«Fuego y furia» en Virginia

¿Puede conectarse el discurso nacionalista de Trump con la violencia supremacista? ¿Por qué es tan vago en su respuesta?

–Es típico en él usar términos menos contundentes cuando aborda este tipo de violencia frente a otra. «Terrorista» es un término que suele usarse para personas afiliadas a organizaciones extranjeras. Cuando Trump no utiliza el término «terrorista doméstico» para referirse a los supremacistas blancos, se interpreta como un intento de normalizar al grupo en lugar de denunciar su extremismo. Ésta es la clase de retórica que los envalentona.

¿Parte del electorado que aupó a Trump se encuentra en este entorno?

–Es probable que tenga miedo de parecer duro contra los extremistas y sus simpatizantes. Lo han visto como un partidario de su movimiento a través de su falta de ataques y el lenguaje codificado que utiliza, como el eslogan: «Hagamos América grande otra vez». Trump se ha convertido en un símbolo para estos grupos extremistas, ya que ingeniosamente emplea el lenguaje necesario para atraerlos. Hay que tener en mente los patrones de sus discursos y otros momentos interesantes en sus mítines; sus gestos, y retórica común con estos grupos.

¿Cuál es la penetración de la supremacía blanca en Virginia en comparación con el resto de Estados Unidos?

–La historia de la Guerra Civil está presente aquí en Virginia y derribar la estatua del general confederado Robert E. Lee es controvertido y provoca posturas opuestas. Aunque mucha gente sí lo desee, no todo el mundo quiere que esta estatua sea derribada. Ahora bien, esto no significa que la gente de Charlottesville o Virginia sean supremacistas blancos. En su gran mayoría no se trata de esto, pero sí que hay grupos dentro de la región sur que todavía ven a los Estados del norte como si estuviesen en guerra o en contradicción con la manera de ser sureña. Yo no estoy de acuerdo con esto; sin embargo, hay claramente algunos grupos extremistas que apoyan esta visión de la historia y que también todavía eligen exhibir la bandera confederada. Es una situación real, difícil y caliente.

¿Ha alimentado la llegada de Trump a la presidencia este tipo de retórica?

–Estos grupos extremistas siempre han existido, pero la retórica de Trump en las elecciones y durante los primeros meses de su mandato les ha hecho ser más visibles y públicos. Antes mantenían su discurso relativamente privado y clandestino porque se temían un rechazo de los demás, la retórica de Trump los ha envalentonado a lanzarse a la esfera pública. Hay que recordar la importancia de los temas de la libertad de expresión y el derecho a la asamblea aquí. Incluso si encontramos el discurso detestable, existe el derecho a expresarlo, pero este derecho se pierde en cuanto el mensaje está respaldado por la violencia.

via La Razón España

Agosto 14th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: