Después que el Tribunal venezolano suprimió el contenido de las sentencias por las que asumían las competencias del Congreso y limitaban la inmunidad de los diputados cientos de personas volvieron a salir a las calles para exigir el “fin de la dictadura”. Las acciones del Tribunal desataron críticas internacionales y la convocatoria de reuniones extraordinarias de mecanismos regionales, como el Mercosur y el Consejo Permanente de la OEA.

Miembros de la oposición participan en una protesta contra el Presidente Nicolás Maduro. Foto: AP

Por Fabiola Sánchez

CARACAS, 1 de abril (AP) — El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela suprimió este sábado las acciones con las que había retirado sus poderes a la Asamblea Nacional y que desataron nuevas tensiones políticas en el país, aunque eso no evitó manifestaciones en contra de las autoridades.

Bajo la consigna de “no más dictadura”, cientos de personas bloquearon la principal autopista de la capital venezolana, en la tercera jornada de protestas contra el máximo Tribunal y el Gobierno.

Guardias nacionales y policías cercaron la manifestación y lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes, quienes aprovecharon para montarse sobre una de las tanquetas que se colocaron para impedir el avance de la marcha.

Algunos grupos de manifestantes se movilizaron hacia otras vías para tratar de avanzar hacia el centro de la ciudad pero fueron bloqueados por centenares de policías, con equipos antimotines.

Horas después que el Tribunal suprimió el contenido de las sentencias por las que asumían las competencias del Congreso y limitaban la inmunidad de los diputados, el Presidente Nicolás Maduro dijo que se había “superado exitosamente” la controversia entre dos poderes.

Durante un acto con militares en la ciudad costera de La Guaira, Maduro admitió que se generó una “situación compleja”, pero que se superó en pocas horas. “Cada país debe resolver sus problemas. Nadie debe meterse en los asuntos de otro país”, agregó.

Las acciones del Tribunal desataron críticas internacionales y la convocatoria de reuniones extraordinarias de mecanismos regionales, como el Mercosur y el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y el Mercosur.

En Buenos Aires, los socios fundadores del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) exigieron este sábado a Venezuela “asegurar la efectiva separación de poderes”.

El Mercosur se adelantó a la OEA, que el lunes realizará una reunión en Washington, y empezó el proceso de activación de la Cláusula Democrática para Venezuela. También dejó en claro que en caso de que el régimen de Nicolás Maduro no restablezca el orden democrático, será expulsada del bloque regional.

Sin ofrecer mayores detalles de los alcances de las medidas, el Tribunal Supremo indicó en su página de internet que se “suprime el contenido” de las sentencias que emitió esta semana. Hasta el momento se desconoce los cambios que se hicieron a los fallos debido a que el portal de la corte entró en “situación en mantenimiento”, según señala su página de internet.

Las sentencias aclaratorias de la corte se dieron horas después que Maduro pidió a esa instancia revisar sus decisiones luego que la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, denunció que eran violatorias de la constitución y representaban una “ruptura del orden constitucional”.

Sin embargo, el presidente del tribunal, Maikel Moreno, negó el sábado que esa instancia judicial haya despojado a la Asamblea Nacional de sus funciones, y sostuvo que reconocen la figura de la inmunidad parlamentaria. Agregó que los conflictos entre los poderes deben ser resueltos de acuerdo a lo que prevé la constitución.

En un encuentro con diplomáticos Moreno dijo que el tribunal nunca hará nada que atente contra la estabilidad del país.

Nicolás Maduro aplaudió la resolución del Tribunal Supremo. Foto: AP

El Diputado opositor Juan Miguel Matheus dijo a The Associated Press que Maduro decidió rectificar ante la “presión internacional” y el “resquebrajamiento” que se produjo a lo interno del oficialismo, evidenciado con la denuncia de la fiscal Ortega.

Matheus afirmó que los cambios a las sentencias no resuelven la crisis que enfrenta en Venezuela, y planteó que para superar la situación es necesario que se convoque a elecciones, se designe un Tribunal Supremo “independiente”, y se retiren las 56 sentencias que ha emitido en los últimos quince meses el máximo tribunal contra la Asamblea Nacional.

Las sentencias del Tribunal Supremo desataron una lluvia de críticas internacionales y llevaron a la OEA a convocar para el lunes a una sesión extraordinaria del Consejo Permanente para evaluar la crisis venezolana.

Bolivia, que se apresta a asumir la presidencia rotativa del Consejo Permanente de la OEA, dijo por intermedio de su embajador Diego Pary que velará por la democracia y que su tarea principal será fortalecer “el rol de los Estados” e impedir el plan de “agredir a Venezuela”.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, dijo que la oposición seguirá adelante con sus acciones de calle, en busca de impulsar elecciones y un cambio político en Venezuela.


También te puede interesar

via Sin embargo