La canciller alemana, Angela Merkel, hizo una defensa ayer sobre la integridad territorial de los Estados de la UE. No hizo referencia expresa ni a Escocia, que tras activarse el Brexit quedaría fuera de la UE al ser un territorio de Reino Unido, ni tampoco a Cataluña, que apuesta por un referéndum de independencia, pero que cree que podría seguir en la UE después. Sin embargo, sus palabras tenían una clara advertencia. «Estamos en países como Ucrania con el principio de la unidad territorial. El principio de la paz tras la Segunda Guerra Mundial no debe volverse a poner a prueba. Si no, el proyecto europeo estaría en sus últimos días», advirtió Merkel, que abogó por proteger las fronteras de la UE. La canciller germana hacía hincapié en que el principio de integridad territorial «no debe ser puesto otra vez a prueba». Algunos interpretaron sus palabras como una manera de cerrar las puertas al secesinismo en Europa.

Antes de su intervención, el presidente Mariano Rajoy, había hablado con Merkel en el plenario del congreso que los populares europeos (PPE) celebraron en Malta, aunque sus palabras se referían a un contexto genérico. En la misma línea, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aseguró que «debemos decir alto y claro que los nacionalismos y separatismos que intentan debilitar la UE son lo contrario de un patriotismo moderno».

Asimismo, Merkel defendió durante su discurso el polémico acuerdo con Turquía para frenar el flujo de refugiados de Siria. «Hicimos bien», reivindicó la líder democristiana. La canciller recordó que «la UE tiene fronteras exteriores» que es necesario defender y se mostró dispuesta a colaborar con los países del Norte de África para frenar la inmigración irregular.

via La Razón España