Humano v.s. máquina ¿Quién gana el argumento?

<![CDATA[

SAN FRANCISCO, California (Expansión) – Su voz femenina puede sonar cálida pero no deja de ser artificial, sin embargo, la lógica detrás de sus palabras y la manera en la que hila una oración con otra le permite construir argumentos válidos para debatir en público frente a un humano.

Ella, como sus desarrolladores se le dirigen, es una máquina bajo el nombre Project Debater y es el resultado del trabajo de seis años y medio de los investigadores israelíes Noam Slonim y Ranit Aharonov, de IBM.

La idea que surgió luego de una hora de lluvia de ideas en una pequeña oficina en Tel Aviv –hace ocho años– quedó plasmada en una lámina de Power Point y este lunes se materializó en el primer debate público entre una máquina de inteligencia artificial y un ser humano en un auditorio en la ciudad de San Francisco.

“Lo hizo bien. Me parece que fue muy bien aunque yo estaba cauteloso todo el tiempo”, dijo Slonim, uno de los desarrolladores de Project Debater a Expansión, tras el debate.

Si bien en el intercambio entre la máquina y Harish Natarajan –finalista mundial de debate en 2016–, los argumentos del académico se impusieron, para su desarrollador presenciar a la máquina en funcionamiento significa una muestra de hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial y cómo podría, en algún tiempo, contribuir a mejorar el pensamiento humano.

Recomendamos:

“Nos va a ayudar a mejorar cómo pensamos”, dijo Slonim, entre las pausas del debate.

Slonim recuerda que la idea de crear Project Debater surgió después de que IBM mostrara en el programa de concursos Jeopardy cómo su desarrollo de inteligencia artificial, Watson, era capaz de ganar la partida al analizar inmensas cantidades de información en segundos.

Seguido del programa, IBM lanzó una convocatoria a sus investigadores para desarrollar el siguiente reto para la compañía.

“Era un solo slide”, recordó.

“Nos sentamos una hora y sacamos muchas ideas hasta que le dije (a su compañera de investigación) ¿Qué tal desarrollar una máquina que pueda debatir con un humano?”, dijo.

“Mandamos la lámina, que tenía que cubrir siete puntos incluído si llevarlo a cabo no rompía ninguna ley natural y si sería inspirador. (…) Fue un año de revisión y nos eligieron. Empezamos a trabajar en junio de 2012, con un equipo muy pequeño, y todas las personas de ese equipo trabajaron solo en eso por todos estos años”, dijo.

Hoy, a seis años y medio de desarrollo, Slonim advirtió que Project Debater es capaz de analizar 10,000 millones de oraciones y con base en el algoritmo de inteligencia artificial procesa cuatro principios sobre cómo los humanos piensan un argumento y de esa manera es que, ella es capaz de construir una narrativa lógica para debatir.

“La manera en la que usa las 10,000 millones de oraciones es que va desarrollando su narrativa a partir de lo que sabe y de manera simultánea va desarrollando una narrativa para el argumento contrario (desarrolla ambos) y es así que va encontrando declaraciones que ella pueda usar en su favor”, dijo el investigador.

Slonim aclaró que tal como está construido el “cerebro” de Project Debater actualmente no es capaz de interpretar emociones. Si la escuchas hacer una broma o un comentario sarcástico eso en realidad es parte de los perfiles argumentales precargados en el sistema. Por ahora, el objetivo de los desarrolladores es nutrirla con más información para que aprenda a debatir mejor y no sobre un solo tema.

Lee también:

“Ella no aprende a debatir sobre un tópico en particular, está aprendiendo a debatir en general. Es como enseñarle a un niño a argumentar, quieres que aprenda la noción general de lo que es debatir en una discusión, no solo para un tema”, dijo.

Slonim recordó que incluso hace dos años, durante las pruebas, el algoritmo era aún débil y no podía enfocarse en un solo tema.

“El sistema divagaba. Fue un debate sobre la importancia de la educación física y la máquina empezó a hablar de educación sexual. El moderador trataba desesperadamente de regresar al tema pero seguía hablando de educación sexual. Todo mundo se reía, menos yo”, apuntó el investigador.

Slonim dijo que este incidente provocó uno de los últimos cambios de dirección en el proyecto y ajustes al algoritmo para hacerlo más preciso aunque sacrifique cobertura de temas.

“Se pierde cobertura de datos y rapidez pero está bien, prefiero que sea una tecnología precisa”, aseguró y aclaró que Project Debater tarda entre uno y dos minutos para procesar un nuevo argumento aunque la idea es que en un futuro se puedan tener conversaciones más dinámicas con ella.

Hacia futuro, Slonim asegura que proyectos de inteligencia artificial como éste ganarán conciencia de sí mismos y desarrollarán argumentos fuera del script. Hoy lo que sabe es porque un humano se lo enseñó.

“En la última respuesta me pareció que sutilmente se salió del discurso y eso me parece increible. Me pareció que eso es un paso hacia adelante, hacia lo que puede hacer en el futuro”, dijo.

]]>

via Expasión

febrero 13th, 2019 by
A %d blogueros les gusta esto: