EE UU, el país de la OCDE con más peticiones de asilo

Estados Unidos se ha convertido en el país de la OCDE que recibe más demandas de asilo, por delante de Alemania, que ostentaba este puesto desde 2013. Según un informe publicado por la organización económica, este movimiento viene acompañado por un ligero descenso de los flujos migratorios hacia el conjunto de los 35 países de la OCDE, algo que no se observaba desde 2011. En 2017 se han registrado cinco millones de inmigrantes permanentes frente a los 5,3 millones de 2016.

En términos generales, y según las últimas cifras detalladas, correspondientes a 2016, Reino Unido, por detrás de Alemania, se mantiene como el tercer país de destino para emigrantes, aunque la tendencia es a la baja (un 5% menos), seguido de Canadá, donde, al contrario, se apreció una subida del 7% con respecto a 2015. Sobre las demandas de asilo, constatan un fuerte aumento en Estados Unidos (+26%), en Australia (+29%) y sobre todo en Canadá (+112%), mayoritariamente de Afganistán, Siria e Irak. Y de los 6,4 millones de beneficiarios de la protección que acogen países de la OCDE, más de la mitad están en Turquía».

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, indicó que estamos «en un momento coyuntural crítico» porque aunque hay avances en la cooperación internacional en materia de refugiados y migración general (con la preparación del Pacto Mundial de la ONU para los Refugiados y el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular), este progreso en la gestión de la migración «sigue siendo abstracto para muchas personas», desvirtuando la realidad en relación con los ciudadanos, que «a menudo se sienten abrumados con mensajes e impresiones contradictorias a la hora de debatir de refugiados y migración».

El informe que ha realizado su organización revela que, «en la mayoría de los casos», los temores sobre el impacto de los refugiados en el empleo «están en desacuerdo con los hechos»; es más, sugiere «que el impacto en el mercado laboral de la reciente afluencia de refugiados será pequeño y concentrado». Aunque sí que habría que tomar medidas «para proporcionar un apoyo adecuado a los jóvenes con bajo nivel educativo, en los que el impacto del flujo de refugiados será mayor». En Austria y Alemania, este segmento podría aumentar un 15%.

Gurría se felicitó de «las mejoras a nivel nacional» en numerosos países en materia de integración a través de dispositivos para mejorar el dominio del idioma y el reconocimiento de las competencias de los inmigrantes, pero echa en falta «reforzar la cooperación con los empresarios en materia de integración» y la necesidad de «una mejor coordinación entre los países de acogida en la gestión de flujos migratorios, especialmente en la UE».

Steffano Scarpeta, director de Asuntos Sociales de la OCDE, abundó en este sentido, asegurando que hay «una fuerte demanda de una política europea coherente y bien coordinada», que esperan sea anunciada en el próximo Consejo Europeo. Para Scarpeta, los campos en los países de origen para decidir desde allí quiénes tiene derecho al asilo y quiénes no no es «una solución milagro», y lo que hace falta son medidas coordinadas, entre ellas, la ayuda a los países que como Italia «están en primera línea».

via La Razón España

junio 20th, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: