»

Cuando parecía que las aguas retornaban a su cauce, un nuevo cruce de acusaciones entre Estados Unidos y Turquía ha traído de nuevo el temporal. Horas después de que el gobierno turco anunciase una reunión entre que se va a celebrarentre responsables estadounidenses y turcos para buscar soluciones a la crisis de los visados, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a la Casa Blanca de “acoger a terroristas”.

“Dicen que son la cuna de la democracia pero, por otro lado, albergan a terroristas. Hospedan al líder del terrorismo en su país y, por otro lado, reclaman a un trabajador de su embajada”, denunció Erdogan, elevando de nuevo la tensión entre Washington y Ankara después de ambos países suspendieran esta semana la emisión de visados mutuamente tras una serie de incidentes diplomáticos.

Con sus acusaciones el presidente turco se refería a la “falta de voluntad” de EEUU por no extraditar al clérigo islamista Fethullah Gülen, autoexiliado en Estados Unidos desde 1999, a quien Ankara responsabiliza del fallido golpe de Estado de julio del año pasado.

La crisis diplomática comenzó la semana pasada después de que las autoridades turcas arrestasen a un empleado turco del Consulado de EEUU en Estambul, Metin Topuz, acusado de espionaje y atentado contra el orden constitucional. En respuesta Washington dejó de expedir visados a ciudadanos turcos y Ankara hizo lo mismo con los estadounidenses. En los últimos días han sido detenidos otros dos trabajadores turco de la embajada estadounidense en Ankara, acusados de pertenecer a la red de Gülen.

“Es inaceptable que Estados Unidos haya sacrificado a un socio estratégico como Turquía por un presunto embajador”, dijo Erdogan antes de agregar “si el presidente (estadounidense) apoya esta medida, seguiremos defendiendo nuestra decisión”, añadió.

“Somos el Estado turco, ustedes tienen que aceptarlo. No les necesitamos”, advirtió el presidente islamista.

El día anterior, los ministros de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, mantuvieron una conversación telefónica para tratar la crisis y acordaron celebrar una próxima reunión.

El Departamento de Estado estadounidense indicó que durante esa charla Tillerson mostró “su profunda preocupación por las detenciones de empleados nacionales turcos” de sus misiones diplomáticas en Turquía, así como de varios ciudadanos estadounidenses.

Además, “enfatizó la importancia de la transparencia en las acusaciones hechas por el Gobierno turco y la necesidad de que presente las pruebas de esas acusaciones”.

via La Razón España

octubre 13th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: