Antes de “salvar al país”, el PRD debería tratar de “salvar algo” de lo que queda, dicen analistas

Alejandra Barrales Magdaleno, presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), anunció un día después de la renuncia masiva de 12 de los 20 senadores que conforman la bancada perredista en el Senado de la República, que el 8 de abril propondrá en el Zócalo de la Ciudad de México 10 puntos para cambiar el rumbo político del país.

Sin embargo, coincidieron politólogos entrevistados por SinEmbargo, el Sol Azteca no está en condiciones de modificar a México. Antes, debe hacer un intento por salvarse de la grave crisis que enfrenta, coinciden.

El PRD vive su peor momento desde su fundación, con una sangría y acusaciones de corrupción que van de la cabeza a los pies.

Ciudad de México, 3 de abril (SinEmbargo).- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) no está en condiciones de proponer un decálogo para cambiar el rumbo de la política nacional, antes debe salvarse a sí mismo antes de que se convierta en una fuerza política marginal o desaparezca, dijeron politólogos consultados por SinEmbargo.

Luego de la renuncia de 12 senadores a la bancada perredista en el Senado de la República, la dirigencia del Sol Azteca, encabezada por Alejandra Barrales Magdaleno, convocó a la militancia del partido, a los gobernadores perredistas y a Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a una gran movilización en el Zócalo capitalino el próximo 8 de abril para presentar 10 puntos para “enfrentar la situación que vive el país”, enviar un mensaje de que el partido “apoya las causas” de México y que la nación necesita de una “fuerza progresista” como el Sol Azteca.

“Si no se pueden recomponer ellos, menos al país. Me encanta su optimismo para recomendar sus 10 puntos para mejorar al país; primero que se recompongan ellos, porque los van abandonar los votantes y las bases, es irrisorio lo que pretenden”, dijo la politóloga y socióloga Ivonne Acuña Murillo.

Enrique Gutiérrez Márquez, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana (UIA), consideró que el PRD no tiene los elementos para construir un proyecto de país, pues “ni siquiera tiene un proyecto de partido”.

“Eso es gravísimo para el país, porque un partido que fue una verdadera opción de izquierda, ahora está desorientando, sin proyecto. Primero tendrá que recomponerse y ver si pueden salvar algo de ese partido”, afirmó.

Para José Antonio Crespo Mendoza, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el Sol Azteca no tiene salvación y en el mejor de los casos, dijo, se convertirá en parte de “la chiquillada” en 2018, pues es posible que pierda el registro en algunas regiones del país.

“Yo no creo que tenga salida el partido. Va mantener el registro, quedará como partido pequeño, pero no creo que pueda hacer mucho. Le pegó fuerte lo de Ayotzinapa, nadie asumió la responsabilidad, pero le afectó. La salida de Andrés Manuel López Obrador le generó un boquete que hizo que se fuera para abajo, porque el PRD nunca logró institucionalizarse, siempre se manejó con caudillos y ahora se quedó sin ninguno. Los jefes de ‘tribu’ no tienen fuerza para ser el próximo caudillo, así que lo veo totalmente débil”, aseguró.

Gustavo López Montiel, experto en partidos políticos del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), agregó que el partido se enfrentará a un “proceso complicado” para sortear la grave crisis por la que atraviesa, pues es una fuerza política que surgió a partir de la integración de muchos grupos.

“Los incentivos que tenía es que era la única organización de izquierda que podía conformar un frente; ahora ya no son los únicos, ahora está Morena [Movimiento Regeneración Nacional] conformado por grupos que se salieron del PRD que tienen en López Obrador un líder, y su principal incentivo es la capacidad electoral”, explicó.

Sin embargo los politólogos enumeraron los pasos que el Sol Azteca podría seguir para salvar lo poco que le queda. Un decálogo que debe tomar en cuenta antes de atreverse a proponer sus 10 puntos para cambiar el rumbo de la política mexicana.

EL DECÁLOGO PARA SALVAR AL PRD

1.- Reconocer que tienen un problema: el PRD no reconoce que pasa por su peor crisis y que está a punto de convertirse en un partido incluso hasta más pequeño que Movimiento Ciudadano (MC) o el Partido Verde Ecologista de Mexico (PVEM) (Ivonne Acuña).

2.- Cohesionarse internamente: el PRD está dividido en varios grupos: el que plantea apoyar López Obrador en la elección presidencial de 2018, los que quieren tener mejores positones para negociar, pero no desean acercarse aún a Obrador, y los que quieren alianzas con el Partido Acción Nacional (PAN). Deben llegar a un acuerdo y tomar un rumbo (Enrique Gutiérrez).

3.-No precipitar la salida de los líderes: el Sol Azteca no dialogó con el Senador Miguel Barbosa Huerta, por ejemplo. Lo amenazaron con expulsión y confrontaron. Parece que hay posturas irreconciliables al interior de los grupos. Ya son varios los líderes importantes que han abandonado las filas del partido (Ivonne Acuña).

4.- Discutir un proyecto en serio de partido: El Sol Azteca no tiene proyecto para su partido, no puede proponer proyecto para recuperar a México. Debe hacer una “cirugía mayor” a su visión como fuerza política (Enrique Gutiérrez).

5.- Refundarse: revisar el tema de las corrientes internas o “tribus”, pues los líderes de corriente han visto el beneficio propio y de su grupo, antes que el del partido (Enrique Gutiérrez).

6.-Apostar por López Obrador: si el PRD quiere obtener una votación “decente” y no debilitarse más en las elecciones de 2018, los que quedan en las filas perredistas deben sumarse a un solo candidato: Andrés Manuel (José Antonio Crespo).

7.- Discutir candidatos: revisar a conciencia los perfiles de los candidatos que van a lanzar en los comicios de 2018, porque están debilitados (Enrique Gutiérrez).

8.-Definir hacia qué votantes está enfocado: El PRD debe hacer un trabajo muy profundo, pensar en el ideario del partido, hacia qué votantes debe enfocarse, pues ha perdido el rumbo, su característica de partido de izquierda. Se volvió una izquierda dócil, blanda (Ivonne Acuña).

9.- Repensar sus liderazgos: el partido se ha quedado sin liderazgos. Por ejemplo, a Agustín Basave Benítez “no lo dejaron trabajar” y a Alejandra Barrales Magdaleno, “no se le reconoce autoridad”. La desintegración interna lastimó a sus liderazgos (Ivonne Acuña).

10.- Debe plantearse su verdadera dimensión y aprovechar las ventajas de su marca: revisar cuál es su alcance como partido político y, en base a eso, definir qué es lo que tiene que hacer para que en un contexto de desmantelamiento de sus estructuras, pueda mantener lo que la marca le permite tener; es decir, tener clara su capacidad electoral y su posición respecto a Morena, no sólo en términos electorales, sino en órganos de gobierno, congresos locales y el federal. Pensar en negociar hacer un frente con partidos como MC y el Partido del Trabajo (PT), lo cuales se han desvinculado últimamente del perredismo (Gustavo López Montiel).


También te puede interesar

via Sin embargo

abril 3rd, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: