La esposa de Fillon pudo falsificar un documento para justificar su empleo

Penelope Fillon, la esposa del candidato conservador a la Presidencia de Francia, pudo falsificar un documento para justificar su empleo como asistenta parlamentaria de su marido, según publica hoy la prensa. El diario “Le Parisien” desvela un contrato que, según los investigadores, constituiría la prueba de que los Fillon falsificaron documentos, lo que puede traducirse en la principal acusación contra ellos.

Esta nueva revelación llega el mismo día en el que está previsto que Penelope Fillon comparezca ante los tres jueces instructores que investigan su presunto empleo ficticio, interrogatorio al término del cual puede ser imputada.

A diferencia de su esposo, que fue imputado el pasado día 14 por malversación de fondos, Penelope puede también ser acusada del cargo de estafa agravada, a causa de las sospechas sobre la falsificación de ese documento.

Según el rotativo, los agentes encontraron el documento presuntamente falsificado durante el segundo registro que llevaron a cabo en el despacho de François Fillon en la Asamblea Nacional, el 10 de marzo pasado.

Entre los papeles de la secretaria del diputado se halló una carpeta en la que aparecían nóminas no rellenadas, que datan de 2012, a nombre de la esposa de Fillon en las que figuraba que su contrato como asistenta parlamentaria era de 20 horas semanales.

Los documentos entregados en el primer registro, sin embargo, indicaban que la duración de su contrato era de 14 horas semanales, por las cuales Penelope Fillon cobró 3.872 euros mensuales brutos.

En paralelo a ese trabajo en el Parlamento, la esposa del ahora candidato tenía otro contrato a tiempo completo con la revista “La revue des deux mondes”, dirigida por un amigo de su esposo, por el que se embolsó 5.000 euros mensuales brutos.

El problema es que la ley francesa impide acumular dos contratos a tiempo completo, lo que, en caso de que el que Penelope Fillon tenía con la Asamblea Nacional fuera de 20 horas, supondría una ilegalidad.

Por ello la acusación sospecha que los Fillon pudieron haber falsificado ese documento para dar legalidad a ambos trabajos simultáneos.

El candidato, por su parte, continua defendiendo su inocencia y acusando al actual presidente, François Hollande, de haber creado un complot contra él para evitar que llegue al Elíseo.

Una línea de defensa que, según los sondeos, no está dando resultados por el momento.

Una encuesta difundida hoy por el consorcio de medios públicos revela que el candidato conservador se queda tercero con el 18 % de las intenciones de voto en la primera vuelta que se celebrará el próximo 23 de abril, por detrás de la ultraderechista Marine Le Pen (25 %) y del socio-liberal Emmanuel Macron (24 %). Efe

via La Razón España

marzo 28th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: