El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó hoy el supuesto ataque químico en la localidad norteña siria de Jan Shijún, en el que murieron al menos 72 personas, e instó a Siria a cumplir plenamente la Convención que prohíbe el uso de este tipo de armamento.

“Condeno el horrible ataque en la provincia de Idleb en Siria, que mató a docenas de personas, incluidos muchos niños, supuestamente por el uso de armas químicas”, indicó Stoltenberg en un comunicado.

El político noruego recordó que éste es “el tercer informe sobre el uso de estas armas barbáricas sólo en el último mes”.

“Todos los responsables deben rendir cuentas”, enfatizó.

Stoltenberg recordó que el uso de armas químicas, que comprenden “cualquier químico que pueda causar la muerte o daños permanentes a los humanos”, está prohibido por la Convención de Armas Químicas que Siria firmó en 2013.

“Esta norma internacional debe ser respetada completamente”, recalcó, y señaló que Siria, “como miembro de la Convención, es responsable de garantizar su total cumplimiento con estas obligaciones“.

El número de víctimas mortales por el supuesto bombardeo químico ocurrido este martes en Jan Shijún asciende ya a 72 personas, entre ellos 20 niños, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre los fallecidos también hay 17 mujeres, según el Observatorio, que anteriormente había cifrado en 58 el número de personas muertas por el supuesto ataque químico en esta localidad que está en una zona bajo control rebelde. Efe

via La Razón España