65.100 millones costará el divorcio más caro de la historia

«Prefiero que no haya acuerdo a un mal acuerdo», ha reiterado en repetidas ocasiones la premier británica, Theresa May. El desafío, sin embargo, sólo sirve para dar munición a los tabloides más nacionalistas de Inglaterra. Porque el Brexit duro tiene un precio demasiado caro para Reino Unido y su cuenta sale a dividir entre los cuatro socios que aún conforman Gran Bretaña, por los 27 que costearían la minuta del lado continental. El departamento del Tesoro ha advertido que el «no acuerdo» –que, para empezar, implicaría un encarecimiento del 10% de los vehículos, del 15% en los alimentos y del 36% en los productos lácteos– significa perder los acuerdos comerciales que la UE mantiene con 53 países, lo que reduciría un 7,5% el PIB de la isla durante 15 años.

Por su parte, el Banco de Inglaterra se ha reconocido incapaz de calcular el impacto real del Brexit en la economía británica, pero remite a la siempre prestigiosa London School of Economics (LSE), que en un informe estima una reducción del 9,5% del PIB si no se logra un trato favorable con la UE y del 2,2% en el supuesto de que May y sus negociadores logren un acuerdo de libre comercio con la Unión.

Un impacto que no tiene en cuenta el coste añadido de la factura que aún tendrían que pagar los británicos a cuenta de los presupuestos comunitarios plurianuales 2014-2020: 25.400 millones en caso de que el divorcio sea amistoso y 65.100 millones si el pleito acaba mal. Aunque esos cálculos son aún aproximados, pues hay múltiples factores por negociar, son los más certeros puesto que están realizados sobre cantidades comprometidas. Y es que, si el divorcio acaba mal, a las cantidades que aún debe pagar Londres como estado miembro, habría que sumar los pagos que el marco financiero de la UE, «cerrado» y aprobado por todos los socios, incluyen hasta 2025. La cuenta del post-Brexit, en otras palabras.

Reino Unido no abandonaría la UE hasta principios de 2019 con lo que debe hacer frente a la factura correspondiente hasta esa fecha, como miembro de pleno derecho de la Unión, y negociar con sus todavía socios sobre el resto del dinero comprometido: 580.000 millones de euros para el periodo 2019-2025, de los cuales 28.900 estaban, en principio, destinados a Reino Unido.

Otro factor que entraría también en la negociación es el «descuento» que se aplica desde 1985 a Reino Unido, el denominado «cheque británico», por el que se le reintegra alrededor de un 66% de su contribución neta a las arcas comunitarias. El cómputo o no del «cheque» es relevante ya que, si se toma en cuenta esta devolución, la contribución británica a las arcas comunitarias durante el periodo 2009-20015 es del 12% mientras que si no se tiene en consideración, la contribución aumenta hasta el 15,7%.

Además, quedaría por negociar si la factura post-Brexit tiene o no en cuenta el «cheque británico» . De ser así, Reino Unido aún tendría que aportar 40.700 millones de euros brutos a las cuentas 2019-2025 (69.600 millones menos los 28.900 que recibiría).

Pero el coste del Brexit y del post-Brexit afecta también a España, la cuarta economía de la eurozona, que pasará a ser también la cuarta economía de la UE tras separación de Reino Unido. Las primeras aproximaciones de los analistas indican que a España le puede costar entre tres y cuatro décimas de crecimiento, lo que equivaldría a entre 3.340 y 4.450 millones de euros. BBVA Research cree que hay regiones más expuestas debido a la especialización de sus productos o sus servicios. Son los casos de Aragón, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Murcia o Navarra. Las primeras consecuencias del Brexit estarán en el incremento de la aportación española a las arcas comunitarias: 900 millones de euros más.

Lo que preocupaba a España de forma inmediata es qué podía pasar con el turismo y la depreciación de la libra en un 10,52% en su relación cambiaria con el euro. No ha sido así en 2016 y en el arranque de 2017 .Hasta febrero, el número de turistas británicos (1,7 millones, ha aumentado un 14,6%. En 2016 gastaron 16.200 millones, un 12,8% más que en 2015 y el 21,2% del total. Reino Unido es el primer destino de las inversiones españolas en el exterior, con 76.084 millones. En el otro sentido, Reino Unido es el tercer inversor en España, con una inversión acumulada de 66.090 millones de euros, de un total de 502.663 millones.

via La Razón España

abril 1st, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: