La «semana fantástica» del planeta Júpiter

Júpiter será el protagonista en los próximos días de varios acontecimientos astronómicos que permitirán observar el planeta con una nitidez y un detalle poco acostumbrados. Todo un motivo de celebración para la comunidad científica y para los aficionados a la astronomía en general.

Y todo porque la Tierra está a punto de pasar entre el Sol y Júpiter, lo que hará que este planeta quede opuesto a nuestra estrella el próximo viernes 7 de abril, un fenómeno denominado «oposición», y que se produce cada 13 meses aproximadamente. Este es el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta al Sol, en comparación con la órbita de casi 12 años de Júpiter, que se encuentra unas cinco veces más alejado de él.

Tan sólo un día después, el sábado, Júpiter estará en su punto más cercano a la Tierra, a 666 millones de kilómetros, por lo que se verá más grande y brillante que en otros momentos. Y pocos días después, Júpiter quedará muy cerca de la Luna llena, permitiendo así disfrutar de otra espectacular vista del cielo nocturno.

Júpiter brilla más que cualquier otra estrella por la tarde-noche, solo superado por Venus, que es quien domina antes de la puesta del Sol, según recuerda en un comunicado la Agencia Espacial Europea (ESA), que asegura que basta con usar unos buenos prismáticos para poder contemplar el disco de Júpiter y sus cuatro satélites más grandes: Ío, Europa, Ganímedes y Calisto. Y, al observar el sistema en días distintos y a diferentes horas, podremos ver cómo cambian las posiciones de estas lunas.

La oposición también ofrece a astrónomos profesionales y aficionados con telescopios de calidad la oportunidad de ver el planeta con unos detalles sin precedentes.

Tal y como recuerda la ESA, el pasado 25 de febrero el astrónomo Damian Peach capturó desde Chile esta espectacular vista con un telescopio de Cassegrain de 1 m de diámetro. Muestra la ‘Gran Mancha Roja’ (centro a la izquierda) y la ‘Pequeña Mancha Roja’ (abajo a la derecha), más joven, también denominada Óvalo Blanco BA.

Estas manchas, que se pueden apreciar en la imagen que acompaña a esta información, son, en realidad, vastas tormentas de gran virulencia: la Gran Mancha Roja lleva produciéndose más de 300 años y su extensión es mayor que la de la Tierra.

En la imagen también destaca la turbulenta atmósfera joviana, plagada de caóticas formaciones nubosas a lo largo de sus bandas.

Júpiter y sus grandes lunas heladas —Europa, Ganímedes y Calisto— son el objetivo de la próxima misión de la ESA, Juice, cuyo lanzamiento está previsto para 2022. El Explorador de las Lunas de Hielo de Júpiter pasará tres años y medio navegando por el sistema joviano, sobrevolando estos satélites y orbitando alrededor de Júpiter y Ganímedes.

Tras sobrevolar en ocasiones anteriores estas lunas, se cree que algunas de ellas podrían presentar océanos líquidos bajo la superficie y tener las condiciones adecuadas para albergar ciertas formas de vida. Juice será el encargado de seguir explorando esta posibilidad.

via La Razón España

abril 3rd, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: