Yucatán quiere seguir con PRI o PAN, y con una agenda que ignora a mayas, grupo LGBTI, torturas…

Entre los candidatos punteros para la gubernatura de Yucatán no hay diferencias. Mauricio Vila (PAN-PRD-MC) y Mauricio Sahuí (PRI-PVEM-PANAL) ofrecen continuar con el mismo modelo de los gobiernos bipartidistas anteriores, respaldados por una percepción de crecimiento económico y seguridad, expusieron académicos locales.

No mencionan derechos humanos para la comunidad maya o LGBTI ni los casos de tortura. La izquierda está borrada en el estado. Incluso el abanderado de Morena Joaquín Díaz era panista y su proyecto no ha podido consolidarse como una opción distinta a la de sus rivales, aseguraron.

Ciudad de México, 10 de junio (SinEmbargo).- En Yucatán no hay oposición al bipartidismo. Los dos candidatos punteros Mauricio Vila Dosal (PAN-PRD-MC) y Mauricio Sahuí Rivero (PRI-PVEM-PANAL) representan la continuidad y respaldo al gobierno actual del priista Rolando Zapata Bello. Incluso el candidato rezagado Joaquín Díaz Mena (Morena) era panista hasta hace unos meses, dijeron académicos locales.

“En Yucatán, como en muchos estados del país, los tres poderes y todos los institutos están doblegados al gobernador en turno. No hay independencia de poderes”, aseguró el académico Antonio Salgado Borge.

Seguir con la percepción de un crecimiento económico local mayor al nacional por sus zonas turísticas, inversiones por parques eólicos o paneles solares, y un nivel de seguridad contrastante con la violencia en el país, alertaron, es también permanecer con la situación de pobreza en los municipios sureños, las violaciones a los derechos de la comunidad maya, la tortura y el conservadurismo contra la comunidad LGBTI.

“Este modelo es positivo para las esferas altas, pero no para las que se encuentran en las esferas medias o más bajas, en particular porque no es un desarrollo que esté considerando los derechos humanos”, dijo Salgado.

El antropólogo Rodrigo Llanes Ramírez de la Universidad Autónoma de Yucatán  (UAY) destacó que los candidatos no se han pronunciado al respecto de los derechos humanos. “No están en la agenda política. Cuando mencionan ‘maya’ es solo para decir qué orgullosos están de la cultura”, afirmó.

Mauricio Vila Dosal, el panista que busca la continuidad del modelo de Zapata Bello. Foto: Antonio Cruz, Cuartoscuro

El panista Mauricio Vila, empresario y abogado, como Alcalde de Mérida tuvo una relación cordial con el gobierno estatal del priista Rolando Zapata Bello. En el estado se bromea que incluso el actual mandatario lo eligió como candidato. El abanderado priista Sahuí, ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social estatal, pertenece al grupo político del Gobernador Rolando Zapata.

“Gane quien gane no va haber transición, es una continuidad, un cambio de partido. Eso es todo. Antes de Rolando Zapata estuvo Ivonne Ortega (PRI) y antes, del 2001 al 2006, estuvo el PAN con Patricio Patrón por primera vez después de 60 años”, expuso el especialista local en procesos y cultura política, Othón Baños Ramírez.

El académico Rodrigo Llanes coincidió en que no hay un discurso de oposición en el sentido de crítica al gobierno en turno, ya que “su idea de oposición” es que la gubernatura la tenga el PRI y el Ayuntamiento de Mérida el PAN “y así se van alternando”. En el Congreso estatal de 25 curules, dijo, las votaciones son alineadas y solo hay un escaño de Morena. Era la Diputada Jazmín Villanueva, quien pidió licencia para contender por un distrito.

El analista Antonio Salgado agregó que ni siquiera alcanzan los diputados para frenar lo que el PRI quiera hacer y ni siquiera lo intentan.  Luego de las elecciones, previó, “la colaboración del PRI y el PAN está garantizada, y más cuando se revisa el perfil de los postulados por ambos partidos”.

LAS SIMILARES OPCIONES PARA YUCATÁN

La contienda estatal va cerrada, según las encuestas locales relativamente confiables a juzgar de los académicos. Pero ninguno de los dos candidatos arriba ofrecen propuestas desmarcadas del Gobernador Rolando Zapata Bello. El ADN político yucateco es bipartidista y conservador. No hay espacio para la izquierda, consideraron los académicos.

La encuestadora Arias Consultores —empresa que por primera vez aparece en el plano de las firmas encuestadoras conocidas— coloca a Sahuí Rivero con el 44.8 por ciento frente a Mauricio Vila Dosal con el 29.9 por ciento). La casa encuestadora Massive Caller, relacionada con el PAN, ubica a Vila al frente con el 34.99 por ciento de las preferencias sobre el 27.65 por ciento de Sahuí.

“Podemos intuir que la encuesta está cerrada por el tipo de ataques que están ocurriendo entre el PRI y PAN, las dos instancia que se están disputando la gubernatura. En el caso de Yucatán esto es anómalo. Desde el 2007 el PAN ha caminado de la mano con el PRI en prácticamente todas las decisiones importantes y la relación es de sumisión  y complacencia tanto en el Congreso del estado como en otras áreas”, afirmó el académico Antonio Salgado Borge.

Mauricio Vila tiene una postura empresarial y de anticorrupción, y Mauricio Sahuí carga con la marca del PRI, a pesar de que la gestión de Rolando Zapata gozó de evaluaciones positivas.

“El PAN tiene un capital político basado en que manejan las cosas con un poco más de orden y control en los procesos para que no haya demasiada corrupción. Vila ha dicho en varias ocasiones que de llegar a la gubernatura, lo que haría es revisar los avances que ha puesto en marcha Rolando Zapata”, dijo Othón Baños, especialista en procesos políticos.

Para el antropólogo Rodrigo Llanes, aunque Vila tiene una trayectoria política como Diputado local y Alcalde de Mérida, es muy clara su visión empresarial que tiene de la política.

“Ha dicho que ve al gobierno como una empresa. Su gobierno en Mérida ha sido bien evaluado como eficiente, cercano a la iniciativa privada y destacó en los índices de transparencia”, aseveró.

Mauricio Sahuí Rivero, el priista que busca que el PRI mantenga a Yucatán en sus manos del PRI. Foto: Cuartoscuro

Pero, dijo Antonio Salgado, en el contexto de sumisión y complacencia del PAN en los últimos años, como Alcalde de la ciudad de Mérida, Mauricio Vila no se caracterizó por confrontrar al gobierno del estado. Durante la campaña ha sido “muy cuidadoso” y “hasta ha hablado bien de este gobierno”.

En el caso de Mauricio Sahuí, representa una continuidad porque ha sido parte del gobierno de Ivonne Ortega y después de Rolando Zapata. “Lo ha venido diciendo, no tiene otro discurso. Él quiere seguir consolidando los logros de Zapata y no hay otras propuestas novedosas e interesantes”, destacó el profesor Othón Baños.

Rodrigo Llanes, de la Universidad Autónoma de Yucatán, explicó que Mauricio Sahuí es el perfil más clásico de político con visión asistencialista. Viene de la Facultad de Derecho, donde se forman muchos políticos del PRI, y además de ser cercano a los dos últimos gobernadores priistas, ocupó en la actual administración el cargo de Desarrollo Social, considerada una de las principales instituciones “en términos de relaciones clientelares” sobre todo en comunidades rurales.

Las encuestas estatales colocan a Joaquín Díaz Mena, el abanderaro de Morena, en tercer lugar. Los académicos lo explican por dos razones: en Yucatán el bipartidismo es tradicional y “Huacho” era del PAN hasta que se salió del partido porque no se consolidaron sus candidaturas para Gobernador ni para Senador, por lo que a los seguidores del partido de izquierda Morena no les convence su perfil conservador.

“En Yucatán tradicionalmente la izquierda ha sido poco competitiva, borrada del mapa. Yucatán es un estado conservador. Había estado representada por el PRD, pero la manera en que operaba era como un satélite del partido en el gobierno”, dijo el académico Antonio Salgado. “El candidato a gobernador de Morena en Yucatán renunció al PAN al no obtener un puesto. Tiene un perfil claramente de derecha, sin embargo, tendrá un récord histórico para un partido de izquierda en Yucatán”.

Joaquín Díaz, expuso el profesor Othón Baños, es un personaje que prometía mucho más al inicio de la campaña; levantó expectativas. “Pero no ha sabido aprovechar, se quedó amarrado y limitado por las ideas del PAN, su antiguo partido. Estaba sumamente metido en el PAN y le ha costado trabajo asumir el discurso de López Obrador”.

Llanes aseguró que si bien en Yucatán no ha habido “una buena recepción” para Morena desde las elecciones de 2015 ni hacia la figura de Andrés Manuel López Obrador, una opinión muy generalizada sobre “Huacho” es que es alguien “que está buscando un hueso”.

LAS IRREGULARIDADES DE LA CONTIENDA

Los académicos locales han detectado uso electoral de programas sociales como “Coopera” y uso político de instituciones como la Auditoría Superior del estado de Yucatán. Frente a ello, el actuar del instituto electoral local ha sido tibio.

“Hay denuncias bastante frecuentes de que se está aprovechando de los programas sociales para favorecer el voto en favor de Mauricio Sahuí, quien fue Secretario de Desarrollo Social del estado de Yucatán. Tiene contactos, conoce”, afirmó el académico Othón Baños.

La operación se está dando principalmente en los municipios sureños del estado donde se concentra el mayor nivel de habitantes en situación de pobreza (un 54 por ciento de la población yucateca vive así).

La respuesta del IEPAC “ha sido tibia y a destiempo como en todas partes del país. No soluciona mucho. Están ahí haciendo un poco de contrapeso más simbólico que real”, dijo Baños.

El antropólogo Rodrigo Llanes y el filósofo Antonio Salgado destacaron que el candidato de Morena, Joaquín Díaz Mena, acusó al abanderado del Frente Mauricio Vila de desvíos por 219 millones de pesos del Ayuntamiento de Mérida, donde fue Alcalde, a través de una red de 21 empresas fantasmas.

La Auditoría Superior estatal comenzó rápidamente las investigaciones, por lo que el PAN ha denunciado intervención del gobierno del estado en las elecciones.

“Hay muchas acusaciones de desvíos en otros municipios y la Auditoría no reacciona con tanta rapidez como lo ha hecho ahora; es un uso político de esta institución”, consideró Llanes.

Antonio Salgado añadió que hace unos meses el Gobernador priista Rolando Zapata fue captado en video durante un evento del PRI, donde se comprometía a hacer todo lo que estuviera a su alcance para garantizar que el tricolor ganara las elecciones de este año.

“El IEPAC en los últimos meses ha intentado revertir la imagen de complacencia o de colaboración con el gobierno. Sin embargo, no ha sido suficiente. Muchas irregularidades en la precampaña fueron perdonadas y dejadas pasar. No ha sido lo suficientemente incisivo ni puntual”, determinó.

Joaquín Díaz Mena, el panista converso ahora en Morena. Foto: Especial

LA TORTURA Y OTRAS DEUDAS

Tortura, pobreza en el sur, crímenes de homofobia, el fallo de la Suprema Corte de Justicia para validar matrimonios homoparentales congelado en el Congreso de Yucatán, respeto a los derechos de la comunidad maya… El próximo gobierno hereda una serie de pendientes en sus 105 ayuntamientos.

“Ningún estado puede presumirse seguro y tranquilo si la tortura es algo tan generalizado y sistemático. Hay una legitimación y justificación por parte del aparato de seguridad de que si la tortura nos mantiene como el estado más seguro, no hay problema. Ningún candidato se ha pronunciado sobre este tema y es una de las grandes deudas”, expuso el antropólogo Rodrigo Llanes.

“Ciertamente es un estado más tranquilo, pero la tortura está documentada por varias organizaciones como Equipo Indignación o la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Es una práctica brutal que va desde los levantones, detenciones arbitrarias, golpes, asfixias, choques eléctricos e incluso presuntos suicidios en cárceles”, expuso.

El académico Antonio Salgado Borge también afirmó que la tortura es el gran pendiente, pues en Yucatán han habido casos sobrados en años recientes.

“Se mencionan en la prensa, pero la Comisión Estatal de Derechos Humanos no hace mucho y el gobierno voltea para otra parte. Ni Mauricio Vila ni Mauricio Sahuí lo han mencionado; es un tema que está ahí, pero para los partidos no existe”, acusó.

En términos de economía, hay crecimiento y atracción de inversiones, pero los proyectos se están realizando sin planeación urbana respecto al agua, contaminación, deforestación y derechos de las comunidades. Mérida está creciendo de manera impresionante en los últimos años.

“La población indígena es más del 60 por ciento de la población del estado y todos los proyectos se han hecho violando sus derechos, es decir, sin consultas previas o en los cuatro casos que las han hecho han sido con una serie de irregularidades; con despojo o compraventas ilegales de tierras. Es lucrar con la pobreza e ignorancia. Hay una violación a la libre determinación: elegir su propio modelo de desarrollo”, aseguró Llanes.

Antonio Salgado coincidió en que aunque en Yucatán no hay minas, se instalan proyectos de energías renovables que involucran el mismo esquema: contaminación, despojo, falta de derecho a la consulta y determinación.

Para Othón Baños Ramírez, especialista en procesos políticos y cultura política de la Universidad Autónoma de Yucatán, el principal problema es la pobreza.

“Los salarios son de los más bajos del país y eso ha propiciado que haya un desarrollo económico bastante desigual en el que hay cierto bienestar en las clases sociales más altas. Mérida vive hoy un proceso de expansión de centros comerciales y desarrollos urbanos con viviendas de alto nivel adquisitivo”, dijo. “El turismo e industria están creciendo y han creado puestos de trabajo. Pero aún con esa dinámica económica, no son capaces de dinamizar al resto de la economía porque los salarios son bajos; no hay una multiplicación del ingreso”.


También te puede interesar

via Sin embargo

junio 10th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: