Jens Stoltenberg: «La Unión Europea no puede defender por sí sola a todo el continente»

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, recibe a un grupo de periodistas europeos en la antigua sede de Bruselas. A sólo un mes de la mudanza al nuevo cuartel general, el espíritu de la Alianza Atlántica vive también momentos de cambio. La invasión rusa de Crimea en 2014, el terror del Estado Islámico y la ciberguerra han estrenado escenarios que requieren de otras estrategias y de un aumento de los presupuestos de Defensa. En concreto, del 2% del PIB de cada país miembro para 2024, el «mantra» estos días en la capital belga. Stoltenberg explica que una mayor inversión es imprescindible para afrontar los retos que se plantean, incluido el despliegue de tropas en las misiones aliadas en marcha y operaciones puntuales. «En 2014 sólo tres países gastaban el 2% en Defensa. Este año serán ocho. Y esperamos más», asegura.

La UE acaba de anunciar la puesta en marcha de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO), una suerte de embrión de una defensa común. ¿Habrá fricciones con la OTAN?

Yo siempre he defendido los esfuerzos europeos en materia de Defensa porque pueden aumentar la inversión, mejorar las capacidades y acabar con la fragmentación. Por ponerles sólo un ejemplo: en Europa hay once tipos de carros de combate, mientras que EE UU sólo tiene uno. Esto lo encarece todo, socava claramente el potencial europeo y añade costes. Hay que evitar que haya duplicidades entre la OTAN y la PESCO, no puede haber mandos alternativos. Los líderes europeos ya han dicho que no se trata de competir con la OTAN. Sería como si Bélgica, que pertenece a ambas, compitiera contra ella misma. Y debe implicar a otros países aliados que no están en Europa, pero que son decisivos para su seguridad. La UE no puede proteger Europa por sí sola. En parte porque tras el Brexit el 80% del gasto de la OTAN procederá de fuera de la UE. Asimismo, es una cuestión de geografía. Es difícil imaginar la defensa europea sin Noruega al norte, Turquía al sur y, por supuesto, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido al oeste.

Supongamos que un país miembro de la Alianza Atlántica va aumentando su inversión en Defensa paulatinamente, pero no llega a ese 2% del PIB en 2024. ¿Se considera que está cumpliendo el objetivo?

Si un país invierte en 2024 lo mismo que en 2014, no cumple su promesa. La buena noticia es que ahora todos los países crecen, lo cual es bueno para el empleo, la balanza fiscal y el gasto en Defensa. Cuando viajo a países miembros me encuentro con que ahora el problema es precisamente el crecimiento porque el 2% es una cantidad mayor. No es un argumento válido. Sobre todo porque hace un par de años me decían justo lo contrario: no crecían y no podían gastar. El crecimiento no puede ser un obstáculo.

España se ha comprometido a aumentar el gasto al 1,53%, pero participa activamente en las misiones aliadas. ¿Estamos fallando si no llegamos al 2% o hay una valoración cualitativa?

No fui yo quien se inventó lo del 2%. Fueron los líderes de los veintiocho socios de la Alianza sentados en torno a una mesa quienes hicieron esa promesa. Luego a mí me tocó seguirlo de cerca para que se cumpliera lo que habían decidido. No es algo que nos inventamos aquí en la sede de la OTAN. En los planes naciones de Defensa que hemos recibido, todos los países han prometido incrementar su gasto. Y España ya ha comenzado. Por supuesto que hay otras cosas que también valoramos, pero queremos gastar más y mejor. No es cuestión de elegir si quieres ser más grande o más inteligente.

¿Va a ser un problema en la relación con la OTAN la adquisición por parte de Turquía del sistema de defensa antimisiles ruso?

Turquía es un aliado que contribuye de muchas maneras, además de su evidente relevancia geoestratégica y es clave en la lucha contra el Estado Islámico. Este anuncio de la compra del sistema defensivo ruso es una decisión nacional, pero lo que importa a la OTAN es si va a estar integrado en la estructura europea, algo que parece difícil.

¿Cómo se convence a países alejados de las principales amenazas como Portugal de que incrementen sus esfuerzos en defensa?

–La OTAN tiene un enfoque de 360 grados, estamos preparados para defender a cualquiera de nuestros aliados sin importar de dónde procedan las amenazas. Muchas de ellas no tienen en cuenta la geografía ni las fronteras, como la amenaza cibernética. La escalada nuclear de Corea del Norte tiene a su alcance a todos los socios. Pyongyang está más cerca de Bruselas que de Washington DC. Nadie se libra de la amenaza.

via La Razón España

febrero 20th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: