El Presidente Enrique Peña Nieto ha señalado al populismo como “un riesgo” para el desarrollo del país por presentar “soluciones fáciles, mágicas y sencillas” ante problemas complejos, justamente lo que miembros de su gabinete, e incluso él, han hecho al usar recursos públicos para condicionar la entrega de apoyos sociales a comunidades en pobreza en periodo preelectoral, así como mal gastar los recursos públicos, aseguraron investigadores que han definido el término.

Ayer martes le tocó al Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, participar en Tecamac durante un evento con adultos mayores a quienes entregó ahorros de retiro en compañía del Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, quien ha protagonizado entregas similares a lo largo de este mes con otros Secretarios.

Ciudad de México, 29 de marzo (SinEmbargo).– El Presidente Enrique Peña Nieto, frente a banqueros y empresarios, advirtió que el avance del populismo, que definió como “postular soluciones aparentemente fáciles”, pone en “riesgo” el desarrollo del país. Investigadores coincidieron en que el uso de programas sociales para captar votos de ciudadanos que viven en desigualdad y pobreza, en lugar de fomentar actividades productivas y programas de empleo formal para los sectores más desprotegidos es, precisamente, recurrir a “soluciones mágicas” e “ilusoriamente fáciles”, es decir, actos de populismo que el mandatario priista ha señalado más de una vez.

El discurso emitido en la 80 Convención Nacional Bancaria “El Dilema Global: Liberalismo vs Populismo” lo dio la semana pasada cuando las encuestas rumbo a 2018 muestran a Andrés Manuel López Obrador como claro puntero; y mientras miembros del gabinete del Gobierno federal han sido señalados por la entrega de apoyos sociales a cambio de las copias de credencial de elector en el Estado de México y Coahuila, dos entidades que celebrarán elecciones en junio para renovar Gobernador, actualmente con administraciones priistas. Los actos ya son investigados por la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade).

“Aunque en las declaraciones estos actores políticos y gubernamentales se digan en contra del populismo, siempre una expresión que se va asociar al populismo es el uso político-electoral de programas sociales y un gasto descontrolado [la mayoría al gasto corriente] y un mayor endeudamiento [aumento de la deuda pública del 10 por ciento anual frente al 5 por ciento de más ingresos tributarios] sin que eso signifique inversiones productivas y sin que vaya ni un solo punto porcentual a financiar proyectos productivos”, aseguró en entrevista José Nabor Cruz Marcelo, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

“No es que tuviera que llegar un candidato para 2018, Andrés Manuel López Obrador, para que esas circunstancias se den. Problemas asociados al populismo ya los estamos viviendo en la economía mexicana al día de hoy”, añadió.

En las dos últimas décadas, dijo Nabor Cruz Marcelo, la mayoría de los programas sociales se han utilizado más con fines político-electorales que en amortiguar y reducir la pobreza. Aunque enfatizó que el condicionamiento por el voto entorno al candidato del PRI, “no es privativo de ese partido político”.

Los resultados están ahí: los mismos niveles de pobreza y de desigualdad en la distribución del ingreso que hace 20 años. Aunque entre 2000 y 2012 se ha gastado 2.6 billones de pesos en programas sociales, documentó, al 2014, la pobreza alimentaria y de patrimonio no se ha reducido.

“Las tentaciones populista resurgen cuando la impopularidad y la mediocridad de las autoridades previas toca fondo”, expusieron los investigadores de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, César Cansino e Israel Covarrubias, en su texto “En el nombre del pueblo. Muerte y resurrección del populismo en
México”.

Ayer martes le tocó en Ecatepec al Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, participar en un evento con adultos mayores a quienes entregó ahorros de retiro en compañía del Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, quien ha protagonizado entregas similares a lo largo de este mes, cuando una encuesta de Grupo Reforma marcó un empate entre los candidatos para gobernar la entidad: Alfredo del Mazo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Delfina Gómez, de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); y Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN).

Aunque deberían continuar las transferencias sociales a través de Prospera y otros, “la clave” es crear más empleos formales e inversiones productivas para que ahí se ocupen a trabajadores, aseguró el economista José Nabor Cruz. Es un proyecto incluyente entre empresarios, sindicatos y gobierno a mediano plazo de entre 5 y 15 años donde se podrían ver reducciones de niveles de pobreza, especificó.

“Las experiencias latinoamericanas que son las más cercanas a nosotros exponen la necesidad de propiciar la creación de empleo formal y no contrataciones outsourcing sin antigüedad, sin seguro social y con baja productividad y bajos salarios”, afirmó el académico de la UNAM.

En el populismo, de izquierda o derecha, explicó Roberto García Jurado, del Departamento de Política y Cultura de la UNAM-Xochimilco, “se ofrece de manera directa y sencilla aquello que explícitamente el pueblo espera”.

“Se trata de una relación social por medio de la cual ambos, pueblo y líder, crean una realidad autocomplaciente. Esta relación lo impele a buscar soluciones rápidas y directas a los problemas sociales, lo cual muy frecuentemente conduce a tragedias y catástrofes del más diverso cuño”, añadió.

García Jurado explicó que el discurso populista se basa en un liderazgo carismático con una influencia determinante, la apelación directa al pueblo, y la superación de las instituciones políticas.

En el número “Debatiendo la democracia” de la revista Fundación por la Socialdemocracia de las Américas se añade que el populismo ha sido interpretado como una experiencia política “primitiva” que, al vincularse con prácticas autoritarias, paternalistas y clientelares, “ha obstaculizado” el desarrollo y consolidación de los sistemas democráticos.

Este martes, el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, arrancó el programa de recuperación de ahorros para el retiro. Desde ahí, el funcionario criticó las denuncias que se han hecho en torno a la entrega de programas sociales previo a las elecciones. Foto: Edomex Informa

También expone que el uso del gasto público es de corte “paternalista, parasitario y masivo, justificado precisamente en las supuestas necesidades de la
población. Además, este atributo expresa la pretensión de desactivar la capacidad crítica y de organización horizontal de la sociedad”.

En un foro internacional celebrado en Puebla, Santiago Levy, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aseguró que la pobreza y desigualdad persisten porque no se ha trabajado en la inserción de la población pobre en el mercado laboral.

Durante la última década, recordó Peña Nieto en el evento bancario celebrado en Acapulco, se ha observado la desaceleración económica en diversas regiones, la caída en el precio de las materias primas, así como un entorno de volatilidad financiera y aversión al riesgo. Además, dijo que la desigualdad social ha crecido en algunas regiones, lo que ha provocado “serios cuestionamientos” a los fundamentos del libre mercado.

Este modelo económico fue implementado en el país precisamente por el sector bancario en la década de los 30 y 40, como ha documentado la investigadora y economista María Eugenia Romero Sotelo en su libro Los orígenes del neoliberalismo en México.

“Bajo este panorama mundial, el riesgo de que las sociedades opten por salidas ilusoriamente rápidas va en aumento”, determinó el Presidente Peña. “No hay salidas fáciles, ni soluciones mágicas”, reiteró.

Hace tres semanas, el mandatario priista entregó créditos de vivienda durante un evento masivo en el municipio de Tecamac y envió besos a las mujeres presentes.

Aquel viernes, en que se inauguró el Auditorio Metropolitano para eventos culturales, también estuvieron la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga; el Secretario de Salud, José Narro; el Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas; y el director del Infonavit, David Penchyna.

En otros eventos del Estado de México, Ávila Villegas ha estado con el Secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer.

La semana pasada, el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, dijo durante la convención bancaria que se viven “tiempos de incertidumbre” y los paradigmas políticos y económicos vigentes durante décadas “son ahora objeto de reservas y cuestionamientos”.

“Hoy se alzan voces que nos convocan a regresar al pasado, a aislarnos e ignorar los cambios tecnológicos, económicos, sociales, que han transformado a México y al mundo; buscan restablecer modelos de otros tiempos, esquemas que quedaron agotados y que no nos permitirán promover el crecimiento y el bienestar que todos queremos”, declaró el miembro del gabinete del Gobierno federal.

Este martes, Meade Kuribeña, vestido con camisa café claro y camisa blanca, entregó alrededor de 150 cartas que permiten a los adultos de 65 años y más retirar dinero de su Afore en un evento en Ecatepec, Estado de México. También lo acompañó Mikel Arriola, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Al final, Meade se retiró del evento “en un vehículo Mercedes Benz, sin atender preguntas de los medios de comunicación”, detalló un reporte de Reforma.

Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México, durante la 80 Convención Nacional Bancaria definió al populismo en tres puntos:

–Un cuestionamiento profundo a los partidos convencionales, y a las instituciones, encarnándose en líderes carismáticos.

–Pretenden representar, entre comillas, al pueblo olvidado por los políticos convencionales.

–Proponen soluciones fáciles de vender, que generalmente son falsas. Y pretenden resolver problemas muy complejos de una manera muy simplista.

Esa misma semana, el diario local Vanguardia reportó a través de un video la entrega de más de 30 tinacos en Saltillo con la leyenda del Gobierno de Coahuila, gobernado por el priista Rubén Moreira. Habitantes denunciaron al medio la entrega condicionada del material.

En la publicación del material audiovisual en redes sociales, un habitante del municipio comentó que en colonias populares se entregan lentes y apoyos por la Secretaría de Salud estatal a nombre del “Gobierno del Estado” en temporada de elecciones.

En junio del año pasado, durante la Cumbre de Líderes de América del Norte, el Presidente Enrique Peña Nieto también aseguró que hay actores políticos que asumen “posiciones populistas y demagógicas” pretendiendo eliminar lo que ha tomado décadas construir.

“Eso liderazgos recurriendo al populismo y a la demagogia [parece que] vendieran en respuestas muy fáciles las eventuales soluciones a problema que enfrenta el mundo de hoy, lo cual no es así de simple y sencillo”, declaró a lado del Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau y del ex Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Barack Obama, por su parte, dijo que “le preocupaban” los pobres y las oportunidades para los trabajadores, por lo que “es populista”.

“Los que se transforman de la noche a la mañana no son populistas. Eso es ser cínico. Lo que dijo Enrique es correcto. A veces existen soluciones sencillas y rara vez se ven”, afirmó Obama.

De acuerdo con la investigadora y académica Soledad Loaeza, la historia de México está profundamente marcada por experiencias populistas desde la época de la Revolución, documentó en el artículo “La presencia populista en México” publicado por el Colegio de México.

La presencia populista en México surgió con la participación popular en la Revolución de 1910, abierta a obreros y campesinos; en los años veinte estuvo detrás del poder de Álvaro Obregón; reverdeció en 1934 durante la presidencia de Lázaro Cárdenas.

Se impuso nuevamente entre 1970 y 1976 en la presidencia de Luis Echeverría; su sucesor José López Portillo “se rindió a la seducción” de la presencia populista en los tres últimos años de su gobierno; pero Miguel de la Madrid la denunció como “el adversario más peligroso” para la recuperación del país después de la severa crisis económica de 1982, que se prolongó hasta 1987.

Sin embargo, Carlos Salinas de Gortari “se acogió a su manto protector” para salvar la aguda crisis política que provocó la accidentada elección de julio de 1988. Entre 1994 y 2000, Ernesto Zedillo advirtió como si fuera “el enemigo que se agitaba en nuestro seno”.

En los últimos dos años, el Presidente Enrique Peña Nieto lo ha señalado como “un riesgo” para el desarrollo del país.


También te puede interesar

via Sin embargo