#DichosyHechos | Delfina destaca “buenos resultados” en Texcoco, pero las pruebas no están claras

[NdeR: El fact checking o verificación de hechos ha sido retomado masivamente en el mundo. Sobre todo en la prensa de Estados Unidos, donde tienen un Presidente que acostumbra hablar –diríamos los mexicanos– sin los pelos de la burra en la mano. O con mentiras. La Unidad de Datos de SinEmbargo lanza este ejercicio, llamado simplemente “Dichos y Hechos”, para revisar frases, afirmaciones o documentos de figuras públicas para saber si están sustentados.]

EL DICHO: “Estoy aquí con el compromiso de rescatar al Estado de México del olvido, de la marginación, de la injusticia y de la inequidad. Es tiempo de decir ‘basta’. Es tiempo de decir ya no más al dolor, a tantas humillaciones, a tantas mentiras, y sobre todo a tanta pobreza. Y a esta pobreza me refiero no solamente económica, [también me refiero] a una pobreza donde han puesto a nuestra dignidad por encima de todas sus ambiciones y toda su voracidad […]. Por ello, mexiquenses, no tengan dudas. Tenemos el poder para poner fin a tanta injusticia y crear juntos nuevas oportunidades y un futuro digno para todos […]. Texcoco ya mostró el camino. Recordemos que aquí en Texcoco derrotamos al régimen de corrupción y hemos gobernado bien, porque los texcocanos lo pueden decir” (Delfina Gómez Álvarez, candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, 3 de abril de 2017).

EL HECHO: Delfina Gómez Álvarez, pedagoga especializada en Administración de Instituciones Educativas, fue profesora de primaria por más de 30 años en la entidad en donde hoy compite por la gubernatura: el Estado de México. A partir de 2012, dejó las aulas por los actos de campaña política; ese mismo año resultó victoriosa, y de docente mutó a política de izquierda bajo el estandarte de Morena, convirtiéndose así en la primera mujer en ganar una elección municipal en Texcoco –la primera Alcaldesa del municipio fue doña Victoriana Mayer González, quien en 1966 asumió el cargo de manera interina–. Tras su gestión (2013-2015), Delfina dio otro brinco. En febrero de 2015 buscó y ganó la diputación federal por el Distrito 38 del Estado de México, para el periodo de 2015 a 2018. Hoy, la maestra oriunda de Texcoco asegura que arrasará con la competencia y que cambiará el escenario de una de las entidades más conflictivas e importantes a nivel nacional.

#DichosyHechos dice que, según los datos oficiales, Texcoco no es un claro ejemplo del positivo desempeño de Delfina Gómez durante su periodo como Presidenta Municipal. La información disponible sobre la localidad arroja que la pobreza no decreció de manera significativa; que la estabilidad económica del municipio no es pleno mérito de la maestra; que las mejoras en materia de seguridad no son concluyentes; y que ella no salió impoluta de escándalos de corrupción. Esto decimos porque…

Finanzas y deuda pública: Según los indicadores de deuda subnacional y afectación de participaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en 2010 la deuda pública de Texcoco ascendía a cerca de 226 millones de pesos (mdp) –tras la adopción de dos créditos a corto y largo plazo, aprobados en 2009–. HR Ratings menciona que “en el 2011 la entidad se recuperó del déficit del 2010”, el peor en su historia. Para el 2015, año en que Delfina concluyó su mandato en el municipio, la deuda directa fue de 160 millones 900 mil pesos, o bien, 29 por ciento menor que en 2010 pero 53.8 por ciento mayor que en 2013, cuando el adeudo ascendía a 104 millones 600 mil pesos. Es decir, Delfina habría sumado al menos 56 millones 300 mil pesos a la deuda directa de Texcoco durante su mandato. Además, la calificadora menciona que entre 2014 y 2015, los ingresos totales del municipio sólo aumentaron en 3.5 por ciento. En resumen, el “municipio reportó en 2015 un Balance Primario deficitario equivalente a 0.2 por ciento de los Ingresos Totales, cuando en 2014 se observó un déficit que correspondió a 8.7 por ciento. El desempeño anterior fue gracias a un menor monto erogado en Gastos No Operativos, aunado al crecimiento de 11.6 por ciento en los Ingresos Federales de 2014 a 2015”, señala HR Ratings. En ese sentido, es posible decir que el balance financiero de Texcoco mejoró, pero la proeza no es sólo mérito de Delfina. La Federación tuvo mucho que ver.

Seguridad: De 2012, cuando Delfina Gómez asumió la Presidencia Municipal, a 2015, año en que pidió licencia para buscar la diputación federal, la incidencia de robos en Texcoco decayó en 37.2 por ciento, refieren datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Asimismo, la información oficial indica que, en ese mismo periodo de tiempo, las carpetas de investigación sobre homicidios dolosos se redujeron en un 97 por ciento; lesiones dolosas en 98.3 por ciento; además de que en 2015 el Secretariado no tuvo registro de secuestros ni violaciones y otros delitos sexuales (en 2012, el SESNSP registró 5 y 86 casos, respectivamente). Cabe destacar que, de 2011 a 2012, la tendencia en la incidencia delictiva del fuero común era a la baja. Empero, según el reporte “La violencia en los municipios y en las entidades federativas de México” (2014) del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, la Justicia Penal y la Paz, A.C., Texcoco figura como el décimo octavo municipio (de 223) con más de 100 mil habitantes, que reporta el mayor índice de violencia municipal a nivel nacional –un año antes ni siquiera figuraba entre los primeros 20, indicó la organización–. Además, el Consejo señala que de los 223 municipios analizados, Texcoco ocupa el lugar 157 en homicidios dolosos (baja incidencia); 33 en secuestro (alta); 91 en violaciones (media); 4 en lesiones dolosas (muy alta); 23 en robo con violencia (alta); y 44 en extorsión (alta).

Pobreza: Una comparación de los informes anuales (con datos de 2010 y 2015) “sobre la situación de pobreza y rezago social” en Texcoco, Estado de México, de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), arrojó que, mientras en 2010 el 32 por ciento de la población (75 mil 248 personas) sufría de carencia por acceso a la alimentación, en 2015, el 32.8 por ciento (78 mil 965 personas) sufrió de algún tipo de inseguridad alimentaria. Es decir que, en cinco años, la pobreza alimentaria afectó a unas 3 mil 717 personas más, un aumento de 0.8 puntos porcentuales. Además, la información de la Sedesol señala que, en ese mismo periodo de tiempo, la carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda aumentó en 16 puntos porcentuales (39 mil 774 personas más habrían sufrido de esta insuficiencia); mientras que las carencias por acceso a los servicios de salud y por rezago educativo se redujeron, cada una, en 22.9 y 8.4 por ciento (cerca de 71 mil 743 personas se habrían visto beneficiadas). De manera general, según los datos analizados, lo observable es que la pobreza no mejoró significativamente durante la gestión de Delfina Gómez Álvarez.

Escándalo: A principios de este mes, el periódico El Economista dio a conocer que, a pesar de que Delfina Gómez se ha pronunciado en contra de la corrupción, “una solicitud de información vía transparencia al Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México, sobre información contable del ayuntamiento de Texcoco en el periodo 2013-2015″, reveló que entre el 16 de enero y el 31 de marzo de 2015, la entonces presidenta municipal “se autopagó” como “finiquito laboral” una suma total de 437 mil 470.58 pesos mexicanos. Delfina violó la norma, menciona el diario de circulación nacional, ya que según los artículos 42 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y 289 del Código Administrativo del Estado de México, los funcionarios no pueden hacer uso irregular y/o discrecional de fondos municipales, además de que “los bonos, estímulos, premios, gratificaciones o compensaciones adicionales a lo autorizado en el Presupuesto de Egresos no podrá ser superior a 10 por ciento del salario bruto mensual”. En ese entonces, la morenista percibía 93 mil 669.41 pesos al mes de salario, por lo que su “gratificación extraordinaria” no podía superar los 9 mil 367 pesos -el 10 por ciento reconocido por Ley-. Por este atropello, la candidata pudo o podría ser sancionada con una pena de seis a 12 años de prisión, además de una multa de hasta 300 días de salario mínimo.

***

¿Verdad o mentira? VERDAD A MEDIAS. Texcoco no “muestra –con claridad– el camino”, como aseveró la maestra. Es decir, no da prueba suficiente de que Delfina vaya a rescatar al Estado de México. Los datos disponibles acerca de su actuación como Presidenta Municipal no indican que ella gobernó tan bien como presume. Además está el tema de su “gratificación extraordinaria” –cercana al medio millón de pesos– que no permite corroborar lo que dijo durante su primer acto de campaña en Texcoco, el lunes 3 de abril: “no tengo experiencia para robar, no tengo experiencia para mentir, no tengo experiencia para traicionar”.


También te puede interesar

via Sin embargo

abril 10th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: