Jorge Ramos: “EPN traicionó a los mexicanos, tuvo la oportunidad de defenderlos frente a Trump”

Hace 35 años que vive en los Estados Unidos y sin embargo se siente un extraño. Usa la palabra en inglés stranger, para revelar que desde la llegada de Donald Trump al Gobierno de los Estados Unidos, se vive el peor momento para los inmigrantes latinos. Dice que Enrique Peña Nieto ha sido un Presidente sumiso y terrible y que cualquiera que gane la Presidencia en México, habrá un cambio.

Una muestra de lo que Ramos comenta se vive hoy, cuando Donald Trump ha humillado nuevamente a los trabajadores indocumentados en EU. “Estamos deportando a gente que no se creerían lo mala que es. No son personas, son animales y los estamos expulsando a un nivel sin precedentes”, afirmó el Presidente estadounidense este miércoles delante de las cámaras y ante la prensa que cubre la Casa Blanca.

Ciudad de México, 17 de mayo (SinEmbargo).– “Lárgate de mi país. Lárgate de mi país. Todavía escucho esa frase con absoluta claridad, como si viviera en un lugar específico de mi mente. Es una cicatriz. Por dentro. Ocurrió hace algún tiempo, pero resuena en mis oídos como si acabara de pasar. No sé ni siquiera el nombre de quién me la dijo, pero tengo su cara y su odio grabados en los ojos y en toda la piel. Cuando alguien te odia lo sientes en todo el cuerpo. Son, generalmente, solo palabras. Pero la vibración de las palabras cargadas de odio se cuela entre las uñas, por tu pelo, se clava debajo de tus párpados. Entra también por tus oídos. Y luego todo parece alojarse entre la garganta y el estómago, en ese preciso espacio donde sientes que te ahogas y que, si la sensación se acumulara por mucho tiempo más, algo se reventaría. Quien me dijo lárgate de mi país era un seguidor de Donald Trump. Lo sé porque llevaba un broche del entonces candidato en una de las solapas del saco. Pero sobre todo lo sé por la manera en que me lo dijo. Me miró directamente a los ojos, me apuntó con un dedo y me gritó.

“He vuelto a ver el video de esa tarde de agosto de 2015, una y otra vez, y no sé cómo mantuve la calma. Recuerdo que su grito me tomó por sorpresa. Trump, con la brutal y cobarde ayuda de un guardaespaldas, me acababa de sacar de una conferencia de prensa en Dubuque, Iowa, y yo apenas estaba pensando en cómo reaccionar cuando, de pronto, escuché a un energúmeno apuntándome con el dedo. Levanté la cabeza y, en lugar de soltarle una grosería como me hubiera gustado, me controlé y solo le dije: ‘Yo también soy un ciudadano de Estados Unidos’. Su respuesta me dio risa. Dijo whatever, cuya traducción sería algo así como ‘me da lo mismo’, una frase que suele utilizar gente mucho más joven que él. Un policía que estaba escuchando la discusión, a las afueras de la conferencia de prensa de Trump, se interpuso entre los dos y ahí terminó todo. Pero su odio se me quedó clavado. El odio es contagioso. Trump contagia odio”.

El libro fue editado por Grijalbo. Foto: Especial

Así comienza el libro de Jorge Ramos, Stranger: El desafío de un inmigrante latino en la era de Trump. No es un libro dedicado a Donald Trump, pero el hecho de haber sido echado de la conferencia de Iowa, le hizo entender al periodista mexicano y estadounidense de Univisión, por dónde iba a ir la nueva gestión gubernamental.

“Hay veces en que me siento como un extraño en el país donde he pasado más de la mitad de mi vida. No es por falta de oportunidades, ni una queja. Es, más bien, una especie de desilusión. Jamás me imaginé que después de 35 años en Estados Unidos iba a seguir siendo un stranger para muchos. Pero eso soy.”, dice Ramos, decidido a quedarse en los Estados Unidos, por sus hijos [Nicolás y Paola], por sus relaciones y por su trabajo “donde pasamos todo lo que sucede en México como noticias locales”.

¿Hay algún Presidente que pueda enfrentar a Donald Trump? Jorge no duda: “Peña Nieto ha sido un Presidente sumiso, débil, cabizbajo, incapaz y terrible”, dice.

–¿Qué significa vivir en un país que no es el nuestro?

–Cuando yo era niño le decía a mi mamá que quería ser futbolista, astronauta, futbolista, rockero, pero jamás un inmigrante. Hay algo que nos expulsa de nuestro país.

–Y decides quedarte en los Estados Unidos, a pesar de que mucha gente te critique.

–Hay algo que tiene que ver con toda la vida aquí. Hace 35 años que vivo aquí, mis dos hijos nacieron acá, tengo un trabajo de mucho tiempo y sin embargo me doy cuenta de que sigo siendo un extraño para los estadounidenses. Nunca seré lo suficientemente americano para ellos. Cuando regreso a México también me doy cuenta de que nunca seré lo suficientemente mexicano para los mexicanos. Vives en un intermedio. La escritora Sandra Cisneros lo dice en mi libro: Soy una anfibia. Creo que eso somos: anfibios. Vivimos en dos mundos.

–No es un libro contra Donald Trump, pero sin él el libro no hubiera existido.

–Estados Unidos es una tierra de inmigrantes y eso no ha cambiado. Los blancos, los latinos, los negros, estamos todos ahí. Pero lo que sucede con Donald Trump es que quiere ser un país de blanco y eso no puede ocurrir. Este es un momento muy peligroso para los inmigrantes, no sólo por parte de Donald Trump sino por parte de los 63 millones que votaron por él.

–Cuando te echan de Iowa, ¿cuáles fueron las reacciones de la gente que estaba ahí?

–Algunos periodistas se solidarizaron conmigo, pero el resto de los periodistas siguieron preguntando como si nada hubiera pasado. En Estados Unidos se ha normalizado el odio hacia los migrantes y ese odio viene de arriba hacia abajo.

–Tal es así que tú dices que te echan porque Donald Trump lo permite.

–Lo que estamos viendo con Donald Trump es el racismo oficial. Un odio como política de Estado. La campaña de Donald Trump fue decir que los mexicanos somos ilegales y criminales. Eso fue durante dos años de campaña, la discriminación como política de Estado.

–¿Cómo dirías que es el Gobierno de Trump a dos años de haber sido elegido?

–Trump no está solo. Hay 63 millones de estadounidenses que votaron por él. Yo nunca he visto tantos ataques contra los inmigrantes en las redes sociales como ahora. Llegué en los ’80 y este es el peor momento. Los niveles y los ataques marcan el peor momento de los Estados Unidos. El odio viene de arriba hacia abajo. Mucha gente ve al Presidente insultar y hacer comentarios racistas, entonces él es el ejemplo.

–¿Crees que otro Presidente de México podría hacer poner a Donald Trump en su sitio?

–Totalmente. [Enrique] Peña Nieto ha sido un Presidente sumiso, débil, cabizbajo, incapaz, terrible. Peña Nieto nos dejó solos a los mexicanos en los Estados Unidos. Peña Nieto nunca entendió que enfrentar a Donald Trump era defender a los mexicanos de los Estados Unidos. Eso es terrible. Peña Nieto traicionó a los mexicanos cuando tuvo la oportunidad de decir que México no pagaría por el muro y no se atreve a defendernos cuando invita a Donald Trump a Los Pinos. El próximo Presidente de México debe enfrentarse directamente con Donald Trump, por lo menos hasta 2020. Podemos tener una política doble. La primera, de enfrentamiento con Donald Trump, es decir, no nos vamos a dejar y la otra es si México dejara pasar a todos los inmigrantes centroamericanos y todas las drogas que se mandan para los Estados Unidos, eso sería bestial para aquí. Es una gran fuerza negociadora la que tiene México. Cualquier Presidente que venga, va a ser mejor que Peña Nieto, que nos dejó totalmente solos aquí.

–¿Cómo ves el proceso electoral en México?

­–Veo un gran enojo y un hartazgo por todo lo que está pasando en México, sobre todo con la violencia y la corrupción. Lo menos que estamos pidiendo actualmente es que no nos maten. Es terrible. Ha sido un sexenio perdido, han asesinado a 104 mil personas y a cualquiera de nosotros nos podría ocurrir. El tema Donald Trump puede ser un factor en las próximas elecciones en México, no será un factor decisivo. El factor determinante tiene que ver con la violencia, para que no nos maten.

Lárgate de mi país. Lárgate de mi país. Todavía escucho esa frase con absoluta claridad, como si viviera en un lugar específico de mi mente, dice el periodista Jorge Ramos. Foto: Penguin Random House

–¿El Tratado de Libre Comercio cómo lo ves?

–Lo que veo es que a pesar de las negociaciones, Donald Trump va a hacer lo que se le pegue la gana. Lo único que le importa a Donald Trump es Donald Trump. México ha actuado con mucho miedo y no se da cuenta de la enorme fuerza que tiene el tema de drogas y el tema de la migración centroamericana. Estados Unidos es el país que más drogadictos tiene y sin la cooperación de México, estaría en una gran crisis. México tiene que actuar con inteligencia frente al Tratado de Libre Comercio y también, en un momento dado, adoptar la actitud de Trump y decir que nosotros somos los que nos queremos ir. Otra cosa: Trump no va a durar para siempre.

–Estableces una división entre Trump y Obama, aunque sabemos que Barack deportó a muchos inmigrantes

–La diferencia entre los dos es el racismo. Efectivamente, Barack Obama deportó a mucha gente, pero él no era un racista. En cambio Donald Trump ha hecho comentarios racistas todo el tiempo y ha atacado a México como nunca antes. Esa es la gran diferencia.

–Hablas de Univisión, ¿cómo van a cubrir las elecciones?

–Cualquiera que gane las elecciones en México, yo espero un gran cambio. Estamos cubriendo México desde los Estados Unidos como si fueran noticias locales. Hoy la noticia de la renuncia de Margarita Zavala como si fuera una nota local. Estamos cubriendo esto para una población que crece cada vez más, que cada vez tiene mayor poder político. Las redes sociales, los teléfonos, los aviones, han hecho desaparecer las fronteras, a pesar del muro que quiera poner Donald Trump.


También te puede interesar

via Sin embargo

mayo 17th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: