La cárcel al aire libre, creada en 1993 por el ex sheriff Joe Arpaio para dar apariencia de “trato duro” a los detenidos, es demasiado costosa, peligrosa para los guardias e innecesaria. “Era, sobre todo, un circo”, dijo el sheriff Paul Penzone. Activistas locales que por años lucharon en contra de Arpaio, su “tent city” y sus redadas a las comunidades inmigrantes del condado de Maricopa, aplaudieron la decisión, pero indicaron que se debería dar un paso más y “sacar a los agentes de ICE de sus cárceles”.

Por Pilar Marrero

Los Ángeles (EU), 5 de abril (SinEmbargo/LaOpinión).– El nuevo sheriff de Maricopa Arizona, Paul Penzone, anunció el cierre de la tristemente famosa “cárcel bajo las carpas” (Tent City) del ex sheriff Joe Arpaio, en las que detenidos de baja peligrosidad dormían en camastros bajo carpas de tela y con ropa interior rosada para dar una imagen de “dureza” contra la delincuencia.

“Tent City” fue uno de los proyectos más emblemáticos del Sheriff Arpaio, quien durante años aseguró que la inusual cárcel servía para darle su merecido más efectivamente a los presos, pero según Penzone “es costosa, no ayuda a luchar contra la delincuencia y no es más duro para ellos”.

“Tent City creaba más que nada una atmósfera de circo ante el público en general y ese circo hoy se va a acabar”, dijo Penzone, apenas cuatro meses después de derrotar a Arpaio en las urnas y acabar con su “reino” de 24 años en el que el mismo se describía como “el sheriff más duro” del país.

Arpaio vestía de rosa a los presos, incluyendo la ropa interior, con el objeto de humillarlos.

Muchos de esos detenidos eran migrantes. Arpaio fue denunciado por crear su propia “fuerza deportadora”, con una prisión local humillante.

El nuevo sheriff dijo que el cierre de las carpas ahorraría 4.5 millones de dólares a su departamento e indicó que usaría ese dinero para mejorar la seguridad de los agentes, “que estaba más bien amenazada por trabajar en esa cárcel a la intemperie y bajo condiciones difíciles”.

“Ellos son quienes realmente sufrían, especialmente porque tenemos menos personal del necesario para cuidar a los detenidos, un promedio de 2 agentes por 150 presos y porque ellos debían ir uniformados en el calor”, dijo. “Ese no es un ambiente seguro”.

Penzone dijo que “nadie será liberado” por falta de espacio carcelario tras el cierre de Tent city. “Tenemos otros cinco centros de detención”, dijo. “Además, la realidad es que los detenidos preferían estar allí que en las cárceles regulares. No obstante, cada vez había menos necesidad de poner gente allí y costaba lo mismo de mantener”.

El año pasado, antes de ser sustituido por Penzone, Arpaio se negó a cerrar Tent City a pesar de los llamados comunitarios, y prefirió mantener su “circo” en vez de darle aumentos salariales a sus agentes.

Una comisión especial, encabezada por el Procurador del estado de Arizona Grant Woods, estudió el futuro de Tent City a raíz del triunfo de Penzone en las elecciones de noviembre. Woods dijo este martes durante el anuncio del cierre que Tent City ya no tenía sentido porque las razones de su fundación ya no existen.

“La cárcel de las carpas se inicio en 1993 supuestamente para alojar a presos que no cabían en la cárcel en esos momentos”, dijo Woods. “Pero la realidad es que hoy en día ya no es necesaria. La tendencia es a tener a menos presos de baja peligrosidad en cárceles y aplicar otras alternativas como programas de justicia alternativa, arrestos domiciliarios, etc”.

La comisión evaluó el asunto y recibió testimonios de la comunidad, expertos y de los propios detenidos. Una de las conclusiones que sacaron es que la inmensa mayoría de los presos no se sentían más castigados por estar en “tent city” sino todo lo contrario.

“Los presos querían estar ahí en vez de una celda regular”, dijo Woods. “Esa imagen que teníamos en el 93 de que tent city servía para ser más “duros” contra la delincuencia ni siquiera es cierta. La buena noticia es que no somos culpables de crueldad”.

Activistas locales que por años lucharon en contra de Arpaio, su “tent city” y sus redadas a las comunidades inmigrantes del condado de Maricopa, aplaudieron la decisión de Penzone, pero indicaron que el nuevo sheriff ahora debería dar un paso más y “sacar a los agentes de ICE de sus cárceles”.

Carlos García, director de PUENTE, una organización pro inmigrante local que luchó contra Arpaio, aplaudió el cierre de las carpas carcelarias.

“Aplaudimos al sheriff Penzone por decidir el cierre de esta cárcel a la intemperie, un cruel sitio de tortura que el anterior sheriff llamaba su “campo personal de concentración”. Hoy tenemos que agradeces a los sobrevivientes por denunciar los abusos de ese departamento”, dijo García.

Agregó el activista que “el próximo paso es sacar a los agentes de deportación de la cárcel principal de Maricopa. Estaremos marchando el 1 de Mayo para que la situación en Maricopa siga avanzando y para urgir al nuevo sheriff que retire a la fuerza deportadora de Trump de sus instalaciones”.

Durante muchos años, Arpaio y su departamento trabajó bajo contrato con el gobierno federal para hacer labores de agentes migratorios, pero ante las repetidas demandas y acusaciones de excesos, uso de perfil racial y violaciones de los derechos humanos, el gobierno de Obama terminó por cancelarle dicho contrato al ex sheriff.

A raíz de esto, ICE puso agentes en las cárceles para asegurar que las autoridades federales toman custodia de los extranjeros que van saliendo de esos centros.

Arpaio perdió las elecciones para su reeleccion en noviembre ante Penzone, en parte porque el veterano sheriff está bajo la sombra de un juicio criminal por desacato a las cortes, que en este momento sigue su curso.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA OPINIÓN. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.


También te puede interesar

via Sin embargo