Una compañía de Jeff Bezos vence a un veterano de vuelos espaciales

<![CDATA[

JACKIE WATTLES

NUEVA YORK – La compañía de cohetes Blue Origin de Jeff Bezos acaba de obtener un contrato importante. Los motores BE-4 de su compañía impulsarán al Vulcan Centaur de UnitedLaunch Alliance, un nuevo conjunto de cohetes cuyo objetivo será competir mejor con SpaceX de Elon Musk en cuanto a precios. Su primer lanzamiento está programado para 2020.

La adjudicación del contrato con ULA marca un voto de confianza de alto perfil para la empresa espacial de Bezos.

“Estamos muy contentos de que nuestro motor BE-4 haya sido seleccionado por UnitedLaunch Alliance. Es el principal proveedor de servicios de lanzamiento para misiones de seguridad nacional, y estamos encantados de formar parte de su equipo y de esa misión”, dijo el CEO de Blue Origin, Bob Smith, en un comunicado en el que anunció la adjudicación.

ULA, una empresa de propiedad conjunta de los contratistas gubernamentales tradicionales Boeing y Lockheed Martin, compite con SpaceX para lanzar satélites de seguridad nacional para el gobierno de Estados Unidos.

Pero la compañía dependía de los motores RD-180 rusos para poner en órbita su cohete Atlas V. Eso ha causado algunos dolores de cabeza políticos para ULA.

Bezos, quien ha dicho que financia Blue Origin en parte vendiendo alrededor de 1,000 millones de dólares de su propia participación en Amazon cada año, tuvo competencia para el contrato: la compañía aeroespacial AerojectRocketdyne, que también tiene una historia de proporcionar tecnología de propulsión para la NASA. así como cohetes existentes de ULA, también compitieron por el contrato de motor de ULA.

“ULA ha elegido los mejores sistemas disponibles para crear el Vulcan Centaur”, dijo el jueves el CEO de ULA, Tory Bruno, en un comunicado.

El gran triunfo de BlueLa victoria de Blue Origin no es una gran sorpresa. El BE-4 está más avanzado que el motor Aerojet comparable, denominado AR1, y se espera que sea menos costoso de fabricar.

Bruno previamente expresó su preferencia por el BE-4 de Blue sobre el AR1 de Aerojet.

El anuncio “no obstante es bastante significativo”, dijo Bill Ostrove, analista espacial de Forecast International. “El hecho de que [Blue Origin] fue capaz de derrotar a una empresa establecida y famosa como Aerojet… es una gran victoria para una startup”.

Bezos fundó Blue Origin en 2000. La compañía solo ha lanzado vuelos de prueba de su cohete suborbital New Shepard, que planea usar para llevar a los turistas en viajes cortos y escénicos.

La empresa comenzó a desarrollar el BE-4, un motor de cohete masivo destinado a vehículos de lanzamiento mucho más potentes en 2011. El BE-4 completó su primera prueba de ignición el año pasado.

La adjudicación del contrato de Blue Origin significa que la compañía seguirá adelante con los planes para abrir una instalación de fabricación masiva en Huntsville, Alabama. La firma dijo en julio del año pasado que construiría una planta de 200,000 pies cuadrados que generará hasta 400 nuevos empleos de manufactura si lograba obtener el trato de ULA.

Esto también coloca a Blue Origin en la envidiable posición de producir motores BE-4 para dos cohetes diferentes que finalmente competirán entre sí para los contratos de lanzamiento.

Además de suministrar al Vulcan de ULA, el BE-4 alimentará el propio cohete de Blue Origin, llamado New Glenn.

Esos dos cohetes también competirán contra compañías como SpaceX y Northrop Grumman para obtener lucrativos contratos de lanzamiento militar.

‘Gran derrota’La victoria de Blue Origin marca una “gran derrota” para Aerojet porque esencialmente deja a la compañía fuera del mercado para desarrollar motores principales para cualquiera de esos vehículos de lanzamiento pesado, dijo Ostrove.

SpaceX fabrica motores para sus cohetes Falcon, y se espera que Northrop Grumman haga lo mismo con su cohete OmegA.

No obstante, Aerojet todavía tiene un sólido negocio en la construcción de motores más pequeños, incluido uno que alimentará la etapa superior de Vulcan. También produce motores para el SpaceLaunchSystem de la NASA.

Steve Warren, vicepresidente de comunicaciones de Aerojet, dijo a CNN el jueves que el AR1 de Aerojet aún se puede usar para impulsar vehículos de lanzamiento de mediano alcance.

“Esto podría convertirse fácilmente en el motor de batalla para Estados Unidos”, dijo.

Ostrove es escéptico. “Es difícil ver un lugar para eso en el mercado”, dijo. “No hay mucha actividad en ese mercado de lanzamiento de clase media”.

]]>

via Expasión

septiembre 29th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: