La visita de Erdogan a Grecia saca a relucir rencillas históricas

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan comenzó ayer una visita histórica de dos días a Grecia, la primera en 65 años, para relanzar el tratado de Lausana, que en 1923 definió las fronteras de la Turquía moderna.

Durante una reunión bilateral, el presidente griego, Prokopis Pavlópulos, le dijo a Erdogan que “el Tratado de Lausana define el territorio y la soberanía de Grecia y de la Unión Europea, y este tratado es innegociable para vosotros”, zanjando de un plumazo el tema.

Erdogan defendió que si no ha habido solución viable sobre la división de Chipre es porque la parte grecochipriota rechazó en referéndum el acuerdo alcanzado con el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, en 2004.

Entre los proyectos que discutidos ayer los dos jefes de Estado se encuentran el establecimiento de una línea marítima de pasajeros entre Izmir y Tesalónica, la conexión mediante un tren de alta velocidad entre Estambul y Tesalónica y la construcción de un puente entre los cruces fronterizos de Kipoi, en Grecia, e Ipsala, en Turquía.

Otras cuestiones más delicadas que se trataron también fueron la situación de la isla dividida de Chipre y el asilo político ofrecido por Grecia a ocho militares turcos, que huyeron del país con un helicóptero tras fracasar el golpe de Estado en Turquía, el 15 de julio de 2016.

Erdogan defendió su posición de poder denominar como “turca” a la minoría musulmana de origen turco que vive en la región griega de Tracia Occidental, algo que Grecia rechaza categóricamente.

El presidente turco afirmó que mientras el Tratado de Lausana habla de una minoría musulmana en Grecia, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le ha reconocido a esta minoría su derecho a llamarse turca.

Pavlópulos, por su parte, emplazó a Turquía a respetar la soberanía de la República de Chipre como Estado miembro de la UE, y a buscar una solución justa y viable al problema de la división de esta isla, ocupada en su parte septentrional por tropas turcas.

El presidente griego insistió en que su país sigue apoyando el ingreso de Turquía en la Unión Europea (UE), pero añadió que para ello debe haber un “pleno respeto del derecho internacional y del acervo comunitario”.

Respecto al espinoso asusto de el espinoso asunto del acuerdo entre la UE y Turquía sobre la devolución de refugiados, Pavlópulos pidió que sea “aplicado al pie de la letra”.

via La Razón España

diciembre 7th, 2017 by
A %d blogueros les gusta esto: