Kelly: no a un izquierdista
Parece que las declaraciones del Secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, sobre lo malo que sería para ambas naciones la elección como Presidente de un “político de izquierda”, le hace más buena prensa a López Obrador que nada. En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “en ese contexto de desguanzado intervencionismo mexicano en las elecciones estadunidenses del año pasado (al cual habría que agregar el vergonzoso lance de la recepción de Trump en Los Pinos, casi a título de estadista ya ganador de los comicios), no es de extrañar que el Secretario de Seguridad Interior, el General John Kelly, haya expresado ante senadores de su país que no sería bueno para éste, ni para México, que llegara al poder un político de izquierda, con talante antiestadunidense, lo cual sucedería si los comicios mexicanos se estuvieran realizando mañana, según la informada estimación del enérgico militar que fue Jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de la potencia mundial. Es evidente que el candidato presuntamente izquierdista y antiestadunidense al que se refiere Kelly es Andrés Manuel López Obrador. En una primera lectura, es probable que la estigmatización anticipada que hace un alto funcionario de la administración de Trump aumente la intención de voto a favor del tabasqueño, más si se toma en cuenta que éste ha desplegado una serie de actividades en territorio estadunidense para oponerse a las políticas de Trump. Pero también debe considerarse la posibilidad de que el mensaje del general Kelly sea traducido como ‘López Obrador, un peligro para México… y para Estados Unidos’, y que se ponga en práctica una campaña de miedo que induzca a los votantes a replegarse en lo malo conocido (la continuidad priísta o la continuidad panista), en lugar de correr riesgos con lo supuestamente bueno por conocer (la alternancia hacia algo ligeramente izquierdista)[…]”.

Lo que no se vio del Josefina-Del Mazo-Zepeda-Delfina
Ayer las candidatas y candidatos a la gubernatura del Estado de México se reunieron en el programa del periodista Carlos Loret de Mola, para tener sus primeros intercambio de ideas frente a frente. En El Universal, el autor de la columna “Historias de reportero”, escribió: “nunca había moderado una mesa de discusión en la que los rivales se saludaran con tanta sonrisa. Y lo que es más difícil, se despidieran igual. Hasta carcajadas hubo cuando el perredista Juan Zepeda pasó a maquillaje y dijo a su rival Delfina Gómez, que venía acompañada del también morenista Mario Delgado: ‘Todo lo que tapa, ayuda’. […]. Luego se incorporó Alfredo del Mazo. Hay una foto de los tres candidatos al gobierno mexiquense —Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD),Movimiento Regeneración Nacional (Morena)— conversando tranquilamente […]. ¿De qué hablaban? ¡De Isidro Pastor! ¿Por qué? Porque hubo un primer tiempo de la mesa entre candidatos, donde estuvieron Pastor y Teresa Castell, aspirantes sin partido, y Óscar González, del Partido del Trabajo (PT). […] Zepeda ironizó con Del Mazo que Pastor hoy se vende como independiente. Del Mazo concedió lamentándose. En ese momento llegó al estudio Josefina Vázquez Mota, del PAN. En la misma sala de espera, ella prefirió no ir hacia donde se encontraban sus rivales para saludarlos. Esperó con su asesor de prensa, Herminio Rebollo. Ya estaban listos los cuatro. Delfina, discretamente, había chocado y entrelazado las dos manos con las de Delgado: ‘Ahí vamos, ahí vamos’, le dijo. Josefina se enfiló a su silla armada con documentos y cartulinas con fotos y recortes de periódicos. Zepeda con encabezados y gráficas para exhibir. Del Mazo con una carpeta de apuntes. Ya en el set de televisión, a segundos de iniciar, seguían dialogando Josefina con Del Mazo, y Zepeda con Delfina. Aquello parecía de plena cordialidad. Pero bastó el conteo regresivo […] para que el ambiente se transformara a uno de críticas, contrastes, ataques […]. Una hora. Sin un formato acartonado. Con mucha flexibilidad. […]. Un voto de confianza de los candidatos —que agradezco— que ya entendieron que deben buscar nuevas formas de acercar la política al público. […]. La mesa fue un ejemplo de lo que creo que México debe tener para el contraste de ideas y personalidades entre aspirantes a cargos de elección popular. Ojalá los políticos de todos los niveles, de todos los estados, de todos los partidos, se animen a más diálogos de este tipo”.

El problema no es de seguridad, sino de justicia
En Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “veo las primeras declaraciones y leo los primeros spots de los candidatos a las gubernaturas que están en juego dentro de unos meses. Aunque muchos hablan de ‘seguridad’ ninguno parece tener claro cómo. Ninguno, curiosamente, habla de justicia, como si no tuviera que ver. Ayer escribí sobre algunas de las conclusiones extraídas del amplio estudio que el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) hizo en Morelos, donde, si bien encontró leves mejorías en el sistema, localizó vacíos enormes en las habilidades, conocimientos y procesos de las autoridades de las que depende la impartición de justicia, sobre todo de los ministerios públicos. Explica el Imco: ‘Como consecuencia del principio de contradicción que ahora rige al Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), el Ministerio Público perdió la facultad inquisitiva de recabar medios probatorios. Esta facultad provocaba que los jueces concedieran valor probatorio a los elementos de prueba que el Ministerio Público, en calidad de autoridad, había recabado durante la averiguación previa. Lo anterior trastocaba el derecho de los imputados a una defensa […]. Es decir, los defensores no estaban presentes durante la obtención de los elementos recabados por el Ministerio Público […]’. Ahora, los ministerios públicos, […] necesitan como nunca antes de los policías y peritos. Y estos no ayudan. No están capacitados, no tiene los recursos. Según las encuestas realizadas por el Imco a ministerios públicos, policías y peritos, la mayoría de ellos no tiene clara su función en el nuevo sistema ni conoce los nuevos protocolos. El nuevo sistema implica mayor investigación para sustituir las meras afirmaciones de un MP sin vigilancia que han llenado nuestras cárceles de inocentes. La falta de inversión para capacitar a estos tres actores fundamentales ha provocado que hoy, frente al juez, se presenten dos narrativas, la del acusador y la del acusado, con pocas pruebas. Puras declaraciones. La solución no es cambiar la ley, como quieren algunos, sino, por fin, implementar en serio el sistema. Esa es la pregunta que deberían responder los candidatos. La de la justicia”.

Partidos y dinero
Desde hace tiempo, algunos especialistas ya han señalado lo costoso que es para el país el presupuesto destinado a los partidos políticos. En el Reforma, el analista y especialista en temas electorales, José Woldenberg, escribe que: “montados en el malestar que generan los partidos y el financiamiento público a los mismos, no han sido pocos los que se han sumado a una propuesta que desea anudar el financiamiento al número de votantes […]. Vale la pena intentar salirle al paso a los prejuicios y subrayar que si se desea rebajar el dinero público para los partidos hay fórmulas más sencillas y sin riesgos. […]. 1. Los partidos anteceden y/o surgen de manera ‘natural’ en los sistemas democráticos. […]. Todos aquellos ciudadanos que se agrupan para alcanzar cargos de elección popular […] forman un partido. Y ello porque de manera aislada difícilmente podrían hacer avanzar sus propuestas e intereses. […] los partidos están tan desprestigiados que hasta a la palabrita se le intenta dar la vuelta. […]. Y en efecto, hay partidos buenos, malos y peores […] pero si deseamos fortalecer un régimen democrático son y serán necesarios como expresión de la pluralidad y como fórmulas de agregación de intereses. 2. Los partidos y el quehacer político demandan recursos. Y no existen más que dos grandes fuentes: públicas o/y privadas. En algún tiempo los partidos vivieron de las cuotas de sus afiliados […]. En México, con buenos argumentos se llegó a la convicción de que el financiamiento público preeminente sería un método adecuado […]. 3. Si se quiere reducir el financiamiento público hay fórmulas simples y transparentes. Recordemos: en la reforma que estableció que los partidos y candidatos no podrían comprar espacios en radio y televisión […]. No obstante, al establecer una fórmula única para el financiamiento en los estados, el monto de los recursos para los partidos se incrementó de manera considerable. […]. De tal forma que si se quiere reducir el financiamiento bastaría con considerar solo a un porcentaje de los inscritos en el padrón o/y reducir el porcentaje de la UMA. Porque establecer en la ley que el financiamiento de los partidos dependerá del número de ciudadanos que acudan a las urnas puede convertirse en un bumerang que desate la más que sencilla y tonta retórica antipolítica: aquella que llamará a no votar […]”.

La nueva chamba de Barbosa
Poco a poco Miguel Barbosa ha ido revelando su decisión de pertenecer a las filas de Morena. En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “poco a poco va quedando claro el papel que el senador Miguel Barbosa jugará para apoyar Andrés Manuel López Obrador en su camino al 2108. Nos dicen que pronto el senador que hasta hace escasos tres días militaba en el PRD, se sumará al equipo jurídico de la candidata de Morena al Estado de México, Delfina Gómez Álvarez. Nos comentan que la misma candidata no ve mal que el senador Barbosa defienda a Morena en lo jurídico, pues uno de los escenarios que se contemplan en el partido, ante lo cerrado de la contienda, es que la gubernatura se decida en los tribunales más que en las urnas, chamba en la que tendría que colaborar don Miguel, quien más adelante podría buscar la reciprocidad de AMLO si decide buscar la gubernatura de Puebla, su estado natal”.

Odebrecht en México
Lamentable es la decisión de la Procuraduría General de la República (PGR) de mantener reservada la información sobre el caso de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht en el paísEn el Excélsior, el periodista especializado en temas parlamentarios, Francisco Garfías, escribe que: “ayer dábamos cuenta, en este espacio, del primer discurso de Jacqueline Peschard como Presidenta del Órgano Ejecutivo del Sistema Nacional Anticorrupción. La mujer exigía a las autoridades federales que dieran a conocer los nombres de los funcionarios responsables de un pago indebido de diez millones de dólares por parte de la empresa brasileña Odebrecht. El llamado lo hizo en presencia del procurador Raúl Cervantes, quien ocupó la silla vacía del todavía inexistente fiscal anticorrupción, cuyo nombramiento se aplazó, otra vez, para después de la Semana de Pascua. Pero hoy nos amanecemos con la noticia de que dichos contratos celebrados con esta empresa serán reservados hasta por cinco años por la PGR. Es decir, la dependencia negará por un lustro cualquier documento relacionado con el pago de sobornos de esa compañía. ‘No vamos a permitir que nos oculten esa información’, afirmó ayer la diputada del PAN, Lorena Alfaro, desde la tribuna de la Cámara baja. No paró allí. Soltó el nombre de Emilio Lozoya, ex Director de Pemex, como uno de los funcionarios involucrados en los hechos de corrupción de Odebrecht. […]. No deja de sorprender la decisión de reservar la información sobre los funcionarios que se apartaron de la legalidad. ¿Qué ocultan? ¿A quién protegen? ¿Por qué ese silencio cómplice, que es como un gancho al hígado a la dignidad de la ciudadanía? Si Raúl Cervantes quiere ser realmente fiscal general, no es por allí. Rocío Nahle, coordinadora de Morena en San Lázaro, también le envió un mensaje al titular de la PGR. ‘Aquí le digo al procurador que, de acuerdo con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información, no se puede invocar el carácter de reservado cuando se trate de información relacionada con actos de corrupción. De acuerdo con las leyes aplicables, no puede reservarse esta información’, subrayó”.

Cárcel preventiva y probables corruptos
La presunción de la inocencia, si bien es una posibilidad de investigar y probar hasta el último momento si se es culpable de delito, también, en el caso de algunos funcionarios, ha sido la oportunidad para escapar de la justicia. En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “sobre los ex gobernadores Javier Duarte, Rodrigo Medina y César Duarte pesan actuaciones ministeriales de corrupción, acusaciones formales consignadas ante jueces que han derivado en órdenes de captura. De ser ese tipo de deshonestidad el único cargo en su contra, los tres podrán sortear sus procesos en libertad (ocurre con Medina) y solo irán a prisión si en tribunales queda probada su culpabilidad. Ello se debe al novedoso sistema de justicia penal que opera desde junio de 2016, cuyo principio rector, sobre la presunción de inocencia, protege al máximo los derechos humanos y, en consecuencia, limita éstos lo menos posible. Hoy por hoy, la prisión preventiva solo aplica en casos de: homicidio doloso, delincuencia organizada, secuestro, violación, trata de personas, delitos violentos y los considerados ‘graves’ que determine la ley contra la seguridad nacional o el libre desarrollo de la personalidad y la salud. Por fortuna, contra el veracruzano hay otros cargos para encarcelarlo ipso facto, aunque bastaría su chapesca propensión a fugarse”.

Indiferentes
En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “el Senado se tomará las vacaciones de la Semana Santa y, regresando, decidirá si hay o no primer fiscal anticorrupción. Ayer, la Junta de Coordinación Política entregó los perfiles de los 23 aspirantes. ‘Soy de la idea de que saquemos al fiscal anticorrupción lo más pronto posible’, dijo Emilio Gamboa, coordinador del PRI. Hay quienes sugieren que se nombre de una vez y hay quienes creen que debe ir acompañado de un andamiaje legal que le permita atacar a fondo el problema. ¿Y las promesas de combate frontal a la corrupción? Para colmo, el Sistema Nacional Anticorrupción inicia el día en que la PGR pone bajo reserva, cinco años, la información de sobornos de Odebrecht. ¡Bravo!”.

Jaime Rivera ya huele a conflicto de interés
A propósito de los recientes cambios en el Instituto Nacional Electoral (INE), en el diario Reforma, en su columna de trascendidos Templo Mayor, se asegura que: “apenas rindió protesta en el INE, y el consejero Jaime Rivera ya huele a conflicto de interés, debido a que tiene su propia casa encuestadora, INDES, que ha obtenido contratos de varios partidos políticos. Quien lo impulsó para llegar al INE fue su paisano el panista Marko Cortés, con quien ya ha trabajado en algunas campañas. Para colmo, se cuenta que cuando era consejero electoral en Michoacán, promovió que su socio José Manuel Ayala formara parte del Comité Técnico del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP). Habrá que seguirle los pasos”.

Reformas a la Ley General de Vida Silvestre
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “para la sesión de hoy se prevé que el pleno de la Cámara de Diputados discuta y vote el dictamen para reformar la Ley General de Vida Silvestre, con el fin de prohibir el uso de mamíferos marinos en espectáculos fijos e itinerantes, los llamados delfinarios. El coordinador del PVEM, Jesús Sesma, aseguró que esta legislación no perjudica ni la economía ni el turismo ni las fuentes de empleo, ya que solo plantea frenar la diversión a costa de los animales. Primero fueros los circos…”


También te puede interesar

via Sin embargo