Lo que mueve Margarita / Las barbas del INE a remojar

Lo que mueve Margarita
El anuncio de Margarita Zavala de abandonar la contienda electoral tomó por sorpresa a casi todos, principalmente por lo que puede representar en caso de que se sume a alguna de las campañas que siguen en la contienda y termine decidiendo la elección, o bien, en caso de seguir en el mundo de la política y que para el próximo periodo se ella quien se presente como la oposición al gobierno y con seis años de anticipación, construir una base sólida pare crecer y volver a presentarse como opción a la presidencia, y hoy en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “lo más interesante no es lo que acaba de terminar para Margarita Zavala, sino lo que está comenzando. Se retiró de la contienda pero, al menos por ahora, no anunció su apoyo a ninguno de los aspirantes. […]. Zavala dijo que la elección del 1 de julio es particularmente histórica y vaticinó que finalmente será entre dos. Lo que no dejó claro es quién le va a disputar a López Obrador ‘la final’. Contestó que no ve un claro segundo lugar entre Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Construyó sobre la idea de que no basta que alguien se presente como ‘yo no soy López Obrador’ para que merezca la Presidencia de México, que como sociedad hay que pedirle más al candidato, exigirle más. […]. Antes de entrar, su asistente personal, Joanna Asiain, le dio los últimos retoques al maquillaje. Margarita había escogido con cuidado la ropa con la que quería hacer el anuncio: azul y blanco, como el logotipo del Partido Acción Nacional. Jorge Camacho y Miguel Sosa, sus incondicionales, estaban también ahí. Los cuatro en una oficina de Televisa Chapultepec esperando para ir al estudio de televisión. […]. Margarita Zavala empezó a contestar con una argumentación que sólo podía tener como destino anunciar que renunciaba a su candidatura presidencial. Sucedió unos segundos después. Leopoldo Gómez, Denise Maerker, Joaquín López Dóriga, René Delgado, Raymundo Rivapalacio, Leo Zuckerman y yo nos quedamos helados. Habíamos preparado […] una ruta temática de la entrevista sobre la cual vamos lanzando nuestras preguntas: la campaña, las propuestas, la política. Pero en menos de un minuto la entrevista había dado un giro no anticipado. La entrevista es lo de menos: lo importante es si la contienda da un giro no anticipado con el anuncio de Margarita. Casi hora y media de entrevista. Al terminar, entró al estudio su equipo. Se habían incorporado Fernanda Caso, su representante ante el Instituto Nacional Electoral, y Fausto Barajas, su coordinador de campaña. Todos estaban nostálgicos. Sabían que el tablero se movió. No soltaron prenda de lo que viene. Insertarse en una campaña presidencial que pueda dar la sorpresa y ser el punto de quiebre, o arrebatarle a los posibles derrotados la bandera de ser la principal dirigente de la oposición del próximo sexenio. Ya lo veremos”.

La renuncia de Margarita, aparte de ser sorpresiva tiene varias razones y la principal es el dinero, ya que al ser candidata independiente las restricciones económicas son bastantes y al no tener una fuente de ingresos estable, o el respaldo de un partido político que te ofrezca los recursos va siendo difícil mantener el ritmo de trabajo y pagar su equipo de trabajo, y claro, habrá quienes digan que fueron arreglos entre partidos, aunque eso se sabrá después, quizá de propia voz de Margarita, y hoy en el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “de confirmarse la intención de Margarita Zavala de deponer su candidatura presidencial […], será la tercera ocasión en 30 años que un aspirante a Los Pinos renuncie a continuar en la contienda. […]. Falta tiempo para saber cuánto pesará la renuncia de Zavala, que ocurre justo a la mitad de la campaña formal. No se puede saber a estas alturas cuál de los otros cuatro candidatos capitalizará el abandono de la única mujer en la carrera. Puede decirse que ella parece más cercana de José Antonio Meade que del resto de los candidatos, pero no significa que, por eso, sus simpatizantes votarían automáticamente por él. […]. Ayer, tres de los cuatro equipos de campaña que se mantienen en la contienda tiraron lazos a sus seguidores. El jefe nacional panista, Damián Zepeda, repitió las flores que, el día anterior, dedicó a ella Ricardo Anaya. Por su parte, la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional expresó su respeto por la candidata renunciante. Y El Bronco hizo un llamado a quienes la han apoyado a que ahora se sumen con él como ‘el único independiente’. Por mi experiencia cubriendo la política en México, estoy convencido que la renuncia de Zavala […] será un tema sobre el que habrá mucha especulación en los años por venir. […]. Yo le voy a decir lo que sé. Hace días que en el comité de campaña de Margarita el apremio económico era el principal tema de discusión. En muchas ocasiones, la candidata había tenido que cancelar salidas de la Ciudad de México y sustituir las giras por mensajes transmitidos vía redes sociales. Ella misma lamentó su incapacidad de pagar por los servicios profesionales de sus colaboradores. Ser candidato presidencial requiere gastar mucho dinero y no es lo mismo ser postulado por un partido, que cuenta con prerrogativas, a tener que pedir aportaciones privadas. […]. Aunque Margarita siempre rechazó que se le encasillara por su género, la presencia de una mujer en la contienda por la máxima posición política del país es una señal de avance. Su ausencia, lo contrario. ¿Su condición de mujer fue un obstáculo para llegar a la meta? Es opinable, desde luego, pero no se puede olvidar la cantidad de veces que se le quiso rebajar señalándola como ‘la esposa de Calderón’. Es quizá temprano para que lo dé a conocer […], pero Margarita tendrá la oportunidad de decirle a los ciudadanos que creyeron en sus posibilidades de ser la primera señora Presidenta cuál de los otros se apega más a sus valores y, también, quién hará avanzar más la causa de la igualdad de oportunidades para las mujeres. Debe aprovecharla”.

Sobre el retiro de Margarita Zavala de la contienda por la presidencia, hoy en Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, escribe desde dos puntos de vista, el primero por parte de la amistad que tiene con la ahora ex candidata, a la cual le agradece retirarse a tiempo antes de que a su campaña llegara lo peor del proceso electoral, y desde el punto de vista político, en el cual visualiza a Margarita Zavala fortalecida con su salida de este periodo, fortalecida para el siguiente proceso electoral ya que podrá tener una base más solida que la actual, y además de que al actual proceso le agrega claridad ante tan variadas propuestas y tan distintos candidatos, por lo que escribe que: “he recibido con doble alegría la decisión de Margarita Zavala de retirarse de la candidatura presidencial en que se había empeñado valerosamente, contra todos los pronósticos. La primera alegría es personal, porque su decisión la aparta de un camino en el que solo parecían quedar reveses. Tengo amistad y admiración por Margarita Zavala y la veía encerrada en una batalla desigual a la que le quedaba el peor tramo y sin compensación ninguna. […]. La segunda alegría es también personal respecto de Margarita, pero de orden político. Ayer, durante una conferencia que dimos juntos en Guadalajara, Leo Zuckermann me dio su conclusión de lo que había visto en la grabación de ‘Tercer grado’, donde Margarita, ayer, anunció su retiro. Su retirada es un regreso, dijo Leo, porque la pone en una buena posición para seguir haciendo política por fuera de la loza en que se había vuelto su candidatura. Su renuncia la revive. Su renuncia le hace también un servicio al electorado y a la contienda democrática como tal. Aclara la contienda, le quita falsos dilemas, la transparenta y además libera a sus votantes para que escojan en conciencia en una elección que, bien vista, es un plebiscito. Yo creo, siguiendo a Leo Zuckermann, que Margarita Zavala no se bajó ayer de la campaña. Es posible que acabe de subirse a la política que viene, la de antes y la de después del 2 de julio. De modo que, Margarita Zavala: bien ida y bienvenida. Se ha ido a tiempo y está a tiempo para volver. […]. Los siguientes meses nos dirán de qué tamaño será el papel de Margarita en el nuevo mundo partidario que viene. Espero que su discurso político de principios y valores sea cada vez más necesario, y cada vez más efectivo, en la política del pragmatismo que nos gobierna”.

Por su parte, hoy en el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe sobre los motivos que orillaron a Margarita Zavala a abandonar la contienda electoral, a pesar de que hace tan solo dos años atrás era la candidata mejor colocada en las encuestas, incluso mejor que Andrés Manuel López Obrador, pero después de su salida del Partido Acción Nacional las cosas cambiaron, y sin contar con el apoyo de un partido, y las dificultades que enfrentan todos los candidatos independientes, decidió dejar de intentar alcanzar algo que parecía imposible de lograr, y por ello escribe que: “no ha pasado tanto tiempo. En agosto de 2016 Margarita Zavala estaba en primer lugar en las encuestas. La de Reforma le daba 26 por ciento, contra 24 por ciento de Andrés Manuel López Obrador. La gran diferencia es que Margarita era la posible candidata del Partido Acción Nacional, el partido en el que había militado toda su vida. En la encuesta de Reforma del pasado 2 de mayo, la candidata independiente solo obtenía 3 por ciento de los posibles votos. Hace mucho tiempo era claro que la candidatura independiente no llevaría a Margarita a la Presidencia. […]. No es nada más la dificultad de financiar la campaña y de tener presencia en casillas de todo el país el día de la votación. La falta de spots de radio y televisión, en un sistema hecho para privilegiar el mensaje de 30 segundos en estos medios, condenaba el esfuerzo al fracaso. Nos dicen que la televisión ya no es importante en este mundo de redes sociales, pero no deja de ser significativo que Zavala dio a conocer su decisión en ‘Tercer Grado’ de Televisa. […]. Margarita era la única mujer en la contienda. No hay cuotas de género en las elecciones para la Presidencia. Zavala llegó a estar al frente en las encuestas no por cuota sino por sus cualidades personales. […]. No era la candidata más calificada. Su experiencia profesional ha sido escasa. Como muchas mujeres de nuestro país prefirió dedicar años de su vida a educar a sus hijos y a respaldar a su marido. Sin embargo, hizo un papel más que digno como primera dama. […]. Algunas campañas minoritarias se hacen no con la idea de ganar sino de mandar un mensaje al electorado. Fue el caso de Gabriel Quadri en 2012. El ecologista liberal seguramente nunca pensó que podía ganar, pero difundió ideas que no eran habituales en el medio político de nuestro país. Margarita, sin embargo, no buscaba hacer una campaña meramente testimonial. Esta mujer que había estado en primer lugar en las encuestas hace menos de dos años, realmente pensaba que podía ganar. Cometió así un pecado de inocencia imperdonable en la política. Hoy nos queda una campaña de cuatro varones. Será una contienda solo de testosterona. No creo que sea lo mejor, pero es lo que tenemos. Margarita entendió que el triunfo era imposible y que quizá era mejor para el país que los pocos votos que tenía pasaran a otros candidatos cercanos a su ideología. Ése es el sentido de una decisión que dice haber tomado por un principio de congruencia”.

Por su parte, hoy La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe sobre la trayectoria que llevó a Margarita Zavala a intentar luchar por la presidencia, candidatura que cuando se hizo oficial ya no tenía la fuerza necesaria al haber dejado el Partido Acción Nacional, además de contar con el peso de su esposo, el ex Presidente Felipe Calderón, que por más empeño que puso en buscar beneficios para Margarita, lo que lograba era hacerle daño a su candidatura que terminó por hundirse y renunciar por luchar por la presidencia, y del tema escribe que: “la renuncia de Margarita Zavala a su insostenible candidatura presidencial sin partido significa el inicio de los reacomodos, a título de subasta, que buscarán aglutinar fuerzas en un polo pleno, contrario a Andrés Manuel López Obrador y a Morena. Nunca tuvo Zavala viabilidad electoral verdadera. La construcción de su candidatura provino de un impío cálculo conyugal que así pretendió dar empaque y capacidad de negociación a un calderonismo que perdió todo poder real al interior del Partido Acción Nacional en diciembre de 2010 […], cuando un grupo, con Gustavo Madero a la cabeza […], le impidió instalar a un tercer presidente partidista al hilo […]. Calderón, con el poder presidencial en las manos, no pudo imponer a Roberto Gil Zuarth, ni pudo hacer candidato a la Presidencia de la República a su delfín, Ernesto Cordero. […]. Sin nada en las manos, más que la ansiedad por seguir en el reparto de rebanadas del poder, el calderonismo pretendió concitar apoyo popular para Margarita Zavala posicionándola como mujer […], como imitación de Hillary Clinton […] y como candidata independiente […]. A todo ello, Zavala contribuyó con su propia participación desangelada y verbalmente desafinada: no logró mostrar un fervor social en su favor; al contrario, su candidatura independiente fue un himno a la marrullería, con un alto porcentaje de irregularidades y la fotocopia de credenciales de elector como recurso desesperado e indicativo. Sin embargo, el fracaso de la figura de Margarita Zavala no significa el fracaso del proyecto político mercantil del calderonismo. Así como los partidos Verde, Nueva Alianza, del Trabajo, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social han sobrevivido con grandes ganancias, al prestarse a sumar sus cuentas exiguas a proyectos mayores que así buscan legitimarse, ahora el calderonismo pone a remate sus haberes inflados. Un día antes de la renuncia de Zavala, el panista Ricardo Anaya habló de la posibilidad de una alianza con ella, con reconocimientos y elogios que contrastan con el duro intercambio verbal que ambas partes han sostenido. En realidad, ambos personajes habían cruzado ciertos guiños amables, hablando de votar cada cual por el otro si es que ellos mismos no hubiesen sido candidatos. A pesar del enorme encono y de las profundas heridas que se infligieron en el curso de su pelea por la candidatura panista, al igual que en el tramo formal de aspiraciones presidenciales que está en curso, hay voces presuntamente conocedoras de las entrañas del calderonismo que consideran viable el terminar apoyando a Anaya, al panismo, lo cual significaría una gran ayuda para el queretano. […]”.

Y en el Excélsior, el analista y catedrático, Leo Zuckermann, escribe sobre lo que puede venir para Margarita Zavala después de que renunció a su candidatura presidencial; y en principio, se le reconoce como una mujer valiente al aceptar que su camino estaba destinado al fracaso, además de que ahora tiene la posibilidad de presentarse como la oposición del gobierno que llegue, sea quien sea, e incluso, en caso de que Ricardo Anaya resulte electo presidente, pudiera darse el caso de que sea incluida en su equipo de trabajo, pero para eso habrá que esperar y mientras tanto escribe que: “ayer, Margarita Zavala, durante la grabación de ‘Tercer grado’, renunció como candidata a la Presidencia. Se trata de una renuncia que la regresa a la política. Suena paradójico y lo es. […]. Decisión valiente y atinada la de Zavala. A los miembros del panel de ‘Tercer grado’ nos dejó fríos cuando anunció, comenzando el programa, que se retiraba de la contienda. Procedimos, entonces, a entrevistar a una Margarita más relajada. Se había quitado una loza de encima. […]. Raymundo Riva Palacio se lo dijo: retornó la mejor Margarita. Efectivamente, en la mesa teníamos a una política entrona, comprometida y con ganas de seguir participando en la democracia mexicana. No es poca cosa. Cuando nos sentamos a la mesa de ‘Tercer grado’, resultaba evidente que Zavala no tenía probabilidad alguna de ganar la elección presidencial. En el mejor de los casos, podría obtener cinco, seis puntos que acabarían beneficiando a López Obrador al dividir el voto panista. […]. En el peor de los casos, Margarita sacaría uno, dos puntos, incluso quedando en el último lugar de la contienda, por debajo de Jaime Rodríguez El Bronco, tal como anunciaba la última encuesta publicada de Consulta Mitofsky. Un ridículo total. […]. Como bien dijo Margarita en ‘Tercer grado’, la elección está polarizada. En algunos momentos se entendió que entre dos, en otros entre tres. Todos sabemos, sin embargo, que la competencia real está entre Anaya y López Obrador. Si gana el primero, Zavala podría aspirar a integrarse al equipo del Frente si es que logran sanar las profundas heridas que existen con Anaya. Lo más interesante es si gana Andrés Manuel López Obrador la Presidencia. Me parece que Margarita tratará de convertirse en un polo opositor al tabasqueño. Dentro o fuera del Partido Acción Nacional, será un factor de poder con un discurso de valores en la política. […]. Me parece que hay Margarita para rato. Ayer vi a una mujer entrona con ganas de participar en el proceso democrático. Sí, renunció, pero con temple, serenidad y dignidad. […]. Nunca, para nadie, es fácil renunciar. Zavala entendió que, de seguir adelante, haría el ridículo de una manera u otra. Decidió, entonces, retirarse de una manera decorosa pensando en lo que viene. Mis respetos. Está de vuelta. […]”.

La renuncia de Margarita Zavala estaba tomada desde principios de semana y ya lo sabía su equipo de trabajo más cercano, aunque estaban esperando el momento justo para anunciarlo, y lo curioso, es que dentro de su ex partido político, donde hasta hace días eran ignorados ahora reciben muestras de cariño y respeto, y de este tema, hoy en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “La decisión de renunciar a su candidatura presidencial la tomó el pasado lunes en la noche, nos dicen. Margarita Zavala informó su determinación a su equipo más cercano, que lo mantuvo en secreto hasta ayer. Nos cuentan que en esa reunión, la ex primera dama les dijo a sus cercanos que estaban en la libertad de irse con quien quisieran o votar por quién consideran el mejor. Comentan que desde que se hizo viral el tema de la declinación de Margarita, muchos panistas, cercanos a Ricardo Anaya, comenzaron a contactarlos para que se unieran a ellos en esta etapa. A los colaboradores de la ex primera dama les llamó mucho la atención que por meses se olvidaron de ellos y que trataron con desprecio a Zavala cuando buscó competir en la interna panista y que ahora que ven con desesperación que no alcanzan al puntero se han puesto hasta cariñosos con la candidata. Sin duda, pura sinceridad”.

Entre los afectados por la renuncia de Margarita Zavala a su candidatura se encuentran los del Instituto Nacional Electoral, que ya habían impreso la primeras boletas electorales, y ahora aunque ya no esta en la contienda, el día de la votación aparecerá la opción de Zavala, y de esto, hoy en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “La súbita renuncia de Margarita Zavala a la candidatura independiente a la Presidencia es la respuesta al silencio que había guardado en días recientes, en donde su agenda de actividades no lucía fuerte. La exprimera dama argumenta que, por honestidad política, prefirió no contender, aunque su decisión afectará en primera instancia al Instituto Nacional Electoral, pues ya tenía impresas las boletas. Su vocero de campaña, Juan Ignacio Zavala, adelantó que no se unirá a ningún candidato. Sin duda, las fisuras que quedaron en Acción Nacional tras el rompimiento de Ricardo Anaya con Ernesto Cordero, Roberto Gil y el hoy ex panista Javier Lozano abonarán para que los votos de Margarita se vayan con José Antonio Meade. Se abren apuestas”.

Con la renuncia de Margarita Zavala, resulta interesante  saber quién se verá beneficiado con los votos de la candidata, pero no hay nada claro, ya que con Anaya, parece imposible por el pleito que tuvieron que derivó en la salida del partido de Zavala, si es con Meade, estaría traicionando a parte de sus probables votantes, y con Obrador, simplemente no se vislumbra ese escenario, y hoy en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “tal nunca antes fue tan exacta la frase: ¡Láaastima, Margarita! Y es que la renuncia de Margarita Zavala es un revés para la opción de las candidaturas independientes que tanto trabajo costó lograr. Pese a eso, hay que reconocerle a Zavala la entereza de carácter para tomar la decisión de no seguir adelante y alentar a sus probables electores a que apoyen a otro candidato en esta elección tan crucial. ¿Quién será el ganón? Ss creía que podía declinar por José Antonio Meade, pues es claro que con él tiene mucha más afinidad que con Ricardo Anaya, no sólo a nivel personal, sino en cuestión de políticas públicas. […]. Por supuesto Anaya podría ser el beneficiario, pero para eso necesita reunificar al panismo en torno a su candidatura. Hoy que esté en Sonora, se verá qué tanto tiene ganas de recomponer la relación con los panistas que le voltearon la espalda. Se sabe que diversos grupos empresariales le habían pedido a Margarita Zavala declinar y unirse a Anaya, como la única opción que veían para frenar a Andrés Manuel López Obrador. Pero dado el maltrato que recibió el calderonismo de parte de los anayistas, tal unión resultaba imposible. De ahí, quizás, la decisión de simplemente aventar la toalla”.

Las barbas del INE a remojar
Ante los constantes ciberataques que se han vivido alrededor del mundo en los últimos tiempos, en el Instituto Nacional Electoral están preparados y dicen que tienen tres blindajes para protegerse, si funcionan o no, esta pro verse en los próximos días, en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “en la guerra de las falacias que se viene librando en México y el mundo, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios fue ciberatacado, robados alrededor de 300 millones de pesos, y el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, hace ver que se trata de ‘un hecho sin precedente’. A propósito de este golpe, el consejero Marco Antonio Baños aseguró que no hay posibilidad alguna de que el Instituto Nacional Electoral sea hackeado, porque cuenta con un triple blindaje para controlar el flujo de información. Meses antes, refiriéndose a ciber-ataques, el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, dijo que ‘nos estamos preparando ante la eventualidad. No sé si haya interés de Putin de influir […] en México o no, pero más vale prepararse’. A principios de 2017, el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Tomás Zerón, alertó sobre los graves peligros que corre México en el ciberespacio y que son una amenaza a la seguridad nacional. Crucemos los dedos para que en la cuenta de los votos no le toque al Instituto Nacional Electoral resentir ‘un hecho sin precedente…’”.


También te puede interesar

via Sin embargo

mayo 17th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: