Miroslava Breach, periodista asesinada en Chihuahua el 23 de marzo pasado, reportó la infiltración del crimen organizado en la política, con la imposición de candidaturas.

De acuerdo con el gobernador Javier Corral, a Breach la mataron como represalia por el trabajo periodístico que desarrolló, publicado en medios como La Jornada.

El pasado 4 de marzo, ella firmó en ese periódico una nota con el título “Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua”.

En ella relató que grupos del crimen organizado “lograron infiltrar las listas de candidatos a alcaldes, principalmente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque también las del Partido Acción Nacional (PAN), para las elecciones del 5 de junio en municipios serranos y en corredores de trasiego de droga”.

La nota de Miroslava indicó que “desde principios de febrero, antes de la emisión de la convocatoria del PRI, los aspirantes más fuertes a las presidencias municipales de Namiquipa, Bachíniva, Urique, Uruachi, Guazaparez, Guachochi, Batopilas y Buenaventura recibieron mensajes intimidatorios, presuntamente del crimen organizado, ordenándoles no participar en los procesos internos ‘porque solo habría un candidato’”.

En el reporte se agregó que en el municipio de Bachíniva, “pistoleros” de un hombre llamado Arturo Quintana, conocido como El 80 -presunto líder del cártel de La Línea-, enviaron una advertencia para que fuera postulada por el PRI la suegra del líder criminal, Silvia Mariscal, “que desde hace seis años tiene el control territorial en ese y otros municipios”.

El Diario de Juárez publicó el 22 de marzo pasado que el PRI había quitado a Silvia Mariscal de la posición de precandidata, después de que fueran cuestionados sus vínculos con el crimen.

El medio La Jornada indicó que Miroslava, también columnista del diario Norte de Ciudad Juárez, tenía en proceso una investigación sobre “la perforación ilícita de pozos de agua y la compra de equipos de alta tecnología para riego en al menos nueve municipios de la entidad, todo ello como parte de una operación de lavado de dinero del narcotráfico”.

Miroslava comentó esa investigación a por lo menos tres personas, sin conocer a detalle la información que poseía la periodista, apuntó La Jornada.

Otros reportes de la periodista fueron sobre movilizaciones de campesinos, o el asesinato de dirigentes indígenas como Juan Ontiveros Ramos. También cubrió el tema del asesinato de Marisela Escobedo.

El 14 de marzo pasado, firmó una nota titulada “Investiga la FGE de Chihuahua cementerios clandestinos en El Largo Maderal”, sobre la ubicación de fosas clandestinas en la comunidad El Largo Maderal, municipio de Madera.

En diferentes entrevistas, el gobernador Corral dijo que la principal línea de investigación sobre el asesinato de Miroslava es que ella denunció y documentó el vínculo de la política estatal con el narcotráfico, sobre todo en las candidaturas que se presentaron en varios municipios de la Sierra de Chihuahua.

“Fue una periodista que documentó constantemente la organización y la estructura criminal en Chihuahua”, apuntó Corral con la estación Radio Fórmula. “Con una persistencia e insistencia asombrosa”, agregó.

Miroslava ya había recibido amenazas, pero desestimó esos mensajes y no quiso denunciarlos, dijo el gobernador.

via Animal político