Reseña: iPhone Xr, ¿vale los 18,000 pesos o es otro iPhone 5c?

<![CDATA[

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión).- Para toda marca no es raro que llegue el momento de la vergüenza o el fracaso y en el mundo de la tecnología la historia no es diferente. Basta con recordarle a Microsoft productos como el Zune –el iPod de Microsoft–, todo el intento de Windows Phone y la compra de Nokia por 7,200 millones de dólares o el mismos Windows 8.

Y Microsoft no está sólo. Ejemplos sobran como la Palm Pre, el Fire Phone de Amazon –que prometía ser el futuro de la compras móviles– o lo múltiples intentos de Google por crear una red social como Waves, Buzz y ahora el difunto Google+. Aunque Apple ha tenido a lo largo de su historia algunos de estos como la computadora Lisa o su PC de bolsillo la Newton, en su historia reciente hay un producto que marca un estigma para la compañía: el iPhone 5c o iPhone 5 Colors, como se le conoció en el mercado.

Era la promesa de tener un iPhone a menor costo que el iPhone 5s y con el distintivo de venderse en varios colores, lo que lo hacía único y un producto nuevo. Sin embargo, se transformó en el iPhone más estigmatizado a la fecha por medios, inversionistas y analistas. No solo no era realmente más barato, pues la versión de arranque se vendía por 549 dólares, sino que además era en esencia el iPhone 5 con algunas mejoras muy ligeras, un acabado en diferentes colores y cuyos materiales dejaban mucho que desear en cuanto al diseño premium que caracteriza a la marca.

Lo cierto es que aunque Apple nunca segmentó las ventas del iPhone 5c para nada se trató de un fracaso, al menos en términos de ventas. Algunos analistas estimaron que Apple vendió cerca de 25 millones de unidades, alrededor de 12 millones sólo en Estados Unidos. Cifras que marcas como Sony y HTC soñarían tener para cualquiera de sus modelos.

Sin embargo, para Apple las críticas sobre el iPhone 5c impactaron en tal medida que a la firma le tomó cinco años volver a intentar poner el pie de nuevo en ese mercado. Así en 2018, además de los nuevos iPhones Xs y Xs Max, Apple lanzó el iPhone Xr, un equipo de menor costo –ojo eso no significa barato–, con un poco menos de tecnología y funciones que sus hermanos más caros y sí, cuyo diferenciador más llamativo es que se vende en varios colores. Aunque en esta ocasión, Apple dice que los colores son lo de menos.

Expansión probó el nuevo iPhone Xr (a la fecha nadie sabe qué significa la r) que comienza a venderse en México este viernes 26 de octubre para saber si cumple la promesa de ser más que otro iPhone 5c para los usuarios.

Aprender de errores pasados

Si algo no es el iPhone Xr, es un iPhone X pintado de colores. Contrario a escatimar en materiales, el nuevo equipo de Apple tiene un acabado en cristal por ambos lados y aluminio en los costados (en vez de acero inoxidable). De ninguna manera se siente como un equipo barato o mal diseñado. Los colores, en especial los cuatro más llamativos (azul, amarillo, coral y el rojo de Product RED) son impresionantes, mucho dependerá del gusto del consumidor pero si eres fanático de cualquiera de ellos te toparás con un cuidado en el detalla desde el cristal, hasta los botones y la cámara del teléfono que realmente hacen diferente al teléfono.

Por fortuna para los amantes del rojo, Apple por fin decidió lanzar un equipo Product RED al mismo tiempo que el resto de los modelos, evitando por fin la frustración de otros usuarios de tener que esperar seis u ocho meses para poder intentar obtener un equipo bajo este diseño.

Aunque Apple no quiera que los colores sean el centro del nuevo iPhone Xr, sin duda será uno de los principales motivos de compra para muchos consumidores. Sin embargo, es entendible porque la firma de la manzana no quiere que el usuario se concentre en el color como fue en el caso del iPhone 5c, pues el iPhone Xr no es un equipo menor a sus hermanos más costosos en todos los terrenos.

El ejemplo más claro es que contrario a tener un procesador de generación anterior, como Apple hizo con el iPhone 5c en su momento, el nuevo modelo corre con el mismo chip (A12 Bionic), tiene el mismo sensor de cámara trasera con HDR Inteligente, la misma tecnología de Face ID y cámara frontal (Ojo este modelo ya no tiene lector de huella digital), la misma tecnología de grabación de video en 4K HDR, la misma bobina para carga inalámbrica e incluso el mismo concepto de los Animojis y Memojis que los iPhone Xs y Xs Max.

Sin entrar en detalles técnicos no solo es un equipo de buen rendimiento es uno de los teléfonos con uno de los mejores desempeños de todo el mercado. Para aquellos compradores con dudas que quede claro, el iPhone Xr es en efecto un iPhone más barato, pero no por su diseño, materiales o desempeño.

Las diferencias reales entre iPhone Xs y Xr

Eso no significa que el iPhone Xr sea una copia de colores del Xs y Xs Max. El teléfono es diferente en algunos aspectos. Lo más notables son:

Anque el iPhone 8 y los nuevos Xs y Xs Max sí tienen 3D Touch, el nuevo iPhone Xr no lo tiene, pero es una función que el 90% de los usuarios sin duda no extrañará dado qye tampoco ha resultado ser muy útil.

Otro Cambio es que el Xr tiene certificación IP67 en vez IP68, es decir este modelo lo puedes sumergir un metro debajo del agua, mientras que el Xs y Xs Max hasta dos metros. De nuevo algo que importa poco.

Quizá las dos diferencias más claras son la cámara y la pantalla. Vamos a hablar primero de la cámara.

Su cámara trasera en efecto tiene el mismo sensor de 12 MP con apertura a 1.8 del Xs y Xs Max, pero no tiene un sistema de cámara dual. ¿Eso significa peores fotos? Para nada, en esencia el teléfono tiene una de las mejores cámaras del mercado y la mejor cámara en un iPhone a la fecha. Fotos con buenos colores y contraste, sin exceso de saturación, buen balance de luz y con los mismos problemas en tomas con baja iluminación.

Sin embargo, al no tener un segundo lente el teléfono no tiene el zoom óptico y por ende el efecto de modo retrato o bokeh funciona de la misma manera que en los equipos Pixel, es decir, 100% con software y solo con personas, no objetos o animales como sí lo hace el Xs y Xs Max. Da gusto ver que Apple sí mantuvo la función de ajustar el efecto de profundidad de la foto una vez capturada. En cuanto a la calidad del efecto bokeh mucho depende de la persona, la luz y el fondo. Lo que es cierto es que con el tiempo la función ha mejorado de forma sustancial y sorprende que el iPhone Xr es capaz de sacar fotos muy similares sin necesidad de un lente adicional. La cámara frontal tiene el mismo desempeño que la del iPhone Xs incluso repite este modo de embellecimiento que hace de los rostros de forma automática y que ha sido duramente criticado en medios. (Lee la reseña del iPhone Xs para conocer la opinión).

El segundo gran diferenciador es la pantalla: contrario a su hermanos de mayores en precio, Apple logró reducir el precio del iPhone Xr porque no tiene una pantalla OLED, sino un LCD que Apple llamada Liquid Retina de 6.1 pulgadas (Marketing). Es notable el esfuerzo que Apple puso en tratar de llevar el panel de LCD casi hasta el borde del teléfono pese a que los paneles de LCD no se pueden doblar en las esquinas como en el caso de los panel OLED. En efecto, el Xr tiene marcos más grandes que el Xs pero es un detalle menor. El brillo y calidad de colores es similar a la de otros modelos LCD como el iPhone 8 y 8 Plus, y para nada se trata de una mala pantalla. Apple incluso logró mantener tecnologías como Dolby Vision en el teléfono.

Pero al no ser un OLED, es una pantalla incapaz de soportar HDR nativo, quizá uno de los avances más respresentativos y más importantes en la manera de crear y consumir contenido multimedia de los últimos años y una tendencia que seguirá creciendo en servicios de streaming como Netflix, HBO, Amazon o videojuegos.

Aunque para muchos usuarios el cambio de pantalla podría ser imperceptible en su uso diario de Facebook, Email, Instragram o WhatsApp, para muchos podría ser el gran no para el iPhone Xr. Más aún cuando existe un creciente mercado de equipos Android con un precio similar o menor al del iPhone Xr pero con pantallas OLED, cámaras duales o certificaciones multimedia. Si lo que Apple busca es convencer a usuarios del otro sistema operativo a que hagan una mayor inversión para migrar a su ecosistema est podría ser la estrategia más adecuada.

Conclusión: ¿Para quién es el iPhone Xr?

La respuesta es simple: El iPhone Xr es para todos aquellos usuarios casados con Apple que de ninguna manera o forma están dispuestos a probar el ecosistema de Android o ya lo hicieron y no se acostumbraron, pero que no tienen la capacidad, ni deseos de gastar en un iPhone Xs y buscan migrar de modelos más viejos como iPhone 7, 7s o incluso más antiguos.

Sin duda Apple aprendió de los errores del iPhone 5c y decidió crear un equipo que no escatima en el funcionamiento central del teléfono y que mantiene un nivel de diseño y fabricación que al menos da la sensación de justificar el gasto por el teléfono. El modelo de entrada arranca en 18,499 pesos y de ahí sube hasta 22,199 para el modelo de 256GB. ¿Es un mal teléfono? De ninguna manera. ¿Hay equipos Android con mejor tecnología y a un precio similar o más bajo? Muchos y cada vez habrá más a medida que las tecnologías que antes eran exclusivas de los modelos más costosos bajan de precio y se hacen masivas. Pero siendo sinceros para quienes tienen en mente comprar este teléfono, por más que busques decirles que existen modelos con funciones más avanzadas y a menor costo, la mayoría de ellos te dirán abiertamente o pensarán lo mismo: “Sí, está bien saber eso, pero no es iPhone”.

]]>

via Expasión

octubre 23rd, 2018 by
A %d blogueros les gusta esto: