Fotos: Especial

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México alertó que en grupos y chats de las redes sociales Facebook y la rusa Vkontakte se ha popularizado el llamado “Reto de la ballena azul” o “Reto de los 50 días” , riesgoso para la integridad y vida de niños y jóvenes.

¿Qué es el reto de la ballena azul?

Se pide a los jóvenes realizar distintas pruebas durante 50 días, que van desde levantarse a las 4:20 horas, ver películas de terror, cortarse las manos, ponerse en la piel una marca con la forma de una ballena azul o saltar de edificios. “También se menciona que una vez iniciado el juego no se puede salir, ya que amenazan con matar a la familia del participante”, señala la alerta, emitida a través de la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva.

Por lo anterior, recomienda conversar sobre esta dinámica con amigos, alumnos, compañeros y familiares para plantear los riesgos que representa cumplir con estas actividades, sobre todo para niños y jóvenes.


Casos de suicidios en Rusia

Decenas de suicidios en Rusia por “la ballena azul” Sobre este reto, en Rusia, las autoridades lo vinculan con varios suicidios e intentos de privarse la vida.

The Siberian Times reporta el caso de las adolescentes Yulia Konstantinova, de 15 años, y Veronika Volkova, de 16, quienes en febrero pasado se lanzaron del techo de un edificio de 14 pisos en Ust-Ilimsk, región de Irkutsk.

Yulia dejó una publicación con la leyenda “Fin” en su página social, junto con la foto de una ballena azul, vista como un símbolo de este reto que concluye con la privación de la vida.

Incluso el año pasado hubo una detención de un joven de 21 años, Phillip Budeikin, supuesto cabecilla. Tras su captura hubo una reducción de casos; sin embargo, hay temor nuevamente.

El joven fue acusado de organizar una cadena de ocho “grupos suicidas” entre 2013 y 2016. Como resultado, 15 adolescentes se suicidaron y otros 5 fueron rescatados en el último momento. Entre 2015 y 2016 la policía documentó 130 casos de suicidios entre adolescentes.

via La Razón