El mundo se mostró conmocionado ante el atentado terrorista de hoy en el metro de la ciudad rusa de San Petersburgo, que causó diez muertos y medio centenar de heridos en la antigua capital de los zares.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó el acto terrorista, trasladó su condolencias a las familias de las víctimas y al Gobierno y el pueblo ruso, al tiempo que reclamó que los responsables rindan cuentas.

“Los responsables de este abominable acto deben rendir cuentas”, subrayó el dirigente de Naciones Unidas.

La Unión Europea (UE), a través de su alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, envió sus condolencias al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y condenó “en los términos más firmes posibles” el atentado y todos los actos de violencia.

“Nuestros pensamientos están con la gente de Rusia, en particular con aquellos que han perdido a sus seres queridos”, señala la declaración del Servicio Europeo de Acción Exterior.

En nombre de España, el Rey Felipe VI telefoneó esta tarde al presidente de Rusia, Vladímir Putin, para expresar su condena al atentado cometido en San Petersburgo y mostrar sus condolencias por las víctimas, informaron fuentes de la Casa Real.

El Gobierno español condenó asimismo “de la manera más inequívoca y enérgica” el atentado terrorista y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas, a las autoridades y a todo el pueblo ruso.

“Terrible. Una cosa terrible. (Está) pasando en todo el mundo. Absolutamente una cosa terrible”, declaró a su vez a la prensa el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al inicio de un almuerzo a puerta cerrada con el mandatario egipcio, Abdelfatah al Sisi, en la Casa Blanca.

Según el presidente en ejercicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE), el ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, “este ataque brutal no debe asustarnos, sino más bien unirnos en la lucha contra el asesinato, la violencia y el terrorismo”.

“Esta brutalidad es incomprensible. Debemos estar unidos en la lucha contra este tipo de violencia”, afirmó por su parte el secretario general de la OSCE, el italiano Lamberto Zannier.

En Roma, el ministro de Exteriores de Italia, Angelino Alfano, lamentó lo sucedido en el metro de San Petersburgo y transmitió un mensaje de “unidad contra el terror”.

“Profundo pésame y cercanía de Italia al Estado y al pueblo ruso. Continuaremos unidos en la lucha contra el terror”, escribió Alfano en la red social Twitter.

Líderes de varios Estados latinoamericanos, como los presidentes boliviano, Evo Morales, y nicaragüense, Daniel Ortega, se solidarizaron con Rusia tras el atentado, que también fue condenado rotundamente por los Gobiernos de Siria, Egipto, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.

El Ejecutivo sirio, que recibe apoyo militar de Moscú en la guerra en su territorio, fue uno de los primeros países de la región en reaccionar.

Una fuente del ministerio de Asuntos Exteriores sirio calificó este ataque de “acto cobarde” de terrorismo, en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial SANA.

La fuente expresó “la compasión y solidaridad” de Siria con los dirigentes y el pueblo de Rusia y ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas.

Egipto condenó el atentado en términos similares y aprovechó la ocasión para reiterar la necesidad de que se adopte una estrategia amplia para afrontar el fenómeno del terrorismo en sus dimensiones intelectual, financiera y organizativa, según un comunicado del ministerio de Exteriores citado por la agencia oficial MENA.

El atentado ocurrió hoy cuando Putin visitaba San Petersburgo, su ciudad natal. Putin ha instado en numerosas ocasiones a los países occidentales a forjar un frente común contra el terrorismo.
Efe

via La Razón España