Todos contra Sheinbaum; rozan a Barrales. Arriola pega, huye y no paga la gran factura: ser el PRI

Cinco de seis aspirantes a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México se le fueron a la yugular a Claudia Sheinbaum Pardo, durante el segundo debate oficial. Aunque la morenista recibió la mayoría y los más contundentes ataques, Alejandra Barrales Magdaleno también se llevó lo suyo…. y Mikel Arriola Peñalosa danzó en el ring, soltando golpes y alejándose del fuego cruzado, nadie le cobró el costo de representar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), quizá el momento más incómodo para él fue cuando la perredista – a quien acusó de ser dueña de un inmueble en Polanco– lo retó a renunciar a su candidatura si no probaba su señalamiento: Mikel se enconchó y dejó pasar el dardo.

Un recuento hecho por SinEmbargo sobre el debate de candidatos a la Jefatura del Gobierno de la Ciudad de México arrojó que Claudia Sheinbaum (Morena) recibió el 49 por ciento de los ataques, en comparación con el 40 por ciento de Barrales y el 11 por ciento de Arriola.

Ciudad de México, 17 de mayo (SinEmbargo).– Mikel Arriola Peñalosa se movió a sus anchas en el debate. Ni Claudia Sheinbaum Pardo ni Alejandra Barrales Magdaleno le cobraron los ataques y el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pudo pegar y huir sin consecuencias. En total, las candidatas de los partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y de la Revolución Democrática (PRD) le propinaron, cada una, un sólo golpe directo.

Arriola se les escapó. El abanderado del partido tricolor llega a estas elecciones muy cuestionado por la corrupción –fue titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)–, por la violencia sin precedentes, por la impunidad y por la ineficiencia en su desempeño.

A pesar de ello, Sheinbaum pudo recordarle que es el PRI, el partido que lo postula, el que está acusado de uso de tarjetas sin dinero para enganchar votantes. Y por su parte, Marco Rascón le recordó que durante su estancia en Cofepris hubo un retroceso en el etiquetado de alimentos que las organizaciones de la sociedad civil ligaron con corrupción.

Pero Arriola, como si no fuera el abanderado del PRI, cuestionó la corrupción, el uso de tarjetas, y que el agua sea utilizada en la capital mexicana para presionar a los votantes, algo de lo que su partido, y específicamente los gobiernos del Estado de México –de donde es el Presidente Enrique Peña Nieto– son señalados de ejercer.

Ataques en su contra o no, el pelotari lanzó bolas contra los gobiernos de Morena y el PRD por la pobreza, el desempleo, la falta de oportunidades o de salud en la capital del país, aspectos que la sociedad también le reclama al Gobierno federal.

Alegría, preámbulo de la batalla. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

Los siete que buscan el Palacio del Ayuntamiento. Foto: Cuartoscuro

Los primeros minutos de la jornada fueron tranquilos, sin ataques. E inclusive la primera embestida no estuvo dirigida a la abanderada de la coalición “Juntos Haremos Historia”, sino a la candidata del “Frente Por México”, Alejandra Barrales Magdaleno.

Sin embargo, a una hora de iniciado el segundo debate oficial, una grabación de un supuesto padre de familia del Colegio Rébsamen, reproducida por Barrales, desató una serie de críticas y señalamientos en contra de la morenista, quien al final de la noche, recibió el 50 por ciento de los ataques dirigidos ayer.

Barrales, Arriola, la independiente Lorena Osornio Elizondo, y los representantes de los partidos Nueva Alianza (Panal) y Humanista (PH), Purificación Carpinteyro Calderón y Marco Rascón Córdova, se abalanzaron en contra de Sheinbaum, algunos más intensos que otros, a quien acusaron de ser la responsable de la tragedia que cobró la vida de 19 menores y siete adultos, durante el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

Inclusive Carpinteyro remató la serie de ataques señalando que la morenista se escuda en la política para evadir su responsabilidad al respecto.

Mikel Arriola tiró descalificaciones sin cesar y sin recibir una que lo descalabrara. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

Alejandra Barrales desenfundó contra Alejandra Sheinbaum de nuevo en el segundo debate por la CdMx. Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

Shaeinbaum, una sonrisa previa a la tunda de la que fue objeto. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Sheinbaum sufrió castigo y sus reveses no fueron contundentes. Quizá las mejores réplica que tuvo fueron aquellas dirigidas, en algún momento, a Barrales y Arriola. Aunque la mayor parte del tiempo, la abanderada de la coalición “Juntos Haremos Historia” se vio forzada a hacer un clinch guardando silencio. Para 28 ataques recibidos, sólo registró seis réplicas.

A la ex lideresa del PRD le reviró que utilizara el sufrimiento de las familias y la tragedia del Colegio Rébsamen para atacarla. Sentenció el acto como “vil”. Y al ex directivo del IMSS, sólo le dijo “mientes” luego de que la acusara de corrupta e ineficiente.

Inclusive, en algún punto del debate, a esta réplica de Sheinbaum se unió la perredista, quien concordó en que Arriola mentía. Pero la tregua entre la perredista y la morenista duró poco. No en balde la otrora Secretaria de Educación Pública capitalina se le fue encima en cinco ocasiones.

Pero, ninguna de las punteras en las encuestas lo acorraló. Arriola, con la técnica de pegar y huir, ha logrado crecer en las encuestas. Da pocas explicaciones pero lanza muchos ataques, como lo muestran los números del segundo debate.

Las cifras recopiladas por SinEmbargo indican que el candidato del PRI realizó 21 ataques. En contraste, recibió seis y sólo se vio en la necesidad de replicar en una ocasión cuando lo llamaron mentiroso. Por lo demás, la pelea que dio fue buena. Golpeó y apenas salió rasguñado.

LOS NÚMEROS

Al filo de las 19:30 horas, los siete aspirantes -cinco mujeres y dos hombres- arrancaron un duelo en el que la marca fue el ataque directo en contra de quien ostenta la primera posición en las preferencias electorales. Aunque hubo para los tres punteros.

En los más de 120 minutos consecutivos de batalla, los aspirantes a Jefe de Gobierno hablaron sobre sus propuestas en materia de “economía” y “desarrollo”. Desplegaron en conjunto 119 propuestas para transformar la capital del país, relacionadas con los subtemas de crecimiento y desarrollo; empleo y falta de oportunidades; fomento empresarial y vocación productiva; además de combate a la pobreza y la marginación.

También tocaron los subtemas de infraestructura e insumos educativos; servicios de salud de calidad; deporte y rehabilitación de espacios públicos idóneos; y la atención a personas afectadas por el 19S.

Al cabo del encuentro, Alejandra Barrales y Mikel Arriola habían hecho múltiples referencias contra Sheinbaum. En total, entre ellos, sumaron 15 ataques contra la morenista (cinco de Barrales y 10 de Arriola).

Del total de embates lanzados, la ex Delegada de Tlalpan recibió el 49 por ciento (28 de 57); Barrales el 40 (23 de 57); y Arriola 11 por ciento (seis de 57).

Sheinbaum no jugó del todo a la defensiva. Además de intentar burlar a sus oponentes para seguir superándolos en el marcador electoral, les dedicó al menos seis jabs (cuatro contra Barrales y dos contra Arriola).

El balance final de la morenista fue de 28 ataques recibidos y seis lanzados; ocho réplicas y 22 propuestas.

El de la perredista Alejandra Barrales fue de 23 y seis ataques lanzados y recibidos, respectivamente, en contraste con sus tres réplicas y sus 19 propuestas.

Y el del abanderado priista, Mikel Arriola, fue de seis ataques recibidos y 21 lanzados, así como una réplica y 26 propuestas.

Por su parte, Lorena Osornio Elizondo, Marco Rascón Córdova, Mariana Boy Tamborrell y Purificación Carpintero Calderón, sumaron 28 ataques en contra de los tres principales contendientes. También hicieron 52 propuestas en conjunto.


También te puede interesar

via Sin embargo

mayo 17th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: