Esa luz que nos deslumbra a 50 años del movimiento estudiantil de 1968 (capítulo de regalo)

Eduardo Valle, conocido como “El Búho”, fue exdirigente del Consejo Nacional de Huelga y participó en el movimiento estudiantil de 1968. Durante la histórica Marcha del Silencio él fue el único orador donde mencionó la frase: Esa luz que nos deslumbra, título que el escritor Fabrizio Mejía Madrid acunó para su nuevo libro.

“No es una novela sobre el lado de los estudiantes que es lo que siempre vemos, es una historia que cuenta el lado del gobierno, el lado del ejército, de la gente que de veras no se enteró lo que estaba sucediendo entre los universitarios de la Ciudad de México, entre el Poli y la UNAM”, dijo el autor Fabrizio Mejía en entrevista para Animal Político.

Del lado del gobierno, Mejía Madrid contrapone la situación política con un sexenio liderado por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, que ordenó la matanza de los estudiantes, con un país donde los jóvenes se rebelaron contra la autoridad.

Mejía señaló que una de las razones por las que escribió este libro fue la idea de transmitir la memoria de los eventos de hace 50 años a la nueva generación, “según yo, no falta nada está todo lo que pasó, incluso cosas que no pasaron en el DF como lo de Canoa”.

A 50 años del movimiento estudiantil

Para Fabrizio el movimiento estudiantil del 68 fue una participación fuera de los canales de convocatoria de la autoridad contra la autoridad.  Ese hecho hizo del 68 un origen mítico en el sentido más antropológico de la palabra donde, todo lo que pasa -cuando se trata de participación directa de la gente, la ciudadanía o de rebelión- se dice que tiene un origen en el 68”.

Con 40 episodios en Esa luz que nos deslumbra, el autor lleva al lector por un recorrido de la historia, con “un ejercicio de soberanía nacional en el sentido más puro, es decir, no es una rebelión armada, ni uno solo de los participantes en el 68 se fue a la guerrilla. No hay uno solo, ni con la vía armada ni con la vía electoral”.

Mejía Madrid agregó: “los estudiantes no estaban pidiendo elecciones libres ni que hubiera IFE, si estaban en la calle y pedían hablar con el presidente es porque los desaparecían, los encarcelaban. Tan simple y poderoso como eso”.

El 68 y las nuevas generaciones

Hablar del movimiento estudiantil de 1968 a cinco décadas de que aconteciera muestra la reivindicación de los jóvenes mexicanos al momento de rebelarse y alzar la voz ante el gobierno y las autoridades en turno, por ello, una de las organizaciones más importantes del movimiento fue tener representación por escuela en el Consejo Nacional de Huelga. “Una representación que era irrevocable por las asambleas de las escuelas”.

“Las asambleas de las escuelas no eran tampoco autoridad, no había una dirigencia como tal, los que manejaban el movimiento eran las brigadas, eran los comités de lucha de cada escuela y para pertenecer a un comité de lucha bastaba con que te presentaras a la asamblea”.

A decir del autor, el chiste de una generación es que desobedezca, que se rebele. Creo que una de las cosas más importantes de la generación millennial, es este cuidado que tiene con los conceptos, los datos, las cosas que se dicen, es decir, toda la parte verificatoria del lenguaje y de las cifras, los hechos.

¿Por qué leer Esa Luz que nos deslumbra?, se le preguntó al autor.

“Es un libro que hice con la idea de transmitir la memoria de los eventos de hace 50 años a la nueva generación, donde las referencias históricas permiten al lector entender los hechos que acontecen en películas y documentales”.

“En las referencias fílmicas del 68 de esos años está Canoa que nada más son reacciones a trabajadores, que ni siquiera son estudiantes, sino trabajadores de la Universidad de Puebla que creen que les van a quitar a sus hijos y quemar la iglesia, entonces los matan”.

Otra de las referencias a las que hace mención el autor es la película Rojo Amanecer desde una de las perspectivas de uno de los departamentos de Tlatelolco; el largometraje Tlatelolco de Carlos Volado “que en realidad se centra -y él lo ha dicho como autocrítica- en una historia de amor  y no tanto en los hechos”, así como  El Grito, un documental hecho por estudiantes del CUEC, “igual es un poco confuso si no se tienen las referencias de qué es lo que está pasando”.

Fabrizio Mejía Madrid nació en México en el año de 1968. Es escritor y periodista, es autor de 30 libros entre los que destaca novelas, novelas históricas, crónicas y un cómic o novela gráfica.  Desde 2001 escribe en la revista Proceso y desde hace dos años es columnista semanal en ese mismo medio, además de haber colaborado en el diario La Jornada.

Animal Político con autorización del autor Fabrizio Mejía Madrid y bajo el sello de Editorial Grijalbo trae para ti un Capítulo de Regalo de la obra Esa luz que nos deslumbra.

//e.issuu.com/embed.js

Origen

via Animal político

septiembre 29th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: