Aunque es originario de Estonia y sus operaciones principales se ubican en la ciudad de Varsovia en Polonia, el grupo de tecnología financiera Cream Finance volteó a ver a México como oportunidad para comenzar a expandirse fuera de Europa.

A partir de octubre de 2016, el grupo financiero comenzó a operar en México bajo el nombre de LendOn.mx, una plataforma de préstamos en línea. Francisco De Vega, director de la firma en México, cuenta que las razones que convencieron al grupo para incursionar en el país fueron dos: la oportunidad de crecimiento que tienen los servicios fintech en un mercado poco bancarizado y el alto nivel de fraudes online, el cual buscan reducir al usar mediciones de riesgo basadas en inteligencia artificial y machine learning.

“La razón principal de llegar a México fue el área de oportunidad tan grande que había, el sector fintech tiene un gran auge en México, está en vías de desarrollo, pero hay muchas barreras sobre todo en cuestiones de fraudes. Eso limita mucho el que lleguen empresas del extranjero y lo vimos como oportunidad”, dijo De Vega en entrevista con Expansión.

Cifras de la Condusef revelan que de enero a septiembre de 2016 la institución recibió 3 millones 917,674 de quejas relacionadas a posibles fraudes, de los cuales, poco más de un millón son referentes a transacciones electrónicas. Aunque dentro de este porcentaje no se especifica qué tipo de fraudes son estos, De Vega, comentó que esta cifra eleva la posibilidad de que en su rubro específico de negocio, los préstamos, el riesgo sea mayor de lo debido.

Sin embargo, a pesar del riesgo, la firma confía en que desarrollos como inteligencia artificial y machine learning, sean la respuesta para reducir dicha exposición al riesgo.

“Nuestra fortaleza es el desarrollo de algoritmos de machine learning propios y que van a aprendiendo de los patrones de fraude”, dijo.

Aunque el grupo opera en México apenas desde octubre y ahora no cuenta con cifras que les ayuden a saber cuánto ha ayudado el uso de éstas tecnologías, a bajar el número de fraudes, el directivo, advierte que en otros mercados en los que operan como Polonia, Georgia o Estonia, el resultado ha sido la reducción de tasa de fraude a casi cero.

Algunas de las variables que mide el algoritmo para saber si hay posibilidad de fraude o el nivel de probabilidad de pago del usuario son el código postal desde donde haces la solicitud e incluso la longitud de tu correo electrónico.

Actualmente en México, otras startups fintech que utilizan algoritmos basados en tecnologías de inteligencia artificial son Kueski y Prestadero, entre otras, las cuales también apuestan por conquistar el mercado fintech enfocado a préstamos, el cual representa 21% del total de las fintech en México, según el radar del sector de Finnovista 2016.

Después de 21 millones de euros

Recientemente, el banco sudafricano Capitec Bank invirtió 21 millones de euros en Cream Finance, los cuales según De Vega, se emplearán para fortalecer su ingreso a nuevos mercados, de los cuales, México, es el principal.

“No hay un monto específico para México, pero es el área geográfica en la que más se va a invertir”, dijo.

Seguido de México, la firma planea expandirse a otros como Chile, Argentina y Brasil en 2017.

Además de las inversiones destinadas a México, para talento y desarrollo, la firma adquirió recientemente la plataforma de préstamos Moneyveo, lo que según De Vega les ayudará a ganar canales de atracción de usuarios y la experiencia de una plataforma similar después de 12 meses de operación.

De cara al primer año de operación del grupo financiero en el país, esperan que tanto la inversión, como los aprendizajes de Money Veo les permitan competir con los actores más grandes hoy en fintech en México.

“En el primer año nos vemos compitiendo con los número uno en México”, dijo.

via Expasión