El gigante tecnológico Samsung anunció que planea comercializar una versión remodelada del teléfono inteligente Galaxy Note 7, el modelo retirado del mercado el año pasado por unas baterías propensas a incendiarse.

Después de reportarse repetidos incidentes de incendio, la producción del Note 7 fue cancelada en octubre tras retirar los móviles del mercado, apenas dos meses después de su lanzamiento.

Una investigación posterior encontró problemas de fabricación en las baterías suministradas por dos compañías diferentes, Samsung SDI Co Ltd y Amperex Technology Ltd.

Lee: Las tablets están lejos de morir: Samsung México

Analistas de la empresa surcoreana e investigadores independientes determinaron que el único problema estaba en las baterías, lo que elevó las especulaciones de que Samsung recuperará parte de las pérdidas al vender los Note 7 remodelados.

Una persona familiarizada con el asunto dijo en enero que la empresa consideba la posibilidad de vender versiones remodeladas del dispositivo o usar algunas partes.

No obstante, el momento del anuncio de que volverá a vender un renovado Note 7 sorprenderá a algunos, poco antes de lanzar el miércoles su nuevo teléfono S8 en Estados Unidos, su primer teléfono de gama alta desde la debacle del año pasado.

Lee: Bixby, el nuevo asistente de Samsung que quiere competir con Siri y Alexa

via Expasión