México es el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo. Y el Presidente Enrique Peña Nieto superó en cuatro años el número de agresiones contra la prensa en el sexenio Felipe Calderón Hinojosa. Tras un marzo violento en el que tres periodistas fueron asesinados, Artículo 19 (A19) presentó hoy su informe “Libertades en Resistencia”. Un detallado esfuerzo por evidenciar el fuego cruzado que viven algunos periodistas, entre las autoridades y el crimen; así como las presiones que recibe la prensa en este país para callar.

Ciudad de México, 6 de abril (SinEmbargo).- De manera más frecuente que en cualquier país de este hemisferio del mundo, los periodistas mexicanos se ven amenazados. La organización internacional Artículo 19 lo denomina así: “plata o plomo”.

La coacción contra un medio de comunicación es a través de “plata”.

“La regulación de la publicidad oficial sigue siendo un asunto pendiente en la agenda de Peña Nieto”, dijo Ana Cristina Ruelas, directora regional de Artículo 19 para México y Centroamérica durante la presentación del informe.

El informe cita que en 2016 Peña Nieto gastó en publicidad oficial 9 mil 26 millones de pesos. Esta es la cifra más alta de la gestión actual y representa el 26 por ciento del total de recursos destinados en cuatro años.

Desde hace siete años, Artículo 19 ha advertido sobre montos millonarios ejercidos de manera arbitraria e indiscriminada: “Para promover figuras públicas y generar una forma de censura sutil e indirecta, donde la famosa frase de José López Portillo: ‘No te pago para que me pegues” sigue vigente’ ”, apuntó el informe.

Sobre “plomo”, Artículo 19 (A19) refiere que en 2016 fueron asesinados 11 periodistas en México. Una situación que sigue sin ser atendida. Sólo en marzo de este año hubo tres homicidios a los practicantes de este oficio.

“Quienes ejercen la libertad de expresión en México tienen que enfrentarse a un terreno en el que de facto los ponen como adversarios”, dijo Ruelas.

La administración de Enrique Peña Nieto suma en sus primeros cuatro años mil 499 agresiones; estos son 407 casos más que en el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, de acuerdo con el conteo de la organización internacional.

“El sexenio de Enrique Peña Nieto ha mostrado cómo el regreso del PRI ha significado la estructuración paulatina de una política que busca inhibir, limitar y restringir los flujos de información”, cita el trabajo.

//e.infogr.am/js/dist/embed.js?ms3

//e.infogr.am/js/dist/embed.js?0Qx

Los periodistas son agredidos por las autoridades a pesar de que Peña Nieto ha señalado al crimen organizado. El 53 por ciento de las agresiones son perpetradas por agentes del Estado.

De los 226 casos en los que autoridades protagonizaron estas agresiones, el 24 por ciento laburaba en el orden federal; el 40 por ciento en el ámbito estatal y el 36 por ciento en el municipal.

¿Qué tipo de medios son los más agredidos? En el 2016 el 44 por ciento fueron dirigidas a periodistas en medios digitales; el 24 por ciento a medios impresos; el 13 por ciento radios; 7 por ciento a freelance; 5 por ciento de televisoras; y el resto a medios diversa índole o desconocida.

“Las agresiones, las leyes y las malas prácticas nos quieren privar de cualquier información que dé cuenta de una mala gestión gubernamental”, dijo Ruelas.

//e.infogr.am/js/dist/embed.js?HhN

 

IMPERIO DE IMPUNIDAD

Familiares y amigos de Pedro Tamayo Rosas, periodista asesinado el 21 de julio en las afueras de su domicilio. Foto: Karlo Reyes, Cuartoscuro

En un México donde el 98 por ciento de los delitos quedan en la impunidad, las agresiones a periodistas presentan una tasa de 99.75 por ciento.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) sólo ha alcanzado tres sentencias condenatorias entre 798 averiguaciones previas por agresiones a periodistas.

“La FEADLE recibió en 2016 un presupuesto de 25 millones de pesos. En lo que va del sexenio la impunidad es una forma de documentar y agredir”, dijo Ruelas.

El número de carpetas de investigación también es menor al número total de agresiones, sólo existen 906 carpetas de los 2 mil 20 agresiones registradas entre 2010 y 2016.

Así, las agresiones también son simbólicas. La repercusión de los asesinatos no ha servido para que las autoridades lleven a buen puerto investigaciones que terminen con la justicia.

A pesar de que el año pasado hubo 11 periodistas asesinados, la FEADLE sólo abrió dos averiguaciones previas por homicidio. Esto debido a las trabajas legales para acreditar a un periodista como tal.

//e.infogr.am/js/dist/embed.js?LRU

ENTIDADES MÁS PELIGROSAS

Entre el año 2000 y 2016 hubo 100 periodistas asesinados. Acumulando 2016 una cantidad sin precedentes. Artículo 19 detalló que las entidades ocurren en casi todos lo estados.

Veracruz presenta la situación más grave hacia la prensa en esos tres lustros, con 22 asesinatos; seguida por 13 homicidios cometidos en Tamaulipas y Chihuahua, cada uno; luego, Oaxaca con 12 casos; y Guerrero con 10.

Periodistas se manifestaron en solidaridad ante el asesinato ocurrido el 23 de marzo de la periodista Miroslava Breach, frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República. Foto: Nacho Ruíz, Cuartoscuro

La organización internacional se manifestó preocupada en especial por Oaxaca, que en el 2016 presentó 60 casos de agresión, la tasa más alta del país. Un aumento del 71.4 por ciento con relación a 2015.

“Hay zonas en México que viven como si fuesen bajo dictaduras”, dijo Catalina Botero, ex Relatora especial para la liberta de expresión de la CIDH.

Las elecciones y la represión contra las protestas sociales jugaron un papel en este incremento. De 59 agresiones que ocurrieron en manifestaciones en todo el país, 17 sucedieron en Oaxaca en el marco de las protestas magisteriales.


También te puede interesar

via Sin embargo