Hong Kong apuesta por el continuismo y elige a Carrie Lam como jefa ejecutiva

Hong Kong decidió hoy designar por primera vez a una mujer, Carrie Lam, como jefa ejecutiva de la ciudad, en unas restrictivas elecciones que ganó la candidata preferida por el Gobierno chino y la opción más continuista.

Lam, actual “número dos” del Ejecutivo hongkonés y que ha desarrollado toda su carrera en distintos puestos de la administración local, venció con 777 votos de un comité electoral de 1.200 personas de la elite local, y ahora afronta el reto de gobernar una urbe de siete millones de habitantes más dividida que nunca.

La candidata ganadora prometió “curar la división social” y defender los intereses de Hong Kong frente a Pekín, en sus primeras palabras después de ser elegida como mandataria de la excolonia británica, un cargo que asumirá el 1 de julio.

“Hong Kong está sufriendo una división bastante grave y ha acumulado mucha frustración. Mi prioridad será curar la brecha, aliviar la frustración y unir a nuestra sociedad para avanzar”, dijo Lam, consciente de que su elección, favorecida por la influencia de Pekín en las votaciones, no cuenta con la aprobación popular.

Lam ganó un proceso electoral carente de candidatos independientes y muy criticado por grupos prodemocracia, desbancando a John Tsang, su rival más cercano y el favorito de los ciudadanos según los sondeos, que sólo obtuvo 365 votos.

Su victoria fue anunciada entre abucheos de los representantes democráticos del parlamento hongkonés críticos con el sistema de selección y de unas doscientas personas que pasaron la mañana electoral protestando a las puertas del Centro de Convenciones de Hong Kong, el lugar donde se celebró la votación.

“La unidad se logrará paso a paso”, dijo la futura mandataria, “pero por favor, dadme una oportunidad y tiempo”, pidió en su comparecencia.

La victoria de Lam refleja el continuismo de China por controlar e influir en sus relaciones con Hong Kong, que viven sus momentos más tensos después de que las manifestaciones de la Revolución de los Paraguas de 2014 exigiendo más democracia no hicieran más que aumentar el resentimiento social sobre la injerencia de Pekín en el desarrollo de la ciudad.

“Yo también quiero más democracia en Hong Kong, pero Hong Kong se enfrenta a muchos problemas. ¿Por qué no empezamos primero por los asuntos más fáciles?”, dijo Lam para evitar responder si durante los próximos cinco años estará en su interés el de luchar por un futuro sufragio universal para la ciudad.

Vivienda, educación, sanidad y el futuro de los jóvenes de Hong Kong serán las prioridades de la recién elegida jefa del gobierno, según enumeró, consciente de que hereda una ciudad castigada por las crecientes desigualdades sociales, los altos precios de la vivienda y una economía ralentizada.

Su elección fue criticada por los principales promotores de las protestas de 2014 en las que se pedía sufragio universal y candidatos independientes.

“Es una pesadilla para Hong Kong”, dijo el activista estudiantil Joshua Wong, de 20 años, uno de los líderes de la Revolución de los Paraguas, tras hacerse oficial la victoria de Lam.

“Teóricamente, el jefe ejecutivo debe ser un puente entre el Gobierno central y el pueblo de Hong Kong, pero Lam será un puente inclinado, sólo nos dirá lo que Pekín quiere y no reflejará lo que la gente quiere del régimen comunista”, dijo Wong a través de la formación política que lidera, Demosisto, surgida para defender el carácter autónomo de Hong Kong frente a China.

El Gobierno chino, por su parte, manifestó su aprobación por el nombramiento de Lam a través de un comunicado emitido por su Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, donde dijo que el proceso electoral fue “justo” y la ganadora “cumple los estándares establecidos para el jefe ejecutivo, incluidos el de amar el país y Hong Kong, tener nuestra confianza, poseer capacidad para gobernar y gozar del apoyo del pueblo hongkonés”.

Lam será investida como jefe del ejecutivo de Hong Kong el próximo 1 de julio, coincidiendo con el 20 aniversario de la devolución de la entonces colonia británica a China, en un acto al que probablemente acuda el presidente chino, Xi Jinping, cuya visita sería la primera a la ciudad sureña desde que tomara posesión de ese cargo en 2013.

El nombre de Lam se une al de un grupo de mujeres líderes que han ascendido a las máximas cotas del poder en Asia oriental en los últimos años, incluyendo la actual presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y la surcoreana Park Geun-hye, recientemente destituida.

Efe

via La Razón España

marzo 26th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: