Andrés Manuel López Obrador, líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), sumó una victoria más al incorporar a los senadores que lo apoyan a la bancada en el Senado de la República del Partido del Trabajo (PT). A través de esa nueva tercera fuerza política podrá incidir en las decisiones parlamentarias que se avecinan en los próximos meses y obtendrá recursos para su campaña política en la sucesión presidencial de 2018, dijeron analistas políticos a SinEmbargo.

Ciudad de México, 8 de abril (SinEmbargo).– La recomposición de la bancada del Partido del Trabajo (PT) en el Senado de la República le dará poder al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de manera informal, para incidir en las votaciones que vienen para este año y en los recursos que pueden utilizarse para apoyar la campaña de Andrés Manuel López Obrador en los comicios de 2018, dijeron analistas consultados por SinEmbargo.

Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ha dicho que espera formar una coalición con PRD-PT-Movimiento Ciudadano, en lo que llama “cuarto polo”. El traslado en masa de senadores simpatizantes de AMLO hacia esa bancada, sobrepone a Morena por encina del PT. O convierte al PT en aliado de AMLO, menos en el Senado.

La semana pasada, nueve senadores que renunciaron al Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado de la República, se sumaron a la bancada petista que sólo tenía siete miembros, para convertirla en la tercera fuerza política al interior del recinto legislativo con 16 integrantes.

Los perredistas Miguel Barbosa Huerta, Humberto Fernández, Fidel Demédicis, Lorena Cuéllar, Luz María Beristain, Zoé Robledo, Rabindranath Salazar, Mario Delgado y Benjamín Robles se integraron a la bancada del PT. Todos ellos apoyan a López Obrador en su carrera por la Presidencia de la República, lo que convierte al Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en una bancada “informal” de Morena, plantearon especialistas.

“Para López Obrador contar con los senadores que se acaban de sumar es importante; primero, porque el Senado es un buen foro para exponer su mensaje, le da un poder político en cuanto a que está por nombrarse y discutirse el primer Fiscal del Sistema Nacional Anticorrupción, la Ley de Seguridad Interna, y el nombramiento del Fiscal de la República. Además de ello podríamos considerar la serie de recursos económicos que integrar una nueva bancada o hacerla más fuerte podrá tener como beneficio, porque se reparten los recursos entre los senadores, pero también a los partidos”, dijo Iván Iturbe Carbajal, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

El académico agregó que la estrategia de los nuevos senadores del PT será arrebatarle los espacios de poder que controlaba el PRD en el Senado.

María Eugenia Valdés Vega, politóloga especializada en procesos electorales, padrón electoral y sistema político mexicano de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró que López Obrador sumó una victoria más al ganar posiciones en el Senado, debido a que los senadores que están con él son cuadros políticos formados, importantes para la campaña presidencial del 2018.

“Formar profesionales en cualquier ocupación no es fácil. Hacer que alguien se dedique de tiempo completo y sea eficiente en su trabajo, en cualquier profesión, es difícil. En la política es más difícil todavía, es una profesión que no es de masas. López Obrador se hace de un capital político importante, que no tenía, para las elecciones del próximo año. Para la redefinición de la izquierda es muy importante lo que está pasando”, dijo Valdés Vega.

Durante la semana Manuel Bartlett Díaz, coordinador de la bancada petista, hizo llegar a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) siete peticiones para que al PT-Morena se le reconozca como tercera fuerza dentro del Senado.

“El PT-Morena se convierte en la tercera fuerza del Senado y en consecuencia tienen que tomarse las medidas administrativas y financieras para que se tengan, de acuerdo con el reglamento, las posiciones que corresponden a la tercera fuerza del Senado. La Mesa Directiva del Pleno, comisiones, Belisario Domínguez, lo que corresponde en recursos, comisiones, inclusive en lugares físicos porque no cabemos en las instalaciones”, dijo Bartlett Díaz.

Alejandra Barrales Magdaleno, presidenta nacional del PRD, aseguró que su partido haría valer sus derechos como tercera fuerza política en el Senado.

“Quien decidió quien fuera la tercera fuerza en este Senado fueron los ciudadanos en la legislación anterior, que fue la que nos dio origen a nuestra llegada aquí, y eso es lo que nosotros vamos a exigir que se haga valer. No es un asunto que esté sujeto a interpretación, los senadores tienen la libertad de formar parte del grupo parlamentario que así decidan o no formar parte de un grupo parlamentario, pero lo que no está a discusión es lo que señala la Constitución”, afirmó Barrales Magdaleno.

De los senadores que conforman ahora la bancada del PT, Fidel Demédicis, Lorena Cuéllar y Luz María Beristain, aún son militantes del PRD.

Barrales ha insistido en que los senadores que apoyan a López Obrador y que renunciaron a la bancada del PRD, renuncien a su militancia partidista.

“Nosotros no tenemos ninguna prisa, pero me parece que abona, sobre todo en estos momentos, a la política, el que haya congruencia entre lo que uno hace y lo que uno dice”, contestó la dirigente luego de la adhesión de los senadores al Grupo Parlamentario del PT.

Luz María Beristain dijo a SinEmbargo hace unas semanas que deseaba permanecer en el partido, aunque el futuro del PRD es incierto, debido a la división entre sus militantes.

“No quisiera que se muera porque yo lo quiero, es el partido donde yo nací políticamente, ahí inicié hace 20 años. Me encantaría que se salve, pero hoy sabemos que tiene el problema de esa división que existe en la izquierda. Espero que se robustezca o que ya al menos armemos un gran frente de izquierda en el que todos quepamos y estemos unidos”, argumentó.

El analista Iturbe Carbajal recordó que el “PRD se está desangrando” y que es el momento en el que los políticos de izquierda toman sus definiciones.

“Para muchos políticos es el momento de redefinirse; entre más se tarden en incorporarse a Morena menos peso tendrán, mucha gente lo hará hasta el final y menos repercusiones tendrán, porque ya será el partido mayoritario. Se tienen que definir pronto”, explicó.

PT EN EL SENADO: UNA NEGOCIACIÓN

Los analistas coincidieron en que lo que ocurre en el PT en el Senado de la República, es muy distinto a lo que sucede en términos partidistas a nivel nacional.

Para los politólogos la bancada del partido como tercera fuerza política fue producto de una negociación que sólo corresponde a los intereses de los senadores, pero que no involucra de lleno al partido con Morena a nivel electoral.

“Pareciera que Morena absorbe al PT, sin embargo el PT en su estructura partidaria no ha estado cerca de Morena sino más cercano al PRI [Partido Revolucionario Institucional]  en sus alianzas. El PT verá incrementados sus ingresos dos veces más, así que es una negociación que lo beneficia en el Senado. Van a obligar a una polarización entre el PAN [Partido Acción Nacional] y el PRI para pasar las iniciativas –porque antes iban juntos–, pero ahora las negociaciones se pueden conflictuar mucho más. Habrá que ver cómo hacen conexión las posiciones de Morena y el PT”, consideró Gustavo López Montiel, experto en partidos políticos del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM).

El analista explicó que la posición de la dirigencia del PT ha sido ambigua en torno al apoyo a López Obrador. En el Estado de México, por ejemplo, “si fuera desinteresada se hubieran acercado a Morena y no ir con un candidato propio”.

Para María Eugenia Valdés el PT en el Senado sólo es la “fachada”, pues es Morena el partido que estará sosteniendo a esa tercera fuerza política.

“El PT es el partido que tiene los días de vida contados, porque todos esos senadores no pueden ser de la bancada de Morena, pero el año que viene Morena tendrá su propia bancada. Pienso que Alberto Anaya [dirigente nacional del PT] ha de tener una sensación agridulce, porque después de perder el registro en 2012 el PRD le dio vida artificial para sobrevivir. Ahora resurge con los morenistas, pero es momentáneo, porque no es una fuerza propia. El año que viene a lo mejor pierde el registro. Al único partido que le veo vida propia, de los que crecieron alrededor de Obrador, es a Movimiento Ciudadano [MC]”, explicó.


También te puede interesar

via Sin embargo