Sólo es un comienzo

Nadie hubiese apostado meses atrás que esto ocurriría. El líder más controvertido de la nación más poderosa del mundo, Donald Trump, y un neo monarca que levanta las banderas del comunismo, Kim Jong Un, se verán las caras mañana 12 de junio en Singapur. A finales de 2017, el mundo estaba a la expectativa de una escalada militar en la península coreana. Por un lado, el magnate presidente amenazó con «destruir Corea del Norte». El joven dictador norcoreano respondió que «domaría con fuego al viejo chocho estadounidense». Asomar la posibilidad de un encuentro diplomático entre ambos líderes para ese momento quedaría para un guión de ciencia ficción.

Finalmente, el gran eje del histórico encuentro será la necesidad de que Kim Jong Un se comprometa a un plan de desnuclearización. A cambio, Corea del Norte podría estar solicitando una flexibilización de las tres rondas de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Hablamos de un perjuicio del 90% a la economía de ese empobrecido país. Kim Jong Un busca reconocimiento internacional para su aislado régimen, no hay duda. Pero dicho reconocimiento supera las barreras de lo político. No se trata simplemente de lograr declaraciones complacientes y en favor de la soberanía, sino, y más importante aún, una expansión de acuerdos comerciales con otros países. Si decimos que la política es movida por el dinero, he aquí una muestra. Han sido varias las antesalas a esta reunión entre Donald Trump y Kim Jong Un en Singapur. Una de ellas, y quizás la más importante, fue el encuentro en el mes de abril entre el propio presidente norcoreano y su vecino del sur, y aliado de Estados Unidos, Moon Jae In. En un ambiente cordial y cargado de muestras de afecto, ambos mandatarios decidieron poner fin a más de seis décadas de relaciones rotas. Para esos días, todo pareció indicar que cualquier posibilidad de enfrentamiento bélico entre ambas naciones hermanas quedaría descartado. A pocas horas del histórico encuentro entre dos líderes ciertamente excéntricos, lo cierto es que la reunión es sólo un comienzo. A partir de ahora, y si todo resulta bien, los ojos estarán puestos sobre el régimen de Corea del Norte esperando muestras claras de que el plan de desnuclearización es real. Los primeros pasos tendrá que darlos Kim Jong Un.

Director general de Motta Focus. motta@mottafocus.com @mottafocus

via La Razón España

junio 10th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: