La ira de Trump pone en riesgo la economía global; Trudeau es el nuevo archienemigo de su lista

La mayoría de la prensa europea y canadiense reseña esta mañana de lunes la escalada de insultos contra Trudeau. El dólar canadiense sufre una fuerte presión. El respaldo de la Unión Europea es algo, pero no lo suficiente: el comercio internacional está en vilo por el inicio de una guerra comercial a gran escala, y las negociaciones del llamado TLCAN 2 parecen haber entrado en zona de fango.

Trump mostró sus dotes de guerrero comercial el fin de semana durante la cumbre del G-7 en Canadá: insultó al anfitrión, se enemistó con aliados y amenazó suspender los negocios con otros países. La aspereza del mandatario ha incrementado el riesgo de una guerra comercial que podría generar nerviosismo en los mercados financieros, inflar los precios de las mercancías afectadas por los aranceles, reducir el ritmo del comercio, paralizar a empresas que dependen de cadenas globales de abastecimiento y poner en peligro el crecimiento más sano que la economía global ha tenido en una década.

Ciudad de México/Washington/Toronto, 11 de junio (SinEmbargo/AP/EFE).– El asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow acusó a Canadá de apuñalar por la espalda a Estados Unidos durante la Cumbre del G7 y colocó ahora al Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, como el nuevo archienemigo de su Presidente, Donald Trump.

La Unión Europea respondió con su pleno respaldo a Trudeau, pero Trump parece resuelto a ponerlo en su lista negra de personajes globales para los que sólo tiene insultos. “Realmente, de alguna manera, nos apuñaló por la espalda. Fue una traición”, dijo Kudlow a CNN. “El Presidente Donald Trump no va a permitir que un Primer Ministro canadiense le mangonee”.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo a Fox News que “existe un lugar en el infierno” para aquellos líderes internacionales que, como Trudeau, intenten practicar “diplomacia de mala fe”.

“A mis amigos en Canadá les digo: ese fue el peor error de cálculo de un líder canadiense en la historia contemporánea de Canadá”, sostuvo Navarro. “Intentó apuñalar por la espalda” a Trump cuando éste se disponía a “salir por la puerta”.

La cadena de insultos contra Trudeau la empezó el propio Presidente Trump. Aprovechó las horas muertas a bordo del Air Force One, en el que viajaba rumbo a Singapur, donde previsto reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un, para despacharse a gusto con Trudeau, al que acusó de ser “sumiso”, “deshonesto” y “débil”.

La mayoría de la prensa europea y canadiense reseña esta mañana de lunes la escalada de insultos contra Trudeau. El dólar canadiense sufre una fuerte presión debido a los tuitazos de Trump. El respaldo de la Unión Europea es algo, pero no lo suficiente: el comercio internacional está en vilo por el inicio de una guerra comercial a gran escala, y las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (el llamado TLCAN 2) parecen haber entrado en zona de fango.

Trump mostró sus dotes de guerrero comercial el fin de semana durante la cumbre del G-7 en Canadá: insultó al anfitrión, se enemistó con aliados y amenazó suspender los negocios con otros países. La aspereza del mandatario ha incrementado el riesgo de una guerra comercial que podría generar nerviosismo en los mercados financieros, inflar los precios de las mercancías afectadas por los aranceles, reducir el ritmo del comercio, paralizar a empresas que dependen de cadenas globales de abastecimiento y poner en peligro el crecimiento más sano que la economía global ha tenido en una década.

El Presidente estadounidense Donald Trump con el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau. Foto: Evan Vucci, AP.

ENEMIGO DEL MUNDO

Antes de retirarse el sábado de la reunión en Quebec, Trump advirtió que podría “dejar de comerciar” con los aliados de Estados Unidos si le desafían sus exigencias de que reduzcan sus barreras comerciales. Y minimizó el peligro de que su postura agresiva pudiera enconar la aplicación de aranceles mutuos entre Estados Unidos y sus amigos: la Unión Europea, Canadá, Japón y México.

“Ganamos esa guerra mil veces de mil”, declaró el mandatario estadounidense antes de emprender su viaje para negociar la desnuclearización de la península coreana.

Posteriormente Trump golpeó en Twitter al anfitrión de la cumbre de las siete democracias más industrializadas del mundo. Se refirió al primer ministro canadiense Justin Trudeau como “muy deshonesto y débil”, y dijo que Estados Unidos retiró su apoyo al comunicado del G7 debido en parte a lo que describió como las “declaraciones falsas” de Trudeau sobre los aranceles estadounidenses en una conferencia de prensa.

“Me parece que el resultado será que nuestros socios comerciales responderán recíprocamente: amenaza con amenaza, arancel con arancel”, afirmó Rod Hunter, abogado de la firma Baker McKenzie y exfuncionario económico en el Consejo de Seguridad Nacional. “El desenlace es un enconamiento gradual”.

La cumbre efectuada en la región turística de Charlevoix, en Quebec, no redituó tregua alguna al conflicto comercial que tiende a intensificarse. Trump ha impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de la UE, Canadá y México. Para justificar la medida señaló que la dependencia del acero y aluminio extranjeros amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos.

Indignados, los aliados han respondido con medidas contra productos estadounidenses específicos, incluidos el queso, el whisky bourbon y la carne de cerdo. El sábado, Trump advirtió que “si adoptan represalias, estarán cometiendo un gran error”.

Trudeau reconoció que no se alcanzaron las expectativas.

“Si la expectativa era que un fin de semana en medio de la belleza de Charlevoix con todo tipo de gente adorable iba a transformar el punto de vista del presidente (Trump) sobre el mundo”, dijo el primer ministro canadiense, “pues nos quedamos cortos”.

Como candidato a la presidencia, Trump se comprometió a reducir el déficit comercial estadounidense, que el año pasado alcanzó 566 mil millones de dólares. Para el mandatario, la brecha entre las exportaciones e importaciones de Estados Unidos refleja una debilidad económica, acuerdos comerciales injustos para su país y políticas abusivas de otras naciones.

Después de pasar del discurso de campaña a la acción contra amigos y enemigos, ha aplicado impuestos a las importaciones de paneles solares y lavadoras, así como aranceles al acero y el aluminio, amenazó con imponer aranceles a productos chinos por 150.000 millones de dólares y ordenó investigar si hay que gravar las importaciones de vehículos, unidades de carga y autopartes, todo a nombre de la seguridad nacional.

“Él tira golpes o contraataca, y prospera en el conflicto”, declaró Hunter. “Es improbable que cambie. Mientras sea presidente es la postura que habremos de esperar”.


También te puede interesar

via Sin embargo

junio 11th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: