Los grupos políticos mayoritarios de la Eurocámara reclamarán que Reino Unido pague los costes del “brexit” y la prohibición de acuerdos bilaterales entre Londres y sus ex socios en una resolución que votará el pleno la próxima semana.

“El acuerdo financiero con Reino Unido debe incluir las obligaciones legales que emanen de los compromisos presupuestarios que el país tiene pendientes, así como hacer provisiones para las partidas que no figuran en el balance, las obligaciones condicionales y otros costes financieros que puedan surgir como consecuencia de la salida”, señala el texto al que tuvo acceso Efe.

Los eurodiputados, que deberán dar el visto bueno al acuerdo del “brexit”, se oponen a que Londres pueda llegar a acuerdos o tratos especiales por sectores con la UE y dejan claro que tras su salida el socio británico pasará a ser “un país tercero”.

La resolución se refiere específicamente al acceso a los servicios financieros de la UE y al mercado único y de aduanas, los que consideran podrían interesar en mayor medida a la City.

Sí abren la puerta “si contribuye adecuadamente al presupuesto”, a que el Reino Unido pueda sumarse a programas comunitarios abiertos a otros países como Erasmus.

La resolución recuerda que es contrario a los tratados que los antiguos socios de Reino Unido cierren acuerdos de forma bilateral, en vez de sumarse al acuerdo de la UE como bloque con Londres.

Al mismo tiempo, recuerdan a Londres que no puede empezar a cerrar acuerdos comerciales con terceros países antes de terminar las negociaciones de salida, pues ello sería contrario al derecho comunitario que durante los próximos dos años, que le será aplicable.

El acuerdo del “divorcio” deberá, entre otras prioridades, según la Eurocámara, aclarar sobre el estatuto legal de los británicos que viven en la UE y viceversa, así como provisiones sobre sus derechos fundamentales tras el “brexit”.

Piden “lo antes posible” un acuerdo sobre la reubicación de las dos agencias comunitarias que deberán salir de Reino Unido cuando ya no pertenezca a la UE, la Autoridad Bancaria Europa y la Agencia Europa del Medicamento.

via La Razón España