El pasado 22 de febrero, en la Secretaría de Educación Pública (SEP), el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que el convenio entre su gobierno y el sector privado para formar técnicos combinando el aprendizaje de las aulas con el de los centros de trabajo, firmado seis días antes, es uno de los esfuerzos de su administración para llevar a cabo "la mayor transformación educativa de las últimas décadas".

Presentado como Modelo de Formación Dual, se trata de un esquema probado en Alemania —donde 60% de los jóvenes de bachillerato está inscrito en él— y cuyo principal objetivo es dotar a los alumnos del nivel medio superior con herramientas para la vida laboral, así como aumentar la productividad y la competitividad de las empresas.

“Es un diseño interesante que nos ha permitido crecer, pero sobre todo aspirar a que se convierta en un modelo de formación en todos los renglones, de manera que sea un impulso a la productividad nacional”, dice en entrevista con Expansión el subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Rodolfo Tuirán.

Aunque este modelo inició con un programa piloto en 11 entidades hace cuatro años, en coordinación con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Cámara México-Alemana, el reciente convenio entre el gobierno federal y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) —que concentra a la mayor parte de los organismos empresariales del país— prevé que el esquema alcance otras alturas.

via Expasión