#DichosyHechos | ¿Coahuila “está mejor” hoy, como dice Rubén Moreira? No. Las cifras lo desmienten

[NdeR: El fact checking o verificación de hechos ha sido retomado masivamente en el mundo. Sobre todo en la prensa de Estados Unidos, donde tienen un Presidente que acostumbra hablar –diríamos los mexicano– sin los pelos de la burra en la mano. O con mentiras. SinEmbargo lanza hoy este ejercicio, llamado simplemente “Dichos y Hechos”, que revisará frases, afirmaciones o documentos de figuras públicas con un claro objetivo: saber si están sustentados. “Dichos y Hechos” estará a cargo de la Unidad de Datos.]

EL DICHO: “Hoy las elecciones son más caras, mucho más caras que cuando las organizaba el estado. Hoy las campañas son mucho más largas que antes. Un municipio como Hidalgo, que tiene menos de 2 mil 600 electores y que tenía campañas de 10 días, hoy tiene campañas de 60 días. Entonces va a ser más cara la elección. Sí tenemos que seguir trabajando. El estado no se puede parar. Nosotros somos un gran estado y yo tengo que garantizar el crecimiento económico de la población y tengo que garantizar proteger a los niños y a las niñas y seremos muy estrictos tanto en el cumplimiento de las leyes electorales como seremos estrictos para que se proteja la gente en materia de seguridad” (Rubén Moreira Valdez, Gobernador de Coahuila, en entrevista exclusiva para el diario Vanguardia, marzo de 2017).

EL HECHO: Huele a elecciones en Coahuila y Rubén Moriera Valdez, el actual Gobernador, luce confiado, con el gesto tranquilo. En la entidad, desde hace semanas, el priista ha hecho ostento de las obras de infraestructura y de los apoyos que repartió entre la población. Twitter guarda testimonio de las dádivas: 3 millones de pesos en páneles solares para una planta de energía verde; 160 mil escrituras entregadas; una “inversión histórica”de mil millones de pesos en pavimentación durante su mandato. La lista es larga, e inclusive la Primera Dama, Angélica Rivera de Peña, ha apoquinado a las campañas de ayuda -si no es que a los actos de proselitismo político-, pues el 29 de marzo pasado, se presentó junto al Gobernador en el municipio de Piedras Negras para inaugurar el Albergue Transitorio “Camino a Casa” para menores de edad. Así, Moreira está tirando la casa por la ventana. Y cómo no. Dice estar comprometido con el estado hasta el último día de su gobierno; y está comprometido con mantener a su partido al frente de Coahuila, porque desde 1929 -con el entonces Partido Nacional Revolucionario- hasta la fecha, la entidad es un bastión intocable del PRI. Y desde 2005, bastión intocable de la familia Moreira Valdez. Su hermano Humberto, el ex Gobernador (2005-2011), hoy es recordado por la exorbitada deuda que le legó al estado: 36 mil 186.4 millones de pesos (en 2011), según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Pero a Rubén habrá de sucederlo no un hermano sino un amigo: Miguel Ángel Riquelme, el Alcalde de Torreón que en diciembre de 2016 pidió licencia para buscar la gubernatura. Y hoy, quien es el único precandidato tricolor de Coahuila, y quien de acuerdo con consulta Mitofsky, cuenta con 63 por ciento de aprobación popular luego de su gestión. La misma casa encuestadora refiere que el PRI aventaja, con 46.4 por ciento, la “preferencia efectiva” para Gobernador de Coahuila, seguido por el PAN (36) y el PRD (5.6). Quizá, por ello, también sonría Rubén Moreira. Además, el oriundo de Saltillo tiene otra razón para estar tranquilo, pues su entidad tendrá un financiamiento público de 176.07 millones de pesos para las elecciones del próximo 4 de junio, y el PRI se llevará la mayor tajada: 47.81 melones.

#DichosyHechos dice que Rubén Moreira Valdez tiene la razón al decir que los comicios de este año serán más caros que antes. Eso al menos en Coahuila y Nayarit, como puede verse a partir de los siguientes datos.

Elecciones caras: Las elecciones de Coahuila y Nayarit serán -en términos reales- las más costosas con relación a los procesos electorales de 2005 y 2011, indica el informe “¿Cuánto costará la democracia electoral mexicana en 2017?” de Integralia consultores. Las elecciones en Coahuila serán, en promedio, 42.1 por ciento más elevadas que en los últimos dos procesos electorales (261.7 millones de pesos en 2005 en comparación con 402.9 en 2017); y en Nayarit serán, en promedio, 81.6 por ciento más caras (de 98.2 a 180.7 millones). En cambio, en el Estado de México la elección para renovar la gubernatura será 11.8 por ciento menor que en 2005 (2 mil 684.2 en 2005 contra 2 mil 368.1 en 2017); y en Veracruz, debido a un proceso atípico, los comicios costarán mil 77 millones, por lo que no se le compara con años anteriores. Sucede que este año, “por única ocasión” –refiere Integralia-, “la entidad tendrá elecciones sólo para renovar ayuntamientos (no hay precedente en el estado, siempre han sido elecciones concurrentes o intermedias)”. Además, el estudio indica que el costo por elector será más elevado en Nayarit (222 pesos) que en el Estado de México (209), más elevado que en Coahuila (195) y Veracruz (193). Este año, estas cuatro entidades consumirán 4 mil 28.77 millones de pesos del erario público, el 13.6 por ciento del presupuesto total del Gobierno federal destinado al gasto electoral (29 mil 525.79 millones).

La tajada del PRI: De los más de 4 mil 28 millones de presupuesto para las cuatro elecciones de junio próximo, la mayor parte (58.8 por ciento) será destinada al gasto operativo de los organismos públicos locales electorales; 34.3 por ciento al financiamiento público de partidos estatales; y 6.9 por ciento para los tribunales electorales locales. Ésto quiere decir que los partidos políticos se repartirán un pastel de mil 383 millones de pesos, de los cuales, el Partido Revolucionario Institucional se llevará las mejores tajadas en el Estado de México (225.47 millones), Coahuila (47.81 millones) y Nayarit (16.99 millones). Sólo en Veracruz, el Tricolor (79.63 millones) tiene menos presupuesto que el PAN (89.65).

Los topes de gasto de campaña para Gobernador: El Estado de México tiene el tope más alto, con 285.57 millones de pesos, lo que según Integralia, representa un incremento de 16.4 por ciento -en términos reales- con relación a la última elección de 2011. Sin embargo, Coahuila es la entidad con la tasa de crecimiento más grande (157.8 por ciento), al pasar de 7.46 millones de pesos en 2011 a 19.24 millones en 2017. En el caso de Nayarit, el aumento fue de 11.36 por ciento. Para el grupo consultivo, el “incremento tan desproporcionado se explica por el cambio de fórmula: antes el tope se calculaba al multiplicar el 75 por ciento del factor que se establecía en ley por el número de registros de la lista nominal; actualmente el tope es el equivalente al 25 por ciento del financiamiento público para gastos de campaña”.

Rubén Moreira Valdez acertó al decir que las elecciones de este año serán más caras. ¿Pero qué decir del crecimiento económico de la entidad, la seguridad y la integridad de los coahuilenses, en fin, de las condiciones generales del estado? ¿Puede el Gobernador garantizar el bienestar de los ciudadanos a los que representa?

#DichosyHechos dice que Moreira dice verdades a medias, ya que aunque no todos los datos sobre su estado son negativos, los más críticos no arrojan resultados que sostengan que la entidad va mejorando. Al contrario. Los números señalan que la batalla en contra de la pobreza no ha dado tantos resultados; que la economía no ha crecido de manera adecuada cuando la deuda a saldar es enorme. Y que, entre tanto, las personas no se sienten seguras en su propia entidad. A continuación los hechos.

Seguridad: En noviembre del año pasado, al hablar sobre su Quinto Informe de Gobierno, Moreira dijo que “la seguridad es como caminar en una escalera eléctrica que va descendiendo y tu quieres subir. En el momento en que te paras tantito, bajas. Nunca llegas tal vez hasta arriba pero tú puedes ir avanzando y subiendo […]. El primero [reto para 2017] es mantener la seguridad, que no es un lugar a donde hayas llegado y no haya reversa”, manifestó. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, desde que Moreira asumió la gubernatura de Coahuila en diciembre de 2011, las violaciones y otros delitos sexuales fueron al alza en un 36 por ciento (pasando de 599 carpetas de investigación en 2011, a 813 en 2016), además de que el número de secuestros aumentó en 31.3 por ciento (de 16 a 21 casos). En cambio los delitos de robo, las lesiones y los homicidios dolosos, y la extorsión, fueron a la baja en 51.1, 8.5, 65.8 y 59.3 por ciento respectivamente. Empero, la población no ve lo mismo que el Secretariado, ya que de acuerdo con consulta Mitofsky, la mayoría de los coahuilenses encuestados (37 por ciento) opinó que la delincuencia y la inseguridad son el principal problema del estado, seguido de la violencia, los asesinatos y el secuestro (18 por ciento), además de la corrupción (14 por ciento).

Pobreza: Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2010, el 28 por ciento de la población en Coahuila (770 mil 665 personas) se hallaba en situación de pobreza. Para 2014, el porcentaje fue de 30.2 por ciento (885 mil 800 personas). Asimismo refiere que en ese periodo de cuatro años la pobreza extrema se cuadruplicó, pues pasó del 3 (82 mil personas) al 12.4 por ciento (109 mil 700 personas). Sólo la población vulnerable por salario o por carencias sociales decreció un poco, pasando de 39.1 en 2010 (1 millón 800 mil personas) a 35.3 por ciento (1 millón 36 mil personas) en 2014.

Crecimiento económico: De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, para el tercer trimestre de 2016, el crecimiento económico del estado fue del 0.2 por ciento, cuando debería tener un aumento anual de productividad de alrededor del 4.5 por ciento. En contraste, la deuda pública alcanzó ese año los 36 mil 945.9 millones de pesos (436.3 millones más que en 2011, cuando Rubén Moreira inició su administración), colocando a Coahuila como la quinta entidad más endeudada a nivel nacional, después de la Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz y el Estado de México. La deuda de Coahuila se come el 5.9 por ciento de su Producto Interno Bruto.

Salud, educación y otros indicadores clave: De 2012 a 2014 -los datos más actualizados del Coneval-, el rezago educativo sólo decreció en un 0.9 por ciento, afectando al 22.4 por ciento de la población (661 mil 900 personas). En ese mismo periodo, el acceso a la seguridad social de la ciudadanía mejoró en 2.4 por ciento. Al día de hoy, cerca del 30 por ciento de las coahuilenses (883 mil 519 personas) no tiene acceso a estos beneficios de Ley. Además, la carencia por acceso a la alimentación aumentó 2.3 puntos porcentuales, o bien, entre 2012 y 2014 hubo 17 mil 730 personas más que no consiguieron nutrirse de manera adecuada. Hoy suman más de 827 mil 376 personas, superando el 28 por ciento de la población local.

***

¿Verdad o mentira? VERDAD… A MEDIAS. Rubén Moreira Valdez dice la verdad al admitir que los costos de los comicios de junio próximo serán más caros que los anteriores. Pero su Gobierno no ha logrado el bienestar de la población y ello se ve reflejado en la información oficial.


También te puede interesar

via Sin embargo

abril 3rd, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: