El boicot mexicano al maíz de EU pega directo en los bolsillos de los votantes más duros de Trump

Dos meses después de que se lanzara el boicot “No Maíz Gringo”, la campaña inquieta a los productores y líderes de grupos de defensa de agricultura de Estados Unidos, así como a granjeros del Midwest: Nebraska, Iowa, Minnesota, Indiana y las dos Dakota. Estos estados votaron por Donald Trump en las elecciones del 8 de noviembre de 2016 y ahora su Presidente, un declarado opositor del TLCAN, los ha sometido a una fuerte tensión. El golpe no es cualquier cosa: México como el segundo comprador más importante de maíz en Estados Unidos. En 2016, la importación sumó 13 mil 800 toneladas métricas, por las que se pagaron 2 mil 603 millones de dólares.

Ciudad de México, 3 de abril (SinEmbargo).– El maíz amarillo se ha convertido en la eventual “arma” que México que podría utilizar a su favor en la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) con Estados Unidos. La posibilidad de que deje de adquirir el grano a productores y granjeros estadounidenses inquiera a este sector, que se ha puesto en “alerta máxima”: intentan recordar a Donald Trump “la importancia del comercio con México”, reportaron este lunes los diarios The New York Times y Los Angeles Times.

A dos meses de que se lanzara la campaña del boicot “No Maíz Gringo”, funcionarios de México incrementaron las diligencias y visitas a otros países con el fin de buscar otras opciones para la exportación e importación de alimentos, mientras que en el Senado de la República ya se presentó una iniciativa para eliminar la importación de maíz estadounidense de manera paulatina.

La campaña de boicot al maíz y los anuncios de funcionarios mexicanos sobre acciones para diversificar mercados, han provocado que productores y líderes de grupos de defensa de la agricultura de EU se inquieten, especialmente a los granjeros del Midwest, que han externado abiertamente su preocupación.

Esta región de EU, integrada por Nebraska, Iowa, Minnesota, Indiana y las dos Dakota –la del norte y la del sur–, ayudó fuertemente al triunfo del magnate neoyorquino en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre.

De acuerdo con The New York Times, la perspectiva de que los granjeros pierdan a uno de los sus principales compradores de maíz, así como otros productos clave, “ha sacudido a las comunidades agrícolas en todo el Medio Oeste americano, donde la producción de maíz es una parte vital de la economía. La amenaza es particularmente inquietante para muchos residentes de la zona de maíz porque gran parte de la región votaron abrumadoramente por el  Trump en la elección presidencial”.

Un informe del Gobierno estadounidense coloca a México como el segundo comprador más importante de maíz en Estados Unidos. En 2016, la importación sumó 13 mil 800 toneladas métricas, por las que se pagaron 2 mil 603 millones de dólares.

Iowa, Indiana, Wisconsin, Nebraska, Dakota del Norte y Dakota del Sur son los estados que más maíz le venden a México, pero también son los que más apoyan el discurso antimexicano del Presidente Trump, sostiene Armando Ríos Piter, Senador mexicano, quien recientemente presentó una iniciativa en Congreso de la Unión para reducir paulatinamente la compra del grano a EU hasta quedar totalmente eliminada en tres años.

El estado de Iowa es el mayor productor de maíz en Estados Unidos y exportó cerca del 75 por de su producción a México el año pasado, de acuerdo con LA Times, diario que también documenta la urgencia con que los productores de ese estado deliberan cuál será su respuesta ante la campaña que promueve la no compra de maíz americano.

De acuerdo con el periódico angelino, el Presidente de la Asociación de Cultivadores de Maíz de Iowa, Bob Hemesath, quien acepta que votó por Trump, está descontento con ciertas acciones del mandatario estadounidense en materia de comercio, principalmente, el de retirarse de los tratados comerciales que han ayudado a los agricultores del Mid West.

“México es uno de nuestros principales mercados”, aceptó en una entrevista con Los Angeles Times.

El Senador republicano Charles E. Grassley, también ha advertido que la consecuencias para los granjeros de Estados Unidos serán reales e inmediatas si Estados Unidos pierde las exportaciones a México, recoge el diario estadounidense.

Philip Gordon, es un granjero de 68 años que cultiva maíz, soja y trigo en una granja de Michigan. Entrevistado por The New York Times, el hombre que está a cargo de la granja –que lleva 140 años en manos de su familia– dijo que pensaba llamar a Donald Trump para “recordarle que necesitamos el comercio […] Él es un hombre de negocios”, dijo Gordon al diario de Manhattan.

El productor destacó que Donald Trump debe entender que gran cantidad del apoyo que tuvo en su campaña proviene de la comunidad agrícola, y ahora no puede darle la espalda.

TEMOR POR EL BOICOT

El periódico neoyorquino informa que la semana pasada circuló en Congreso un documento en el que exhortaba a la administración de Trump a “presentar un enfoque más moderado de negociaciones del TLCAN para preservar la mayor parte del acuerdo existente y el reconocimiento de la interconexión de las dos naciones economías, culturas e historias”.

“A nosotros nos emociona el hecho de que la amenazada ya que le esté llegando a Trump: el mensaje de: ‘eh, despierta esto no está bien’”, expuso Luis Ávila, iniciador de la campaña “No Maíz Gringo”, en una entrevista con SinEmbargo.

“Dos senadores estadounidenses, Chuck Grassley, de Iowa, y Ben Sasse, de Nebraska, ya enviaron cartas a Donald Trump para expresarle su temor por el boicot al maíz estadounidense”, destacó el activista.

Y es que, contrario a lo que Trump ha dicho desde la campaña, en relación a que el TLCAN ha perjudicado más a Estados Unidos y lo ha calificado como “catastrófico”, muchos líderes en la industria de la agricultura estadounidense dicen que el tratado ha sido de gran ayuda para los agricultores de los Estados Unidos, en particular, ya que abrió nuevos mercados extranjeros y ayudó a ampliar las exportaciones agrícolas más de cuatro veces desde que se firmó el acuerdo, consigna el diario de la Gran Manzana.

Además de maíz, México también es el principal comprador de Estados Unidos de otros productos como lácteos, aves de corral, trigo, soya entre otros.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) anunció, a mediados de marzo, que además de maíz también busca otros proveedores justo para esa serie de productos que adquiere de Estados Unidos.

De acuerdo con datos proporcionados por la dependencia federal, México le compra 524 millones de dólares de trigo a EU. Otros países alternativos para comprar y con quienes ya busca relacionar son Canadá,Rusia y Europa. De Soya, el país importa 1 mil 454 millones de dólares a EU y otras opciones para adquirió son Argentina y Brasil.

La adquisición de  arroz, que representa 269 millones de dólares a EU, México busca otras opciones que podrían ser Vietnam, Indonesia y Brazil. En carne de cerdo, donde se adquiere mil 131 mdd a EU, las alternativas serían Dinamarca y Brasil.

En lácteos, en donde el 30 por ciento de los lácteos que se consumen en México es de importación de los cuales el país le compra a EU 542 millones de dólares, otra posible opción sería Nueva Zelanda.

Para los impulsores de la campaña No Maíz Gringo, el ver que estadounidenses consideren una amenaza el que se deje de comprar maíz y que ésta llamara la atención de legisladores republicanos, es un logro alcanzado para ellos.

via Sin embargo

abril 3rd, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: