“No puedo comprenderte” o respuestas que no tienen sentido de acuerdo con la pregunta son algunos de los casos frecuentes que enfrentan los usuarios cuando se ponen en contacto con bots o asistentes virtuales automatizados para dar una contestación “humana”. Pese a ser herramientas de poca ayuda para las empresas, los bots, lanzados hace casi un año por Facebook, y las compañías que desarrollan estos continúan seduciendo a clientes.

“Lo que ha pasado con la industria es que en los últimos dos años ha explotado, empezaron aparecer compañías que hacen command bots que son bots que integran un esquema de preguntas y respuestas, que pueden ejecutar acciones pero que no tienen inteligencia artificial. Son la mayoría que están empezando a aparecer en Estados Unidos. Yo creo que muchas empresas están cayendo por esta tecnología por ansiedad”, dice Martín Frascaroli, CEO y fundador de Aivo, una firma que desarrolla chatbots con inteligencia artificial.

Facebook, que anunció la integración de estas herramientas a su plataforma de mensajería Messenger en abril de 2016, aceptó recientemente que los bots no cumplieron, en promedio, con el 70% de las solicitudes realizadas por usuarios, por lo que reducirá sus esfuerzos sobre este tipo de soluciones, según una nota de The Information.

Lee: Este bot se encarga de darte trabajo

Hasta septiembre pasado, solo en Facebook había 30,000 bots disponibles.

“Están apareciendo un montón de bots que no sirven para nada”, agrega Frascaroli.

El director de Aivo presume que sus bots incorporan inteligencia artificial que permite entendender las preguntas que se le hacen. Los algoritmos que tienen los bots de Aivo comprenden el contexto de la conversación y poseen la capacidad de entablar un diálogo.

Frascaroli acepta que los bots tienen la posibilidad de entender un 80% de la conversación, un buen nivel si se compara con el nivel de fracaso de los bots de Facebook.

Entre sus clientes está Movistar cuyo bot Nikko fue capaz de atender algunas preguntas realizadas por Expansión y que cuando no halló la respuesta, pasó la atención a un humano que en menos de dos minutos se puso en contacto a través de teléfono.

“Estamos lejos de que se logre un 100% de entendimiento que tiene que ver con la capacidad que tiene un humano para tomar una decisión con temas de ironía o cuestiones de la vida diaria”, precisa el ejecutivo.

Sin embargo para Vera Makarov y José María Pertusa, fundadores de Apli Jobs, una plataforma para emplear cuya principal herramienta de contacto es un chatbot, mencionan que pese a la nula inteligencia de algunos bots, estos permiten desempeñar funciones repetitivas que los humanos antes hacían.

Lee: Bots buenos vs. bots malos, la lucha que ocurre en internet

“Aún los bots tontos tienen una escala impresionante eliminado el 80% del trabajo manual”, precisa Makarov.

Pertusa explica que actualmente, startups como Apli y otros gigantes como Facebook, lo que buscan es centrarse en tareas específicas para los bots. Esto ha permitido tener tasas de éxito de hasta 90% en el caso de funciones como el bot de su firma, que es capaz de responder y ofrecer empleo a los miembros de su comunidad.

Estimaciones de Statista apuntan a que este mercado alcanzará un valor de casi 995 millones de dólares para 2024.

Pertusa acepta que tardará décadas para que el bot tenga la capacidad intelectual para responder tal cual y como lo hace un humano.

via Expasión